balance de gestión
Dos años de Suarez: entre la pandemia y los desafíos económicos
Jueves, 9 de diciembre de 2021
Por: Cecilia Zabala

Este jueves 9 de diciembre se cumplen los dos primeros años desde que Rodolfo Suarez asumió la gobernación de Mendoza. Fueron dos años absolutamente atípicos, porque apenas tres meses después de haber desembarcado en el cargo llegó al país y a la provincia la pandemia que estaba esparciéndose por todo el mundo. 

Así, desde ese momento casi todo en su gestión estuvo marcado por el Covid-19, incluso las elecciones legislativas de este año, ya que el manejo de la pandemia y la diferenciación con la Nación en la toma de decisiones fueron sus caballitos de batalla en la campaña. Algo que le dio resultado porque el frente Cambia Mendoza ganó por amplia mayoría y le permitió ratificar el rumbo que inició Alfredo Cornejo en 2015, cuando se convirtió en gobernador luego de dos periodos de gobiernos peronistas.

La llegada al poder de Suarez fue de la mano de una coalición de partidos. Con el liderazgo de la UCR, este espacio se renovó con el PRO, Libres del Sur, parte de la Coalición Cívica y parte del Partido Demócrata, el Frente Renovador, Partido Socialista, entre otras fuerzas minoritarias.

Desde que Rodolfo Suarez asumió casi no tuvo tiempo de llevar a cabo los planes de gobierno con los que desembarcó en la Casa de Gobierno. "Le tocó bailar con la más fea", dicen todos en la calle Peltier.

Desde ahí comenzó una historia impensada, inimaginable e inimaginada, que obligó a concentrar recursos, esfuerzos y políticas públicas en el manejo de esta situación sanitaria sin precedentes. Todo eso fue el eje casi absoluto de la gestión hasta mediados de este año, cuando comenzó el descenso marcado de casos y muertes, a la par del avance del plan de vacunación. Y coincidió con una fecha clave en el calendario: las elecciones legislativas, por lo que la agenda de todos (oficialismo y oposición) se enfocó en esto.

Una de las características de la gestión de Suarez, sobre todo en el último tramo, fue la de las constantes y fuertes críticas a la Nación. Por las restricciones impuestas en la cuarentena, por el manejo de la economía, por la discrecionalidad en el envío de fondos a las provincias en la que Mendoza se encuentra relegada, al juzgar por el propio gobernador, por ser de distinto signo político.

Si bien en los primeros meses de su gestión, Suarez se mantuvo cercano al presidente Alberto Fernández, concurriendo a encuentros en la Casa Rosada o manteniendo charlas por zoom, en el último año eso cambió y hoy no hay ningún tipo de diálogo político.

Las últimas instancias en las que se los vio cercanos fue por motivo de la estatización de IMPSA, en la que hubo aportes provinciales y nacionales. Después de eso: nada. 

A tal punto que hoy en cada oportunidad que tiene, Suarez habla de la "discriminación" de la Nación a Mendoza por el reparto de fondos a las provincias, y advierte que iniciará un reclamo judicial por 18.000 millones de pesos que Mendoza debería haber recibido y no recibió.

Por otra parte, hay varios temas pendientes que anunció y no se concretaron, ya sea por falta de apoyo de otras fuerzas políticas o porque desde el mismo Ejecutivo no avanzaron. Uno de esos es la reforma institucional, que envío a la Legislatura, pero el peronismo no quiso debatir. 

Uno de los ejes de ese proyecto es reducir el costo político, aseguran desde el oficialismo. "Transformar el Poder Legislativo, hoy bicameral, en una nueva legislatura unicameral que respete la representación poblacional y territorial", explicó Suarez cuando la anunció. 

Suarez sostuvo que entre los principales objetivos del proyecto se apuntará a "la reducción del gasto público y a una adecuación institucional de calidad del Poder Legislativo acorde a los tiempos que corren. No tiene sentido tener una cámara de senadores y otra de diputados que en la norma y en la práctica representan lo mismo".

A esto se suma el reclamo que impulsa el propio suarismo por la implementación de la boleta única, y que se coló en el encuentro partidario realizado en los últimos días. Ver: Congreso radical: pedido de unidad, boleta única y reforma institucional.

Otro de los puntos que Suarez anunció por mayo de 2020, en lo que fue su primera Asamblea Legislativa -ya en medio de la pandemia- y que aún no avanza es la creación del Instituto Provincial de Evaluación de la Calidad Educativa. "Enviaremos también otro proyecto de ley para actualizar el marco normativo educativo de la Provincia, en línea con la Ley de Educación Nacional, y para establecer los lineamientos de la educación que Mendoza necesita de cara al futuro", explicó el mandatario en su discurso del 1 de mayo de 2020.

