Marian Farjat contó el drama que vive por mala praxis en una de sus cirugías estéticas

Angustiada y desesperada, Marian Farjat contó la dramática situación que todavía atraviesa por una cirugía estética en su nariz a la que se sometió en 2017. La mediática denunció la mala praxis médica y enumeró todas las complicaciones que padece a partir de esa operación.

"No podía respirar bien, parecía que tenía asma y yo no tengo. Llamé al médico, del que por ahora no voy a decir el nombre", relató en sus historias de Instagram.

Una de las cosas que más indigna a la exparticipante de Gran Hermano es que el cirujano minimizó las consecuencias de la intervención. "Le conté lo que me pasaba, pero se me rio en la cara. Me dijo que no tenía nada sin siquiera revisarme, me dijo que no me la tocara más", indicó.

Marian Farjat enuneró las secuelas que le quedaron de una cirugía mal hecha

La influencer explicó cuáles son los problemas que arrastra desde que se operó hace 6 años. "No puedo dormir, no puedo respirar, no puedo cantar. Me hice estudios de todo tipo en pulmones, bronquios... tengo todo perfecto. El tema fue la cirugía", expuso.

Y añadió: "No soy médica, pero ahora estoy investigando y me entero de materiales y cosas que mi organismo rechazó porque no deberían estar ahí".

En ese sentido, Farjat reveló que otros especialistas no pudieron encontrar solución a las aflicciones: "Sampietro, que es mi cirujano ahora, intentó arreglar lo que me hicieron pero no pudo. Nadie puede, ya vi a millones de especialistas y hace 6 años que vivo una pesadilla".

Además, la mediática explicó que no iniciará acciones legales porque eso no arreglará el daño que le provocó. "Silvina Luna, a la que una vez me crucé, me dijo que nunca me opere porque te podían arruinar la vida, pero yo no le di bola", concluyó.

Marian Farjat y su polémica adicción a la anestesia

Tras abandonar Gran Hermano, Marian Farjat visitó varias veces al cirujano para realizarse algunos retoques estéticos. Llegó un punto donde se dio cuenta de que se había vuelto adicta a las intervenciones, pero especialmente a la anestesia. 

"Con las bubis me pasaba que había adelgazado como diez kilos, me sentía que no tenía forma. Un día me puse un corpiño y no me gustaba como me quedaba y me dije que me las iba a hacer. Muchas chicas me preguntan con quién me operé o cuánto me puse", comentó. También reveló que se aplicó bótox en la frente y colágeno en los labios.

Luego, advirtió: "Con todas las operaciones me volví adicta a la anestesia, que es adictiva. Hay que tener cuidado, es peligrosa. Pero hay una sensación de como que volás, soñaba cada cosa rarísima. Está bueno, pero hay que usarla para las cirugías". / TN

Te Puede Interesar