En Mendoza
Es ley la regulación del ejercicio profesional de la obstetricia como actividad autónoma
Miércoles, 24 de noviembre de 2021

La Cámara de Diputados sancionó la ley que establece un marco general del ejercicio profesional de la Licenciatura en Obstetricia, como actividad autónoma en Mendoza, fundado en los principios de integridad, ética, idoneidad, equidad y solidaridad, con perspectiva de género y enfoque en derechos humanos, en particular, sexuales y reproductivos.

La autoridad de aplicación será el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, que deberá ejercer el control del ejercicio profesional y de la matrícula respectiva; desarrollar guías y protocolos a fin de dictar recomendaciones para el ejercicio de la profesión; elaborar estadísticas y estudios sobre el ejercicio de la actividad y ejercer el poder disciplinario sobre las personas matriculadas.

De acuerdo al texto, el ejercicio profesional de la Licenciatura en Obstetricia comprende las funciones de asistencia previa, durante y post eventos obstétricos, así como las acciones de prevención del daño, promoción, recuperación y rehabilitación de la salud de la persona gestante y su núcleo familiar, en todos los niveles de atención, dentro de los límites de sus competencias.

También se considera ejercicio profesional la gestión sanitaria, la docencia de grado y posgrado, la investigación y las actividades de índole socioeducativa, comunitaria y jurídicopericial propias de los conocimientos específicos.

El título de grado con la debida matriculación, "habilita para ejercer la actividad profesional en forma autónoma, de manera independiente o en relación de dependencia, en forma individual y/o integrando equipos de salud interdisciplinarios", indica el articulado, en el que se agrega que "la asistencia puede ser brindada en instituciones sanitarias estatales, de la seguridad social o privadas habilitadas, o en consultorio privado".

Respecto a la atención del parto indica que "se deberá encuadrar en las Condiciones Obstétricas y Neonatales Esenciales (CONE)" aprobadas por la Secretaría de Salud de la Nación, y que en "situación de emergencia obstétrica durante la atención en el consultorio, o como situación de absoluta excepción en el domicilio de la persona asistida, se deberá convocar sin demora a un Servicio Médico de Emergencia con traslado".

Dentro de sus funciones, enumera la asistencia previa, durante y post eventos obstétricos; la prevención del daño, promoción, recuperación y rehabilitación de la salud; la docencia e investigación, y la gestión sanitaria, comunitaria, jurídicopericial, socio educativa, sin que ello resulte una enumeración restrictiva.

Esto incluye participar en la atención de la salud sexual y reproductiva de las personas y la comunidad, en todas las etapas vitales; asesorar sobre y prescribir métodos anticonceptivos; brindar atención preconcepcional, solicitar estudios e indicar vacunas y detectar el embarazo y asistirlo a lo largo de toda la gestación, cuando sea de bajo riesgo.

En embarazos de riesgo, derivar a la persona gestante al especialista o al nivel asistencial de complejidad adecuada.

También comprende controlar y asistir el parto y el alumbramiento de bajo riesgo; realizar la recepción inmediata del recién nacido, en ausencia del especialista; identificar signos de alarma y realizar reanimación del recién nacido inmediato, esto último en ausencia del especialista; asistir y controlar el puerperio normal; prescribir o indicar y administrar medicamentos de uso obstétrico durante la etapa preconcepcional, la gestación, el parto, el alumbramiento y/o el puerperio, e integrar equipos interdisciplinarios en el seguimiento y atención de embarazos y partos de riesgo, así como de puerperios patológicos.

Enumera por otra parte, asistir en la atención de la urgencia o emergencia obstétrica y del recién nacido, así como del puerperio patológico, acorde a su especialización o en ausencia del especialista; brindar consejería integral en salud sexual y salud reproductiva; ofrecer consejería en lactancia materna y puericultura; promover el ejercicio de los derechos sexuales y los derechos reproductivos; dictar cursos de preparación para el parto y la maternidad, entre otras.

Por otra parte, la Ley dispone que no pueden ejercer la profesión quienes hayan sido condenados a penas privativas de la libertad, o a inhabilitación absoluta o especial para el ejercicio profesional por el transcurso del tiempo que determine la condena.

En cuanto a obligaciones, establece respetar la confidencialidad y el secreto profesional; ajustar su desempeño profesional dentro de los límites de su incumbencia; colaborar con las autoridades sanitarias en situaciones de emergencia; reportar, notificar y denunciar casos de violencia obstétrica, incumplimiento de leyes y/o reglamentaciones. También, a denunciar la dilación de la factibilidad del ejercicio de derechos de las personas usuarias de los servicios de salud, referentes al proceso de gestación, parto, nacimiento, posparto, lactancia y/o crianza.

De igual forma, en tanto profesionales de la salud, las personas Licenciadas en Obstetricia pueden negarse a realizar o colaborar en la ejecución de prácticas que entren en conflicto con sus convicciones religiosas, morales o éticas, o excedan el ejercicio de su profesión. Ello siempre que de tal conducta no resulte un daño inmediato o mediato para la salud o la vida de la persona involucrada, informándole previamente sus derechos como paciente/ciudadana/o, y efectuando la oportuna derivación para que acceda a dichas prácticas sin dilaciones, en particular cuando se trate de situaciones de urgencia o emergencia.

La diputada Andía, autora del proyecto (Foto: Prensa Legislatura)

Durante el tratamiento de la norma, la autora del proyecto -Ana María Andía (UCR/Cambia Mendoza)- destacó que "este es un momento importando para los más de 1100 obstetras matriculados en nuestra provincia que han bregado para lograr una ley de ejercicio profesional".

"Este proyecto que estamos tratando viene a saldar una deuda, siguen regidos por una Ley de 1959 a nivel provincial. Ya en ese momento, al regular otras actividades relacionadas con la salud se reconoce en los mismos términos a todas las profesiones como profesiones autónomas, cosa que no ocurre con la Ley nacional 17.132 que está vigente, y que la plantea como una actividad auxiliar de la medicina", completó.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario