Vaquié dijo que a "Mendoza no le sirve"

Porqué la ley de Hidrocarburos puede perjudicar a la provincia

Por Miguel Ángel Flores

Desde falta de información hasta dudas sobre cómo inclinaría la balanza sólo a favor de las inversiones en Vaca Muerta. Por allí pasaban, a priori, las dudas del Gobierno mendocino acerca del proyecto de ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas que presentó en la mañana del martes el presidente Alberto Fernández. Y que al parecer terminaron de traducirse en preocupación por su impacto en el futuro del sector en la provincia que busca recuperar niveles de producción.

Si bien la iniciativa declara entre sus objetivos "incrementar la producción e industrialización de hidrocarburos, aumentar el ingreso de divisas, promover el desarrollo regional y garantizar el autoabastecimiento", luego de su lanzamiento el ministro de Economía Enrique Vaquié, hizo un análisis en tono crítico de la iniciativa impulsada por el secretario de Energía, Darío Martínez, y el de Economía nacional, Martín Guzmán.

"Nos preocupan las atribuciones de Nación para fusionar áreas. Quita margen de acción a las provincias y afecta el federalismo. Además es notorio que la iniciativa legislativa no resuelve los problemas de fondo del sector energético porque lo central es conseguir dólares para pagar los próximos vencimientos de deuda, una meta inalcanzable sino no alinean un conjunto de políticas", indicó Vaquié a través de Twitter.

Asimismo, el funcionario provincial advirtió que buscará "que la discusión sea de fondo y no cosmética, porque las políticas energéticas deben ser vistas en forma integral y eso incluye tarifas. Las provincias no permitiremos que nos sigan quitando recursos".

Como aspecto positivo, el titular de la cartera económica destacó las inversiones extras que podría recibir la refinería de Luján de Cuyo, por el interés de la propia YPF, pero dejó claro que en general la iniciativa nacional "para Mendoza no sirve".

Un proyecto "guardado"

El proyecto de ley que ahora tratará el Senado nacional venía de cosechar reiterados reclamos de las provincias hidrocarburíferas en busca de conocerlo y estudiarlo con anticipación. El último, el 30 de agosto, en la última reunión de la OFEPHI (Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos), sin éxito.

A priori, se especulaba con una norma "pro-Vaca Muerta", o sea, a favor de propiciar inversiones a través de distintos incentivos fiscales en el megabloque de petróleo no convencional, que Mendoza aún no logra explotar. Algo que terminó por confirmarse el miércoles 15 cuando se dió a conocer los 8 objetivos principales: desde incrementar la producción y exportaciones de petróleo y gas, hasta "garantizar el autoabastecimiento y fortalecer las finanzas provinciales con mayores regalías".

En concreto, propone durante 20 años una serie de incentivos para exportar del 20 al 50% de la producción incremental, de la mano de una reversión del declino con la "explotación terciaria" de yacimientos vía contratación de pymes, y la libre disponibilidad de dólares por hasta 50% de la exportación garantizada. Entre otras ventajas, una rebaja del Impuesto a las Ganancias y 40% menos aranceles de importación de insumos necesarios, para inversiones "especiales" en áreas marginales, de u$s 3 millones a u$s 1.200 millones a mediano plazo (hasta 5 años).

¿Mendoza marginada?

Las primeras observaciones marcan que se trata de un proyecto de ley "poco federal" en su origen. Lo dicho: la mayoría de los  representantes de la OFEPHI coinciden en que no fueron convocados a una mesa de discusión sobre el contenido que irá al Congreso, y que se trata de un proyecto que salió exclusivamente de los equipos de Martínez y Guzmán. Incluso el propio Omar Gutiérrez, titular de la Organización y gobernador de Neuquén, reconoció que esperaba detalles desde hace 2 meses.

"Creo que, más allá de la avanzada del Estado sobre las jurisdicciones provinciales, beneficiará fundamentalmente a Neuquén con los recursos no convencionales de Vaca Muerta. Y tiene varias cosas llamativas, como la creación de un Consejo para diseñar las herramientas que prevé la ley, también sin participación de Mendoza, y administrar los incentivos fiscales", consideró Alejandro Rodríguez, de Camespe (Cámara Mendocina de Empresas de Servicios Petroleros). 

Si el foco está puesto en estimular las exportaciones, en el sector convergen en que Mendoza verá los mayores beneficios desde afuera por tener otro perfil productivo. Según Rodríguez "es poco alentador desde el punto de vista de la explotación no convencional, porque para la Provincia no hay expectativas de exportar dado el alto costo logístico que implica. En estas condiciones será muy difícil para los legisladores oficialistas discutir y aprobar esta ley". 

Te Puede Interesar