Equipos femeninos
Las Gacelas, amor por el fútbol y lo social: "El deporte es una escuela de vida"
Lunes, 15 de noviembre de 2021
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

Hay historias que da gusto contarlas. Esta transcurre en Colonia Bombal, una de las localidades del Departamento de Maipú. De ese lugar son "Las Gacelas", un equipo de fútbol femenino -que según transmite una de sus integrantes- siempre sale a la cancha con actitud de ganar. Un equipo unido no solo por el amor a la pelota, sino también por un espíritu solidario con la comunidad. Es que desde hace tiempo, además de compartir el juego, parte de este grupo de mujeres lleva adelante otro proyecto: el de enseñar a niños y niñas los valores que transmite el deporte.

Pero vamos por parte. Todo empezó en el 2020 en el principio de la pandemia. Allí, en esa zona en donde es común encontrar a mujeres hábiles con el balón. Pero esto no lo dice quien escribe, sino que lo afirma Zulma Condori, una experta jugadora desde su adolescencia, amante del fútbol y de la actividad física desde siempre, celadora de escuela, creadora de proyectos sociales; y la persona por la que este relato se vuelve posible.

Zulma Condori. Jugadora de Las Gacelas e impulsora de la escuelita de fútbol a la que asisten más de 100 niños y niñas. Foto: Cristian Lozano. 

Es ella quien cuenta que fueron las ganas de disputar partidos entre vecinas y conocidas lo que generó el surgimiento de este equipo que hoy lleva el nombre "Las Gacelas".

"Un día una de las hermanas Crespo, que es quien juntó a las chicas y es conocida porque vivimos enfrente, me dice: Zulma, ¿no querés jugar a la pelota? Le dije que sí y ahí empezamos. Empezamos a jugar y a jugar. Y ya jugábamos los lunes, los miércoles y los viernes. Y después decidimos meternos a un campeonato y ahí arrancó todo. Había algo que nos unía y era el fútbol. Lo que nos une es el fútbol", relata.

Había algo que nos unía y era el fútbol. Lo que nos une es el fútbol. 

Trabajo en equipo. Estas son las personas que llevan adelante la escuelita de fútbol de Colonia Bombal. Foto: Cristian Lozano. 

Cada vez que se producía un encuentro la consigna era llevar un alimento no perecedero. Y viendo que muchas familias del lugar estaban contagiadas de coronavirus decidieron colaborar con ellas entregando lo que podían juntar. Después también se organizaron para ayudar con ropa. Y así se fue gestando la otra parte de esta historia.

"Un día entramos en un campeonato que se hacía en la zona y después decidimos que nuestros niños, nuestros hijos participen. Decidimos entrenarlos para que se conozcan entre ellos, sean compañeros y compartan el juego. Una amiga nos prestó un lugar, y ahí cuando la gente veía que estábamos con los niños y nos preguntaban si podían estar les decíamos que sí, y ya no eran solamente nuestros hijos sino que ya era otros niños que no pertenecían al campeonato. Así arrancamos y decidimos hacer una escuelita de futbol"

Esa escuelita hoy se llama Academia Juvenil Colonia Bombal y recibe cada semana alrededor de 120 chicos y chicas de diversas edades que entrenan, juegan y también comparten una merienda.


Un niño corriendo atrás de una pelota no está en la calle

Foto: Cristian Lozano. 

La escuelita de fútbol Academia Juvenil Colonia Bombal nació así como cuenta Zulma. De la iniciativa de este grupo de mujeres apasionadas por el fútbol y por transmitirles el amor por ese deporte a las nuevas generaciones. Y funciona en un predio grande de uno de los vecinos del lugar que lo presta para que el proyecto se lleve a cabo (actualmente está en trámite de ser habilitado para tal fin). 

Se trata de una jornada recreativa. Todos los martes y jueves por la tarde, niños y niñas a partir de los 2 y 3 años y hasta los 13, se dan cita en el lugar para entrenar y jugar. La mayoría prefiere el fútbol - dice Zulma- pero están quienes prefieren pasar el tiempo en el lugar dibujando o haciendo algún otro tipo de actividad. 

"La actividad se basa más que nada en jugar al futbol porque a la mayoría les gusta eso, pero también algunas nenas les gusta pintar. También tenemos tela de vóley, nos falta la pelota pero tenemos la tela. Como es un lugar grande, como un camping que tiene sombra, tiene pasto, también a veces van las mamás que acompañan a sus hijos y se sientan mientras ellos entrenan. Los chicos cada uno llevan sus botellitas de agua, sus gorritas", describe sobre cómo es la dinámica de la propuesta.

Foto: Cristian Lozano.

"Tenemos tres canchas y los dividimos en edades. Y una cancha mas chica donde estas los más chiquitos que tienen alrededor de 4 o 5 años. Ellos también juegan y es mixto, juegan nenas y varones. Y no importa si el compañero juega mal, la idea es que lo tengo que hacer participar. Eso es lo principal, poner en práctica los valores, de ser compañeros, de ser solidarios, de compartir. Todas las clases tenemos capitanes diferentes porque todos son importantes y a ellos cuando les decís que les toca ser el capitán, es guau, sienten que es algo buenísimo y se ponen felices", detalla Zulma, que ya tiene bastante experiencia en llevar adelante otras escuelitas de fútbol y proyectos varios con la comunidad.

Actualmente son alrededor de catorce las mujeres -entre adultas y adolescentes- que organizan el trabajo de la escuelita de fútbol. Varias de ellas son parte de Las Gacelas, y otras han ido sumando su colaboración con el correr del tiempo. Además de la ayuda de los maridos que también participan sobre todo cuando se realizan eventos para recaudar fondos. Es que el momento de la merienda, que es cuando finaliza el entrenamiento deportivo, se prepara gracias a donaciones y lo que cada una de estas mujeres puede aportar de su bolsillo.

Después de entrenar y jugar, los chicos comparten una merienda. Foto: Cristian Lozano.

"Esos días, como a las 19.40 los chicos terminan de jugar y de entrenar, se lavan las manos, les repartimos la merienda y después ya se van. Las madres o padres que van también son parte de la merienda y si queda se repiten. Esa es la jornada, que yo la llamo una jornada recreativa", señala Zulma. Un té o un chocolate con una tortita siempre hay para cerrar el día. Y si hay fondos, hasta puede haber pizza, jugo y gelatina.

"La merienda hoy la bancamos con el presupuesto de cada una de nosotras, porque no dependemos de nadie. La Municipalidad todavía no nos da la merienda porque nos dijo que hay muchos merenderos, muchas escuelitas de futbol y que el presupuesto todavía no está para incluirnos. Todo este tiempo que estamos con donaciones de los colegios, de los negocios, de gente que conoce la actividad que hacemos. Nos han donado harina, azúcar, chocolate, leche, te, yerba", cuenta.

La mayoría de los chicos eligen jugar a la pelota, pero la jornada también ofrece otras actividades. Foto: Cristian Lozano. 

-Zulma ¿Qué sentís que ofrece el deporte, el fútbol, en lo físico y lo humano?

-Para nosotras y para mí en particular el deporte es una escuela de vida. Para mí el deporte es fundamental para la salud. El deporte te ayuda a compartir, te ayuda a ser compañero, a tener valores y transmitírselo a los chicos. Como se dice siempre, todos somos un equipo y todos tenemos que luchar por el mismo objetivo. Yo creo que el deporte es es muy esencial. 

Yo siempre siempre digo que un niño corriendo detrás de una pelota no está en la calle. Un niño detrás de una pelota no está pensando en que si puede hacer daño a alguien o que puede estar en la delincuencia. Existe, pero hoy en día que la droga es la moneda corriente en todos los lugares, y más en nuestra zona en donde no tenemos clubes, no tenemos espacios verdes, no tenemos un polideportivo, no tenemos un gimnasio cerca. Lo único publico que hay y donde un niño puede ir y pasar un rato al aire libre es la plaza, nada más. Entonces para mí en particular, yo siento que los niños esperan ese momento de ir a la escuelita de fútbol porque quieren compartir, quieren estar con sus compañeros.

Cada uno tiene una función en el equipo, el arquero, el de la defensa, el delantero, el capitán, cada uno cumple una función y de eso se trata: ser un equipo y eso es lo que queremos transmitir nosotras como responsables de la escuelita. Aparte funcionamos así, como un equipo. Creo que pasa por ahí. Siempre pongo como lema "el deporte es una escuela de vida". 

Foto: Cristian Lozano. 

***

La escuelita de fútbol Academia Juvenil Colonia Bombal la lleva adelante Zulma Condori, Sandra Crespo, Karen Crespo, Valeria Crespo, Cristina Crespo, Jesica Crespo, Natali Crespo, Andrea Astudillo, Fernanda Rodriguez, Valeria Brizuela, Andreina Calizaya, Dalma Gomez, Yanira Chavez Erika Arce. Y quienes se fueron sumando para colaborar son: Matías Espinoza, Sergio Galván, Omar Astudillo, Alejo Espinoza, Enzo Rodríguez, Bruno Espinola, David Ibañez, Pedro Fajardo, Adriana Roldan, Paola Astudillo, Ana Calizaya, Marilu del Aguila, Erika Quevedo, Eli Juarez, Soledad Sosa y María Astudillo.


Cómo colaborar con la escuelita de fútbol de Colonia Bombal

Este mes, el equipo de "Las Gacelas", y todas las mujeres que llevan adelante la escuelita de fútbol realizaron un festival para recaudar fondos. En parte, como gesto de agradecimiento para el vecino que presta el predio y por otra, para juntar dinero que sirva para las cosas que necesitan. Es que este proyecto que teje lazos sanos con la comunidad necesita de colaboraciones para seguir creciendo. 

"Toda la gente que quiera colaborar y que quiera sumar un granito de arena para nosotros es muy importante y de verdad que les vamos a estar agradecidos. Nos pueden donar pelotas deportivas, también todo lo que es para hacer panificados, harina, chocolate, que es lo que mas la gente hoy puede donar. Azúcar, té, todo nos sirve", señala Zulma Condori. Quienes deseen colaborar pueden hacerlo comunicándose con. 

Quienes deseen colaborar pueden hacerlo escribiendo al correo  zulmaolivia08@gmail.com 

*Producción fotográfica: Cristian Lozano. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Soy Más
Mujeres que se tatúan para borrar la violencia: una iniciativa que crece en el país