Por ahora, el cambio con el que se avanzará será incrementar en 2022 los 185 días de clase a 195, por lo que el calendario del ciclo lectivo próximo indica como fecha de inicio de clases el 21 de febrero. 

Otro de los puntos que aún no avanza es la ley de piedemonte que prometió. El Gobernador expresó que el proyecto que remitiría "definirá por primera vez en Mendoza los criterios mínimos para que los municipios y la Provincia tengan una determinación clara sobre las áreas que pueden ocuparse y de qué manera puede hacerse. También sobre la regulación de las áreas ya urbanizadas y las que no pueden ocuparse". Pero aún no ve la luz.

Mientras que este año, su discurso se centró en explicar las limitaciones en la obra pública y destacar el esfuerzo que se realizó para reanudar los trabajos que quedaron inconclusos por la pandemia. "En cuanto a la obra pública, durante el primer año de gestión, teniendo en cuenta las restricciones presupuestarias, trabajamos en la planificación de nuevos proyectos en todo el territorio provincial y, fundamentalmente, en la ejecución de obras que estaban avanzadas, dando mayor relevancia a las vinculadas a las infraestructuras de salud", señaló el Gobernador.

Lo que viene

Pero si nos centramos en lo que será la agenda de Suarez en los dos años que le restan de gobierno. Si bien la pandemia "mermó" sigue marcando buena parte de la gestión de gobierno. "La pandemia no terminó, estamos viendo cómo están aumentando los casos en otros países y nosotros no somos ajenos a esto", explicaron desde la Casa de Gobierno. Incluso, desde el Ministerio de Salud se están tomando medidas "de contención" que permiten identificar y cercar rápidamente posibles casos de variante Delta y Ómicron para evitar un rebrote.

Otra parte de los ejes que ocuparán la mitad de la gestión de Suarez y "seguramente del próximo gobernador" (admiten) será mitigar el enorme daño de la pandemia en el empleo. "Produjo una crisis enorme y tenemos que recuperar puestos de trabajo, generar distintos planes para que se reactive y no va a ser de un momento al otro porque el daño fue grande", sostienen desde la calle Peltier.

Por eso, el gobernador concentrará gran parte de sus acciones en reeditar el programa Enlazados y Mendoza Activa (cuya tercera parte ya es debatida en la Legislatura). "Hay que trabajar mucho en recuperar puestos de trabajo", sostienen. Aunque la situación macroeconómica no ayuda.

Otro de los puntos será la reactivación de algunas obras públicas, enfocados principalmente en el mejoramiento de rutas. También la reactivación de Potasio Río Colorado y Portezuelo del Viento. El desarrollo del cannabis medicinal pesa fuerte en los planes del Ejecutivo.

El turismo será uno de los principales ejes, como uno de los principales motores de la economía mendocina, que también estuvo fuertemente golpeado por la pandemia. Precisamente, en este área habrá recambio ya que la actual ministra, Mariana Juri, asumirá como senadora nacional el 10 de diciembre. Por lo tanto, como Juri también tiene a su cargo la presidencia del EMETUR (Ente Mendoza Turismo), pasará a ocupar este lugar el actual vicepresidente, Marcelo Montenegro. El Ministerio, que también engloba a la cartera de Cultura, quedará a cargo de Nora Vicario, secretaria de Medios de la Ciudad de Mendoza.

Otro de los cambios de Gabinete, será el reemplazo del ministro de Hacienda, Lisandro Nieri, que asumirá la banca que dejará Alfredo Cornejo en la Cámara de Diputados de la Nación, para pasar al Senado. Este Ministerio será asumido por Víctor Fayad, actual subsecretario de Finanzas.

En cuanto a la agenda política, ya comienza el armado para las elecciones de 2023, en donde son varios los sectores y referentes con aspiraciones, con lo cual puertas adentro habrá mucho movimiento. Incluso, en el último congreso ordinario del radicalismo se envió un fuerte mensaje para calmar las aguas y llamar a la unidad del Frente Cambia Mendoza

Suarez no está fuera de la trampa de las candidaturas. Es uno de los gobernadores con mejor imagen del país. No tiene reelección y es casi nula la chance de que no vaya por algún cargo nacional. Pero, eso será motivo de muchos debates y alguna que otra pelea interna ya que la definición de su sucesor se avizora con muchos pretendientes, sobre todo porque gran parte de los intendentes no podrá ser reelecto. Por ahora, todos miden sus liderazgos y el gobernador ya está en plan de fortalecer el suarismo de cara a 2023.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario