El futbolista de Vélez que debió dejar de jugar siendo figura y cuentan su historia en un libro
Lunes, 20 de septiembre de 2021

Juan Manuel Herbella eligió investigar y contar al futbolista en su encrucijada más delicada: el momento exacto en que su carrera amenaza con derrumbarse. Son historias de dolor, a veces de desolación y casi siempre de superación. Realmente fascinantes, dejan una huella en el lector e invitan a aprender. De eso se trata, de que los relatos y crónicas muestren un camino. 

La historia de Marcelo Bravo. Un futbolista que encontró en su corazón un retén, pero logró trascenderse desde otro camino.

Las vicisitudes de una enfermedad silenciosa y la construcción de un futuro mejor. Mediocampista zurdo de ida y vuelta, surgió de las inferiores de Vélez Sarsfield, salió campeón siendo muy joven y rápidamente llamó la atención de equipos europeos.

El día siguiente a su mejor partido en Primera División le anunciaron que su carrera pendía de un hilo y que tenía que cesar con los entrenamientos por tres meses, para ver si podía volver a jugar. De un rato para el otro el sueño de ser futbolista se hizo trizas. Experiencias propias y ajenas de una situación inesperada e indeseada,  donde el protagonista no deseó a lo que soñaba, peor logró reconfigurarse para tener una vida feliz. (Juan Manuel Herbella #NoMeCortenElPie).

Herbella publicó su cuarta obra que se enfoca en las historias de algunos futbolistas que atravesaron duros momentos en sus carreras.

La historia de Marcelo Bravo

Marcelo Bravo, ex futbolista de Vélez que se tuvo que retirar de la actividad en agosto de 2005 por una miocardiopatía hipertrófica que podría derivar en una muerte súbita

Bravo debutó como profesional a fines del 2003 y se había convertido en una de las grandes promesas del fútbol argentino. Su trayectoria duró solamente 623 días. En ese poco más de año y medio fue campeón del Clausura 2005 con el Fortín, parte del Sudamericano Sub 20 de ese mismo año con Lionel Messi de compañero y lo seguían grandes clubes de Europa.

El 20 de agosto de 2005 había sido la figura del elenco de Liniers en la victoria 6 a 0 ante Gimnasia de La Plata. Dos días después, el 22 de agosto, Miguel Ángel Russo, quién era su DT en ese momento, le comunicó que no iba a poder jugar más a la pelota, ya que los resultados de los estudios que le efectuaron durante la pretemporada revelaron que sufría una miocardiopatía, que lo obligaba dejar la actividad profesional.

"El lunes me presenté a entrenar como lo hacía siempre. Russo se me paró al lado y me dijo que necesitaba hablar conmigo, que no me cambiara porque no iba a entrenar. Me había comentado que había un problemita cardíaco. Imagínate, yo tenia 20 años, venía de ser figura y no tenía ningún síntoma o dolor", comentó Bravo al respecto.



Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario