investigación

Femicidio en San Rafael: se conoció la causa de muerte de Natalia Tagua

Se conocieron detalles de la necropsia de Natalia Tagua, quien fue víctima de femicidio por parte de su ex, Arturo Antonio Sáez, quien la esperó a la salida de la escuela para asesinarla.

De acuerdo a lo que pudo conocer SITIO ANDINO de fuentes vinculadas a la investigación, Natalia recibió al menos media docena de heridas cortopunzantes con un cuchillo de grandes dimensiones.

Si bien presentaba heridas en los sectores intercostales y uno cerca del cuello, la herida letal fue la que recibió en la parte superior de una de sus mamas, que comprometió la arteria aorta.

De allí, el shock hipovolémico que es señalado como causal de la muerte; es decir, se desangró en la vereda calle Luzuriaga casi en la esquina con calle Paula Albarracín de Sarmiento, pasadas las 22 horas del 20 de octubre pasado.

Tras asesinarla, Sáez se provocó una herida intercostal sin mayor gravedad, por lo que estuvo un par de días internado en el hospital Schestakow antes de ser enviado a la Penitenciaría, donde aguarda la próxima audiencia de prisión preventiva.

El hecho, que conmovió a los sanrafaelinos, se produjo en circunstancias que estarían prácticamente esclarecidas merced al trabajo de la fiscal de violencia de género, Paula Arana, auxiliada por la ayudante fiscal María José Jalil, quienes colectaron una serie de elementos probatorios que dan por prácticamente esclarecido el hecho.

En principio, la testimonial de dos compañeros de Natalia, quien corroboraron las versiones iniciales, en el sentido de que Sáez esperó a su víctima a la salida del colegio nocturno, y si bien la víctima, en un principio, no quiso prestarse al diálogo con su ex pareja (quien tenía una prohibición de acercamiento al extremo de que ni siquiera debía estar en San Rafael, sino que la condena de 8 días antes del trágico episodio, lo obligaba a domiciliarse en el Valle de Uco, de donde es oriundo), finalmente aceptó.

Los dos compañeros siguieron caminando, y alcanzaron a sentir luego los gritos desesperados de la mujer atacada, por lo que apuraron sus pasos para pedir ayuda a los vecinos para que llamaran al 911, pero ya era tarde.

Tagua yacía sin vida en la vía pública, mientras el agresor huía manchado en sangre en sus ropas, y arrojaba bajo un puente a cuatro cuadras del lugar, el arma homicida: un cuchillo tipo carnicero de mango blanco, según fuentes judiciales.

Arana envió muestras de las manchas hemáticas tanto de las prendas de vestir de víctima y victimario, como del cuchillo, para ser cotejado con sus respectivos ADN.

Mientras, Sáez se ha abstenido de declarar, y sólo ha mantenido un par de breves contactos con la defensora oficial, Daniela García.

El caso, que en principio debería ser resuelto por un tribunal popular, por la tipificación del delito imputado a Sáez, homicidio agravado por el vínculo y por el contexto de violencia de género, estaría prácticamente esclarecido, y la pena probable sería prisión perpetua.

Te Puede Interesar