Riego por goteo, una prioridad
Sin quita de retenciones, la Nación confirmó u$s 40 millones del BID para productores vitivinícolas
Jueves, 14 de octubre de 2021
Por: Miguel Flores - @floresisuani

 Aunque sigue sin resolución el pedido de quita de retenciones a las exportaciones, un viejo anhelo de la vitivinicultura parece hacerse realidad tras el encuentro del presidente Alberto Fernández con la cúpula de Coviar. Al compás de la campaña de cara a las elecciones legislativas, se confirmó el desembolso de u$s 40 millones correspondientes a Proviar, el programa que asiste tecnológicamente a los pequeños productores vitivinícolas con fondos del BID (Banco Interamericano de Desarrollo).

Se trata de la segunda versión (la primera se ejecutó hasta 2015) los fondos provenientes del financiamiento otorgado por el BID a proyectos de distinta envergadura, que se confirmó en un acto en Casa Rosada con la presencia del presidente Alberto Fernández; el ministro de Agricultura Julián Domínguez; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; el representante en el país del BID, José Agustín Aguerre; el titular del INV, Martín Hinojosa;y el presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), José Alberto Zuccardi junto a miembros del Directorio de COVIAR.

 En esta nueva etapa, el financiamiento apunta a subsanar una gran preocupación de la agricultura de Mendoza: la imperiosa tecnificación del riego frente a una crisis casi terminal en lo que a escasez de agua se refiere. Y si bien había expectativa de que se firmara un crédito por u$s 80 millones en total, finalmente el compromiso fue por la mitad.

Es lo que se canalizará a través del Proyecto de Integración de Productores de la Pequeña Cadena Vitivinícola (Proviar), para lo cual de los u$s 40 millones comprometidos alrededor de u$s 28 millones en ANR (Aportes No Reintegrables) le corresponderán a Mendoza en un período de ejecución estimado de 5 años. Como en otros financiamientos del organismo multilateral, exije una contraparte equivalente al 60% a cargo del productor o establecimiento del sector vitivinícola beneficiado, y Coviar actuará como subejecutor de los programas a financiarse.

"Como tomador del crédito que después se canaliza como subsidios, Argentina firmó el endeudamiento con el BID y ahora resta discutir la letra chica sobre condiciones y pagos en función de los distintos proyectos. Va en línea con los objetivos del PEVI 2030, cuyo eje es la sostenibilidad socioeconómica y medioambiental, que en particular para la región de Cuyo, se enfoca en la crisis hídrica, y el cuidado de los recursos con proyección comercial", explicaron desde el seno de la Corporación Vitivinícola.  

Por lo pronto, la entidad ya definió un estudio de caracterización de suelos que incluye los requerimientos de agua en Mendoza, San Juan y Salta, y será determinante a la hora de priorizar las distintas iniciativas.  Sin embargo, se estima Proviar II tendrá impacto directo en otras provincias vitivinícolas: La Rioja, Catamarca, Rio Negro, Neuquén, Tucumán, Córdoba, Jujuy y Chubut.

Historia reciente

Aprobado en 2009 con el eje en asistencia y promoción de la integración de los distintos eslabones de la cadena vitivinícola (conformar grupos asociativos entre bodegas con un mercado de rentabilidad asegurada y productores vitícolas), el primer tramo del Proviar, o Proviar I se había aprobado entre 2009 y 2010, pero demoró varios años en terminar de ejecutarse. Finalmente, los pagos se efectivizaron entre 2012 y 2017, fundamentalmente centrados en la renovación de infraestructura vitícola, como postes y alambres para viñedos e incluso malla antigranizo.

Ahora, el Proviar II se cierra luego de que su activación se discutiera durante la visita del presidente Fernández al Desayuno Vendimial organizado por la Corporación. Al respecto, luego de que Béliz destacara "la decisión tomada por el presidente" luego de aquél evento, Aguerre destacó que "para el BID es un honor estar en esto que será una continuación del esfuerzo que hizo el banco con el exitoso PROVIAR I, pero esta vez con un componente social, económico, del enoturismo y la exportación para la vitivinicultura argentina".

Retenciones 0: sigue la discusión

Por otra parte, e esperaba un anuncio también en relación a la quita de los derechos de exportación, tantas veces reclamada por la industria, que al menos por ahora no llega.

Sería  la segunda medida adoptada en los últimos meses. Es que a fines de agosto, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, lanzó en Mendoza el llamado "Plan 1000", en referencia a la pretensión de alcanzar en el año 2023 los u$s 1.000 millones en ventas al exterior, luego de confirmar una quita de la alícuota del 4,5% de retenciones sólo para pymes exportadoras.

Así, por ahora pasas, uva en fresco y bodegas que facturen hasta u$s 500 mil al año son los únicos subsectores eximidos de pagar derecho de exportación. Mientras el segmento que acredita ingresos de hasta u$s 1 millón logró un recorte del 50% (paga una alícuota de 2,25%), la industria sostiene el pedido para llevar a 0 retenciones incluso a los grandes exportadores, que actualmente tributan 4,5%, en base al valor agregado y la mano de obra intensiva que genera la actividad

Según admiten fuentes de la industria "la negociación sigue. Parece que estamos de acuerdo, pero en definitiva la firma no llega".


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario