balance

El año en que Suarez no pudo despegarse de la pandemia, pero celebró

Se va el 2021, el segundo de dos años absolutamente atípicos, atravesados por una pandemia sin precedentes. Son dos años que coinciden con los dos de gestión que lleva el gobernador Rodolfo Suarez, que no puede despegarse de este contexto que marca la realidad del mundo entero. Pero que le dejaron la satisfacción de la ratificación del apoyo en las urnas.

Apenas a tres meses de haber asumido, todo en la gestión suarista estuvo marcado por el Covid-19, incluso las elecciones legislativas de este año, ya que el manejo de la pandemia y la diferenciación con la Nación en la toma de decisiones fueron sus caballitos de batalla en la campaña. Algo que le dio resultados positivos.

Desde que Rodolfo Suarez asumió casi no tuvo tiempo de llevar a cabo los planes de gobierno con los que desembarcó en la Casa de Gobierno. "Le tocó bailar con la más fea", dicen todos en la calle Peltier. Y si bien muchos indicadores hacían ilusionar con que el 2022 nos encontraría en una situación mucho mejor, la aparición de la variante Ómicrom atentó contra los mejores pronósticos.

"Rody" no tuvo opciones, la situación lo obligó a concentrar recursos, esfuerzos y políticas públicas en el manejo de esta situación sanitaria sin precedentes, con un sistema de salud fuerte pero con debilidades. Todo eso fue el eje casi absoluto de la gestión hasta mediados de este año, cuando comenzó el descenso marcado de casos y muertes, a la par del avance del plan de vacunación. Y coincidió con una fecha clave en el calendario: las elecciones legislativas, por lo que la agenda de todos (oficialismo y oposición) se enfocó en esto.

Pero, cerrando el año la situación vuelve a complicarse y llevó al Gobierno a tomar decisiones: por un lado descartó nuevas restricciones -al menos por el momento- apelando a las responsabilidades individuales, decidió no adherir al pase sanitario sugerido por la Nación. Lo que hará será reforzar la vacunación y los testeos.

Saliendo de la pandemia, las últimas semanas de Suarez lo encontraron en el centro de algunas críticas, incluso de sus propios aliados que lo cuestionaron duramente por haber adherido al Consenso Fiscal 2022 firmado con el presidente Alberto Fernández.

Sus socios políticos del PRO le achacan haber suscripto un pacto que va en la línea opuesta a los adheridos durante el gobierno de Mauricio Macri, aunque Suarez jura y perjura que no subirá ni creará nuevos impuestos. El propio gobernador habló de información "malintencionada", dejando en claro las fisuras que se viven dentro de Cambia Mendoza. 

Esto lo obligó a desistir -al menos por un año- de lo que fue casi una promesa de campaña de cara a las últimas elecciones: la demanda contra por la "discriminación" de la Nación a Mendoza por el reparto de fondos a las provincias, lo que iba a ser un reclamo judicial por 18.000 millones de pesos que Mendoza debería haber recibido y no recibió.

Pero, le da más chances políticas de acceder a la refinanciación de vencimientos por 16.000 millones de pesos por compromisos contraídos con organismos nacionales y que debe cancelar este año.

Otra de las críticas desde varios sectores tuvieron que ver con la entrada en vigencia a partir del 1 de enero de la Revisión Técnica Obligatoria pese a la saturación de los talleres, lo que le llevó a anunciar algunas flexibilizaciones, como la validez del turno como una especie de oblea, la extensión del plazo para corregir algunas pruebas no superadas y la desafectación de la obligatoriedad en siete departamentos y una localidad por no contar con centros donde hacer la prueba. 

En cuanto a lo político, cerró el año con la presentación de un proyecto de ley fuertemente reclamado por algunos sectores, como el PRO y el Partido Demócrata, y desde los radicales capitalinos: la implementación de la Boleta Única, cuya discusión deberá darse en 2022.

Además, debió hacer varios cambios en su gabinete. Entre ellos reemplazar a los ex ministros de Hacienda y Turismo, Lisandro Nieri y Mariana Juri, quienes asumieron como legisladores nacionales, por Víctor Fayad y Nora Viccario. 

En cuanto a la obra pública, no pudo cortar cintas de grandes obras. Y exigió vía nota formal a la Nación definiciones para poder avanzar en la megaobra anhelada desde el gobierno de Julio Cobos: Portezuelo del Viento.

Suarez cierra el año esperanzado de que la nueva edición del programa Mendoza Activa le genere inversiones a la provincia por más de 70 mil millones de pesos.


Te Puede Interesar