sentencia civil
Cayó en un colectivo, quedó inconsciente y se atrasó en la facultad: cobrará $6 millones
Martes, 23 de noviembre de 2021
Por: Pablo Segura

Una mujer que hoy tiene 28 años será indemnizada con más de $6 millones como consecuencia de un accidente que sufrió en el interior de un colectivo, donde cayó al piso producto de una brusca maniobra del chofer, provocando heridas que le generaron una incapacidad del 20%.

La víctima sufrió el accidente el 25 de setiembre del 2013 (tenía 20 años), cuando cursaba primer año de la carrera Administración de Empresas, pero como consecuencia de las lesiones sufridas, y sobre todo por el extenso tratamiento que debió realizar, se atrasó en sus estudios, provocando que en la actualidad recién curse segundo año.

El hecho en cuestión ocurrió a las 9.20 de ese día en calle Vélez Sarsfield del barrio La Gloria, en Godoy Cruz.

Minutos antes la joven había abordado el interno 34 del Grupo 7, perteneciente a la empresa "El Cacique S.A.", pero a las pocas cuadras, el chofer realizó una brusca maniobra para evitar embestir a un ciclista.

Esto provocó que la mujer perdiera el equilibrio y cayera fuertemente al piso, golpeando su cabeza y espalda.

Como consecuencia de esto, la víctima perdió el conocimiento y debió ser trasladada, de urgencia y en el mismo colectivo, a la clínica privada "Sanatorio Mitre", en Ciudad.

Allí quedó internada en observación y luego comenzó una serie de estudios con un traumatólogo y neurólogo.

Estos profesionales le diagnosticaron un traumatismo de cráneo y debió iniciar una largo tratamiento en el Centro de Salud del barrio La Gloria.

En ese centro asistencial, los médicos establecieron que la joven estudiante había sufrido un "daño orgánico cerebral grado II, síndrome convulsivo por traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento y disrritmia cerebral".

La damnificada afirmó en su demanda que como consecuencia de su estado de salud, "mermó considerablemente su rendimiento académico y concurrencia". En base a esto, pidió una indemnización por daños y perjuicios.

El Segundo Tribunal de Gestión Asociada, con la firma de la jueza Marcela Cecilia Ruiz, analizó el caso y entendió que la empresa denunciada no ejerció su defensa como corresponde.

Para ello se basó en el artículo 168 del Código Procesal Civil, que establece que al contestar una demanda, "se deben especificar con claridad y precisión los hechos que invoque como fundamento de su defensa, determinando los jurídicamente relevantes para su oposición".

Para la jueza interviniente, esto no fue cumplido por la empresa, por lo que la investigación "quedó a merced del relato formulado por la accionante y consolidándose en forma definitiva la presunción de causalidad entre el hecho y el daño, con evidente exclusión de cualquier eximente".

Así las cosas, Ruiz afirmó que "habiéndose acreditado el hecho antijurídico dañoso, dándose además de la antijuridicidad, relación causal y un factor atributivo de responsabilidad objetivo basado en el deber de seguridad, sin eximentes que permitan interrumpir el nexo causal, corresponde atribuir responsabilidad por las consecuencias dañosas producidas a las demandadas".

En base a esto, fijó una indemnización de $6.355.000 más los intereses ocasionados durante los años que duró la investigación del caso. 

Esta es la sentencia completa

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario