Moda para todas
Diseñar y vestir para todos los talles: la moda de aceptar la diversidad
Miércoles, 20 de octubre de 2021
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

"Aquí nadie es una extraterrestre. Somos todas mujeres, somos todas seres humanos, nadie nace perfecta y nadie le tiene que decir a nadie qué es perfecto y que no". "La cabeza de las personas están cambiando pero cuesta ver en las redes mujeres de todos los cuerpos porque la cultura nos ha formateado para aceptar otros cuerpos". "Me parece que la moda tiene que estar en función de los cuerpos y no al revés como siempre ha pasado". "Yo pienso que de apoco se va a ir respetando la diversidad. Siento que la sociedad y las mujeres lo van a ir imponiendo de una forma que no les va a quedar otra".

Detrás de estas frases y reflexiones encadenadas arbitrariamente por quien escribe hay una realidad compleja y dos historias alumbradoras. La realidad compleja es que existe una cultura y una industria que ha impuesto medidas y estereotipos de belleza en los que muy pocas personas pueden encajar. Esta realidad excluye, frustra, condiciona. En contraparte, las historias responden a dos mujeres que, a partir de sus propias experiencias, han generado emprendimientos de indumentaria cuyo mensaje se lanza en una dirección clara: "Vamos a querernos y aceptarnos tal cual somos", "vamos a buscar la forma de incluir a todas".

***

Una encuesta realizada y publicada en el 2020 por la organización AnyBody argentina arroja algunos datos para tener en cuenta. El 65% de las personas consultadas aseguró tener problemas para encontrar talles a la hora de comprar ropa. Dentro de esta situación, el sentimiento más recurrente entre las personas con dificultades para encontrar talles es la tristeza porque el cuerpo no encaja en la ropa deseada (44, 7%). Y que no encontrar talle les lleva a cuestionar su cuerpo (45,9%). ¿Cuánto influye entonces lo que ofrece el mercado a la hora de vestirnos?

Con el objetivo de comenzar a desgranar esta problemática, en junio de este año se reglamentó en el país la llamada "Ley de Talles". La normativa (Nº 27.521) establece que la que la totalidad de la indumentaria destinada a la población a partir de los 12 años de edad deberá ser fabricada, confeccionada y comercializada de conformidad con el Sistema Único Normalizado de Talles de Indumentaria (SUNITI) elaborado según las medidas corporales de la población argentina, surgidas de un estudio antropométrico que actualmente se está llevando a cabo con tecnología de escaneo corporal 3D. La ley no obliga a las marcas a ofrecer amplitud de talles, pero sí que estos estén estandarizados para que las y los consumidores puedan tener una referencia para las prendas que adquiera de cualquier marca y comercio. Las cosas parecen que empiezan de a poco a cambiar, aunque aún falta mucho por transformar culturalmente.


LA "ADRENALINA" DE QUE LA MODA SEA PARA TODAS

A Daniela toda la vida la gustó la moda y siempre se la rebuscó para vestirse a su antojo. "Cuando era rellenita, cuando estaba más flaca, después de ser mamá que el cuerpo me cambió totalmente. Siempre me las ingenié para tratar de verme bien, de verme moderna. A mí no me cuesta el hecho de hacer un look o un estilismo para una persona rellenita, porque el tema ese yo lo vivo conmigo y lo tengo muy aceitado", cuenta.

Daniela Castañeda es la dueña del local "Adrenalina. Estilo Urbano", uno de los pocos negocios de indumentaria de la provincia que ofrece variedad de talles y tendencia en las prendas. El lema que embandera el proyecto es "La moda es para todas" y se puede encontrar ropa desde un talle 36 hasta un 60. Adrenalina no es un local solamente de ropa chica o de ropa grande. Es, dice, Daniela, "un lugar donde vos si sos 38 y tenés a tu amiga que es 44 y las dos se quieren ir a comprar ropa, las dos van a poder tener la experiencia de entrar a un probador a medirse, no que vos tenés que acompañar a tu amiga a dónde encuentre algo o al revés".

Daniela Castañeda. Dueña de la tienda de ropa Adrenalina. Foto: Cristian Lozano. 

Ubicado en el Paseo Dorrego, de la Calle Moldes de Villanueva, Guaymallén, este local tiene más de 11 años y comenzó cuando Daniela, cansada de no conseguir ropa para su cuerpo curvy, comenzó a buscar proveedores que trabajaran más talles. Fue a partir de su propia historia, de recibir bullying por su aspecto, de dietas para adelgazar, de trastornos alimentarios para entrar en los estereotipos, y de ese momento en que se miró con amor y dijo basta. "Me amigué conmigo misma y dije bueno, esta soy yo, acá estoy, hay que vestir a este cuerpo y acá vamos", cuenta. Así arrancó el sueño de Adrenalina. Un sueño que fue creciendo de a poco, al ritmo de las transformaciones culturales de los últimos años, y de la propia industria que -muy lento- empieza a hacerse eco de la diversidad que somos.

"Ahora está todo mucho más visible y creo que eso hace que se tenga en cuenta un poco más lo que es el talle y que no todo sea talle único. Al principio, no te voy a mentir, hace 11 o 12 años atrás, era re contra, re contra difícil. O sea, yo empecé a traer jeans hasta el talle 50 y era un hallazgo. No sé cómo explicártelo. Y el problema que yo tenía es que el talle 50 tenía tal vez dos modelitos que llegaban hasta ese talle y era un montón. Después era todo usar calzas y remeritas sueltas. Era difícil encontrar", cuenta la empresaria textil.

-¿Cómo te las ingenias para ir consiguiendo prendas en varios talles y que al mismo tiempo respondan a las tendencias de la moda?

-Pensando en qué me gustaría usar a mí, pensando en que si yo esto lo tengo, lo uso. Decir, si este top me entra yo lo uso. Si este pantalón me entra yo lo uso. ¿Me entendés lo que te quiero decir? Y  lo entiendo porque lo vivo. Y eso ha sido una evolución que yo pienso que también fue una evolución de la industria. De que se dieron cuenta de que si a mí me queda bien, como chica curvy, una falda de jean, me entra, me gusta, me la llevo. Fue una evolución de la industria de darse cuenta de que nosotras queríamos también decir: sí, me animo a usarlo.

Foto: Cristian Lozano.

Las redes sociales fueron otro punto de inflexión para el negocio de Daniela que orbita como una isla en un universo de tiendas de ropa XS. Al principio las modelos que mostraban la ropa que tiene el local eran delgadas y ella nunca aparecía. La razón: no sabía cómo lo podía llegar a tomar la gente. Fue de apoco que todos comenzaron a animarse a mostrar el concepto de la tienda. 

"Al principio mis modelos eran flaquitas y todos me decían que mostrara lo que teníamos en el local porque nosotros lo último que hicimos fue anexar talles pequeños. Nosotros somos al revés", cuenta.

"Fue un proceso de todos. Fue un proceso de las modelos, fue un proceso mío que yo también me animé a salir y me di cuenta que la problemática mía no era solamente mía sino que era de un montón de chicas. Y fuimos aprendiendo de apoco. Me animé a mostrar cómo me queda una bikini en una historia de Instagram. De a poquito me empecé a mostrar sacándome fotos en el espejo del local, haciendo historias de cómo me quedaban los jeans, diciendo mis medidas", cuenta.

"Me tuve que curtir en un montón de cosas porque obviamente heaters hay en todos lados y muchas veces nos han dicho cosas feas, pero fue tal la aceptación de la gente que eso me incentivó a seguir y me incentivó a ir un poco más allá. Y ahí Adrenalina empezó a ser mucho más visible en el tema de que tenemos todos los talles y lo que siempre digo, por un tema personal, de amarse como uno es. No es fácil, a todas nos pasa, a las que tienen kilos de más o a las flaquitas, a todas nos pasa, entonces es realmente un camino de construcción que se tarda pero que está bueno que uno lo empiece a hacer porque en ese proceso, en ese camino, te vas sintiendo cada vez mejor con vos misma".

Foto: Cristian Lozano. 

La buena atención, la variedad en la ropa, que se sienten cómodas cuando van al local. Estas son algunas de las devoluciones que Daniela recibe de sus clientas. "Hay chicas que vienen y te dicen, es la primera vez que me voy a comprar un body", cuenta. "Acá pueden encontrar moda. Pueden animarse a probar cosas que antes no habían querido o no había pensado y ver cómo le queda. En realidad pueden encontrar lo que sea: desde un short, un pantalón de jean, un pantalón de gabardina, un pantalón anchito, una remera, un top, un vestidito, un montito. Hay de todo".

-¿Conocés de más locales que ofrezcan prendas con variedad de talles en Mendoza?

-Hay que salir a buscarlos, pero bueno, no es fácil. O tampoco es atractivo tener moda para todas. En mi caso fue algo que nació tan natural y en un principio empezó pensando en qué ponerme yo y después me di cuenta que éramos un montón. Y de a poquito las redes me ayudaron y me animaron a ir mostrando un poco mas de mí, de cómo soy. A pesar de que falta un montón hay gente que lo toma con muchísimo amor y que les gusta. Yo trabajo para esa gente. Yo trabajo para la piba que de mi local se va con una sonrisa. 

Daniela es de las que ante todo, quiere transmitir un mensaje de amor propio más allá de cualquier mandato y estereotipo de belleza. Está convencida que esto es lo que va a presionar para que la industria se transforme y quiera vestir a la diversidad de cuerpos que existen. 

"Siento que la sociedad y las mujeres lo van a ir imponiendo de una forma que no les va a quedar otra. Creo que es un camino que va a tardar pero que va a llegar. Y mas que nada el cambio va a ser en la gente y eso yo me doy cuenta en las pibas que van al local", dice.

La misma sociedad es la que siempre va evolucionando, que va mas adelantada que la industria, que las redes, que las leyes, que todo. Yo pienso que el cambio de apoco se va a ir dando en los otros espacios, pero que lo mejor que nos puede pasar es que nosotras estemos cambiando. Que la sociedad esté cambiando.  

Adrenalina, estilo urbano. Una de las pocas tiendas de Mendoza que ofrece "moda para todas". Foto: Cristian Lozano.

***

ALFONSINA DINAMITA: trajes de baño para todos los cuerpos

Talles y diseño. Trajes de baño confeccionados con calidad premium. Alfonsina Dinamita. 

"Lo más honesto que hago es esto: tratar de diseñar para todos los cuerpos", dice Stellis Fernández, responsable de la marca Alfonsina Dinamita

Esta emprendedora de 37 años diseña trajes de baño, y junto a su socia y hermana Elina, le van dando forma a un proyecto que desde el 2019 crece por redes sociales captando la atención de muchas mujeres que encuentran que ponerse una malla linda no es privilegio reservado sólo para las que tienen las medidas que impone la industria del verano. 

Stellis viene del área de las artes plásticas y del marketing. Dos mundos que en apariencia están distantes pero que si se los mira de forma estratégica son perfectos para retroalimentarse. En el diseño de indumentaria ingresó por esas cosas que tiene el destino cuando algo tiene que suceder. Trabajó muchos años en el rubro textil desde el área industrial de la prenda y ahí comenzó su curiosidad por investigar y hacer moldería. Viviendo en México fue que comenzó a confeccionar mallas "por placer y gusto", pero fue cuando regresó a la provincia que la iniciativa tomó otra forma que hoy define como todo un proceso de investigación.

"Mi inicio ante las cosas fue muy libre, no respetando la tabla de talles como lo usaría cualquier diseñador de indumentaria y cuando empecé a ofrecer mis productos me di cuenta de que yo tenía una tabla de talles que no se ajustaba a la realidad porque me tomé como referencia a mí, y yo no soy una persona de un cuerpo hegemónico", cuenta.

"Ahí empecé a detectar que había un montón de chicas que estaban en la misma situación que la mía. A través de eso me metí más, empecé a seguir cuentas de Instagram y medios más alternativos acerca de la diversidad corporal. Así fue que investigando fui construyendo un camino. Y estoy muy atenta a lo que necesita la gente porque me parece que la moda tiene que estar en función de los cuerpos y no al revés como siempre ha pasado", reflexiona.

Stellis Fernández. Diseñadora y vestuarista de bandas de música y de películas. Dueña de la marca de trajes de baño Alfonsina Dinamita. 

-¿Las cosas están empezando a cambiar en este sentido?

-Sí, pero tampoco es que ha cambiado hace tantísimo años. A mí me pasa que como investigo mucho el rubro de los trajes de baño me pasó de que una de las primeras cosas que detecté fue que a partir del talle 44 o 46 ya empezás a encontrar trajes de baño lisos, negros o con unos estampados horribles. Me parece igual que lo curioso y lo bueno que está pasando ahora es que creo que la moda ha venido también a repensar estos conceptos nuevos. Y de repente empezar a ver modelos diferentes en tapas de revistas. Hace algunos años era imposible e inimaginable ver a una modelo plus size en Vogue y ahora las hay.

Hay un cambio. Me doy cuenta a través de los mensajes que recibo. Te cuento una experiencia que me pasó hace unos días. Siempre que termino un traje de baño estoy manija, me lo quiero ir a probar y ver cómo queda. Me saco fotos y digo, me encanta está buenísimo y nunca subo nada a las redes porque siempre en mi mente pensé, no esto no es para mí. Esto no. Yo ya soy grande, esto no. Hasta que me senté a pensar realmente qué quería decir "que no es para mí". Yo quiero mostrar mis productos, quiero mostrar mis creaciones, solamente estoy encontrando mandatos sociales porque no tengo un cuerpo hegemónico. Y ayer pude laburar con todo eso, subí un video y no sabés los mensajes de amor que recibí. Dije, qué bueno que se esté notando el cambio.

Las mallas pueden probarse en el mercadito de Patio Lorenza, de Ciudad. Foto: Yemel Fil. 

-¿Creés que la industria de la moda a pesar de esto que está pasando, nos excluye?

-Sí totalmente. Si está pensada para ciertos cuerpos ya es una manera de excluirte.

-¿Qué pensás acerca de la Ley de Talles?

-Yo estoy emocionadísima de que esto esté sucediendo, me parece que es un derecho que tenemos que conquistar justamente porque apostar a la diversidad es tratar de ir como en contra de este modelo impuesto que está atentando en nosotras las 24hs.

Los trajes de baño de Alfonsina Dinamita son creaciones exclusivas con variedad de talles y calidad premium. Foto: Yemel Fil. 

-¿Las redes sociales están siendo una plataforma para visibilizar la diversidad de cuerpos?

Yo creo que el terreno de las redes sociales es como un mundo donde empiezan a orbitar un montón de estos conceptos buenos, pero hay un montón de otros que todo el tiempo nos están bajando mensajes subliminales de cómo tiene que ser nuestro cuerpo. Y ni hablar cuando empieza a llegar el verano, que te empiezan a bombardear con estética, con cosas, con tratamientos. Así que bueno, es eso. Me parece que en el mundo de las redes hay de todo. Que está bueno que existan y que una vaya siendo más consciente como consumidor, como productor, como ser humano empático. Esto de empezar a elegir ciertas diversidades.

-¿Hay demanda de tus trajes de baño?

-La verdad que yo estoy muy agradecida. Siento que es como una comunidad que se va armando entre clientas, gente buena onda que me sigue. Un conjunto de cosas. Había una necesidad claramente que nadie la estaba atendiendo. Que nadie estaba atendiendo esos cuerpos diferentes y la verdad que me re alegra poder vestirlos.

Foto: Yemel Fil. 

Alfonsina Dinamita ya comienza a exhibir las creaciones de la temporada de verano 2022, pero Stellis está emocionada porque también está planificando la creación de trajes de baño para personas trans. "En esto de que empecé a ampliarme y a diseñar talles para todos los cuerpos, hace poco tuve una conversación con un gran amigo trans que me dijo que no encontraba trajes de diseño y dije, bueno, allá vamos". 

En invierno Stellis diseña sweaters tejidos por un grupo de mujeres tejedoras que viven en Las Heras. Ese es el lado más social del proyecto de la marca, cuenta. "En las redes no alcanzo a comunicar todas las cosas, pero tengo la idea de hacer una red de mujeres. La señora que lidera el grupo tiene 80 años, ha tejido toda su vida y hace todo prácticamente de memoria porque tiene su vista bastante afectada. Ellas tejen todas mis creaciones". 

En el mundo virtual, las prendas de Alfonsina Dinamita se pueden encontrar en www.alfonsinadinamita.com y también en Instagram. También en el mercadito de Patio Lorenza, ubicado en Calle San Lorenzo 351 de Ciudad de Mendoza. Los talles de los trajes de baño van del xs al 6xl. Y la calidad es premium, confeccionadas con los mejores materiales. 


Producción fotográfica: Cristian Lozano: Adrenalina. Estilo Urbano / Yemel Fil: Alfonsina Dinamita.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Soy Más
Mujeres que se tatúan para borrar la violencia: una iniciativa que crece en el país