Opinión
Tormenta de Santa Rosa ¿A Dios rogando y con el mazo dando?
Domingo, 12 de septiembre de 2021Por Eduardo Press.
Por: Eduardo Press

La leyenda

En 1615 en la "Ciudad de Los Reyes" (Lima) una religiosa llamada Rosa -(Isabel Flores de Oliva, 1586-†1617)- encabezó una rogativa desde una iglesia, ante el posible desembarco de piratas holandeses que ya habían asaltado el puerto vecino de Callao. Sin previo aviso, una gran tormenta impidió que las embarcaciones se acercaran a tierra y así, la ciudad de Lima quedó a salvo. Los creyentes comenzaron a atribuir la presencia de la tormenta y la huida de los piratas al poder místico de Rosa.

La leyenda se popularizó en Argentina, con gran fuerza en la zona del Río de la Plata, en Córdoba y en la región de Cuyo. La capital de la Provincia de La Pampa lleva su nombre. Es una región en donde se dan tormentas fuertes con mucha frecuencia, principalmente en primavera y verano.

En las empresas

La Fe condición necesaria pero no suficiente

Todos queremos que las experiencias en las que estamos embarcados nos salgan bien. Lo expresamos de diferentes maneras, en palabras: "ojalá", "qué se haga", "dios quiera", "cruzando los dedos" o tienen sus propias "cábalas" con la creencia de asegurar el éxito estos recursos son parte de las expresiones a través de los cuales las personas encomendamos nuestros proyectos.

Querer que algo suceda es condición necesaria para realizar cualquier emprendimiento.

¿Pero es suficiente?

Estemos al frente de una empresa o en un proyecto dentro de una debemos desarrollar una serie de acciones para que eso que queremos que ocurra, finalmente, ocurra

Siempre hay factores que pueden interferir en esos procesos: el azar, lo aleatorio, decisiones que están fuera de nuestro alcance. Si bien están involucrados descubrimos que una hoja de ruta aporta estructura y facilita llegar a un buen puerto con los nuevos proyectos. Esto forma parte de una buena gestión.

¿Qué se tiene que sumar a la "Fe" para sostener una empresa?.

Una buena gestión

Una buena gestión es no dejar cabos sueltos en ninguna de las áreas y pensarlas integradas (como existen realmente).

Una buena gestión es tener herramientas y metodologías para manejar los diferentes procesos que se dan en el funcionamiento de la empresa.

Una buena gestión no está reservada solo a las grandes empresas, todas las empresas pueden tener una buena gestión independientemente del tamaño, el tema no pasa por tener o no gestión si no por si es buena.

Gestión de personas. Relaciones y Comunicación

Que caracteriza una buena gestión de personas: la comunicación fluida y clara tanto sobre reglas, consignas e instrucciones. Tratar adecuadamente las diferencias y la búsqueda de consensos. También así atender el clima laboral y la salud emocional de los empleados.

Centrarse sólo en aspectos productivos, tangibles, dejando de lado estas cosas que también afectan a los números, aunque sean difíciles de medir y de abordar son cuestiones de corto plazo.

Gestión estratégica

Una gestión es estratégica cuando se sabe a dónde queremos ir y se tienen objetivos compartidos. Casi siempre abarca todas las áreas: financieras, administrativas y operativas.

Se trata de establecer líneas de acción, pocas pero posibles para afrontar lo inmediato, lo mediato y el largo plazo. Si las funciones y tareas están poco claras se genera desorden en varios niveles.

Aspectos legales

La protección legal también es un ingrediente de la profesionalización de una empresa. Muchas veces el fruto del trabajo de toda una vida se desploma por un mal asesoramiento o por desconocimiento.

La mayoría de las veces es consecuencia del mismo desorden del que estamos hablando, se trabaja mucho, se crece, se trabaja más, "no tenemos tiempo", al abogado le consultamos algunas cosas de algunos contratos y seguimos. Así es como una empresa queda vulnerable y expuesta a episodios no deseados.

Gestión económica/financiera

Es fundamental tener una administración ordenada y prolija que no solo se encargue de lo urgente del día a día sino también de todo lo relacionado con lo económico y financiero a mediano y largo plazo

Es conveniente que haya en la empresa personas que sepan hacerlo, si no tiene la formación suficiente deben estar bien asesoradas por un profesional especializado

Es sencillo, todo lo que entra y todo lo que sale debe estar asentado, cuando, donde y como corresponde. De tan obvio que es muchas veces se omite. Cuando no hay orden la consecuencia es la imposibilidad de planificar, de prever, de trazar una política económica financiera para la empresa.

Es cierto que el costo laboral en nuestro país es alto, a nadie le gusta pagar impuestos ni cargas sociales ni hacer gastos que no sean productivos, pero no cumplir con los requisitos legales hace que la empresa esté expuesta a controles y revisiones que la hacen más vulnerable. Llamar la atención de los organismos de control no es aconsejable.

Tener empleados no registrados implica un riesgo alto. Lo que se ahorra puede convertirse en un costo mayor aún (accidentes serios, divorcios, asesores que buscan lucrar creando litigios, etc.).

Finalmente

Así como la Fe y las creencias forman parte de la empresa es indispensable que el proceso de profesionalización se considere una inversión y deje de ser vista como un gasto. Cuanto antes se pueda poner "la hacienda en orden" mejor, así se evitan grandes complicaciones que pueden trastocar el crecimiento de tu empresa.

Amigo lector: en tu empresa los buenos resultados ¿cuánto se debieron a la fe y cuánto a la gestión?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en psicología organizacional

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario