Cantautoras
Paula Neder: "El empoderamiento femenino a través de la canción es un hecho"
Lunes, 6 de septiembre de 2021
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

Mendoza, Barcelona o Medellín. En cualquiera de estas ciudades Paula Neder se siente como en casa. Un poco allá, un poco acá, y siempre subida al viaje de la música, la cantautora dice que lo que la mueve de un lugar a otro es el amor. "Es lo que me lleva y me trae", confiesa.

Actualmente, Neder se encuentra en la provincia que la vio nacer. Esa en donde aprendió de gatos cuyanos, de tonadas y también de rock. El lugar en el que un día se reconoció cantante y compositora, y en el que con obstinación decidió sacar su primer disco. Pisando bien este suelo es que el último jueves ofreció un concierto en el Teatro Independencia que no dio nunca antes.

Ella, a voz y guitarra. La Fuerza. Un reencuentro directo con el público. Un sueño gestado minuciosamente y con obsesión desde lo técnico. Ensayos durante un mes y medio, dos veces por semana, cinco horas, para que todo suene a la perfección. Una noche de celebración, dice. De ser la anfitriona de un camino recorrido y de lo mucho que le queda por andar, siempre para adelante. Una noche de ritual íntimo en el que convocó a las canciones de sus dos álbumes "Caleidoscopio" e "Illa", y algunas de las que forman parte de próximo trabajo. Antes del show contó que estaba lista para darlo todo, como cuando está en Colombia. Su otro nuevo hogar.

En un bosque, a 40 kilómetros de la Ciudad de Medellín, en una casa que describe como de "ensueño", Paula Neder comparte desde hace tiempo, vida y camino junto al músico colombiano Alejo García. Ese otro país, lleno de color y sabrosura es la experiencia que la tiene con un pie en cada lado. Desde ese rincón del mundo es donde también teje redes con otras músicas y en donde este año escribió el libro taller "La Fuerza - Enciende tu voz" que ya va por su segunda ronda empoderando mujeres a través del arte.

"La música me ha abierto hogares, teatros, comidas, paisajes, viajes, aventuras. La verdad que la música a mí me lo ha dado todo, no se me ocurre que más pedirle", cuenta. 

Y así, en medio del movimiento constante,  es que Paula Neder hace un alto en el camino para charlar con este medio:

-¿Qué te llevó a Colombia y que te trajo a Mendoza?

-Creo que lo que me llevó y lo que me trajo es lo mismo: el amor. Que es lo que me lleva y me trae siempre.

-¿El amor a la música, el amor de pareja?

-Bueno entonces es: los amores. Colombia es uno de los lugares, y Medellín en particular, que cuando lo pisé por primera vez dije yo acá viviría. En Medellín, en Barcelona y en Mendoza viviría, son los tres lugares de donde todos los que he andado y en donde me siento en casa. Esta relación con Colombia fue creciendo con el tiempo. Esto que te cuento fue en el 2012 creo, imaginate cuanto tiempo pasó. En estas idas y vueltas lo que sucedió es que fue creciendo la red de amigos, de amigas, de posibilidades artísticas. Y entremedio de toda esa locura me encontré con Alejo y acá estamos, compartiendo vida, camino, música, producción.

En diciembre me iba por 3 meses y me quedé seis, por supuesto, me vi obligada. Y la experiencia allá fue un flash. Fue muy profunda, muy rotunda a nivel personal y a nivel profesional. A nivel personal habitar un espacio diferente. Yo soy súper citadina y a pesar de eso, es loco porque me he llevado a situaciones de naturaleza muy extrema como los siete años en donde di clases en el campo, en Lavalle. Y ahora la experiencia de Colombia que es vivir a 40 minutos de la ciudad en el medio del bosque en una cabaña que es un ensueño. Y la casa tiene una particularidad. Alejo hace unos conciertos que se llaman la peña rodante y yo toqué ahí antes de todo esto. Son unos conciertos en casa donde han pasado un montón de cantores y de un montón de lugares. La cosa es que cuando se mudo a la nueva casa la casa viene con un teatrino semi abierto para 60 personas y tenés un ventanal en el que se ve el atardecer que es una locura, en medio del bosque. A lo largo de los 6 meses que estuve hicimos 6 peñas rodantes.

Foto: gentileza Argot Prensa. Ph: Luli Interllige. 

Seis peñas rodantes en pocos meses y un montón de encuentros que datan de mucho antes donde Paula Neder fue construyendo un vínculo con el territorio y con su gente. Y es lo que le ha permitido, entre otras muchas otras cosas, tomar dimensión de un camino andado. Reconocerse mujer del Sur y de montaña, y con un equipaje de canciones y experiencias de acompañamiento creativo, donde la causa de la mujer aparece como luz y bandera.

"Me pasó que la primera vez que estuve en Colombia me di cuenta que era más mendocina de lo que yo sentía o lo que me habían hecho creer. Con esta cosa mía de ser medio rockera para el folklore, folklórica para el rock y esto de estar con un pie en un lado y en el otro. Y en Colombia me sentí que era más de Mendoza y más del Sur que lo que yo creía. Así fueron las primeras veces y ya esta ultima vez, con la experiencia del día a día, de conocer a gente que empieza a formar parte del territorio emocional, gente con la que se generan lazos muy poderosos, me pasó que al abrir las canciones en diferentes contextos, porque no toqué solo en la peña sino que me salieron otras contrataciones en contextos de acciones que tienen que ver con el género, ahí me di cuenta que claro, hay un camino que hemos andado acá que tiene que ver con el empoderamiento desde la canción y de la creación, que se hace muy notable y muy evidente cuando estas afuera", cuenta.

-¿Cómo sentís que llegan las canciones allá?

-Respecto a mi obra aparece un power que tiene que ver con la montaña, con el Sur, con la música que hemos escuchado, con las cantoras que han estado antes. Lo relaciono también con la marea verde, o sea, está todo unido. Si bien el discurso aparece más, menos, pero mi forma de habitar le mundo y de vivir soy bastante combativa y tengo unas ideas bastante filosas de las cosas. Me di cuenta que allá todo es mucho mas redondo y muchos más redondeadas las formas, entonces yo aparecía de repente como si fuese roca. Y ser roca esta bueno porque invita a mover, a reflexionar y tiene esa contra cara de que las cosas se hacen muy visibles, muy evidentes. Y también los años creo. La experiencia de lo andado, darme cuenta que las canciones hablan muchos más y que saben mucho más que yo. Las canciones son espacios de mucha más sabiduría de lo que yo puedo tener y mucha mayor certeza y conexión de la que puedo tener en el día a día en donde estoy pensando en sesenta cosas al mismo tiempo, distraída, volada, preocupada, con miedo. En la canción no hay miedo, no hay preocupaciones.

-Es que tus canciones tienen un mensaje importante, las de tu disco "Illa" se han impregnado en muchas mujeres.

-Me cuesta tomar esa dimensión de a dónde llegan las canciones, no lo sé. Tienen vida las canciones. Yo siento que es lo mejor que puedo dejar, la verdad. Si pienso en algo bueno que puedo dejar en el paso por la tierra creo que son las canciones. El amor que comparto y las canciones. No sé qué otra cosa podría dejar que tenga ese nivel de entrega.

Un libro, un taller y la fuerza a la mujer hecha canción

Este año, estando en Colombia, Paula Neder se puso a escribir. Todos los días y con constancia terminó dándole forma a un libro taller al que denominó "La Fuerza - Enciende tu voz", y que hoy ya comparte con otras mujeres.  

"El año pasado terminé el encuentro de fin de año de Canto de Pájaro, que fue este taller que tuve durante seis años y en donde acompañé a un montón de personas en su camino creativo. Cerré es encuentro y dije se terminó, le doy la despedida. Y pasaron meses de no tener idea, de mucha gente que me escribía por clases y que derivaba porque no me sentía cómoda con la idea de las clases. Y en ese silencio de repente me empecé a levantar todos los das a las seis de la mañana y salía a una mesita en el medio del bosque a escribir". 

"Así fue que nació "La Fuerza - enciende tu voz", que terminó siendo un libro taller, ordenado, organizado en 12 semanas de acompañamiento, sistematizado de una manera obsesiva al máximo, algo que me encanta. Me encanta generar espacios donde yo les facilite todo ordenado para que la persona tenga el espacio para dejar salir el caos necesario para crear. Y surgió la idea de armarlo como un círculo de mujeres, con el foco y el mensaje puesto en creación musical".

Neder brinda este taller por Internet por lo que está abierto a mujeres sin límites geográficos. Del primer círculo -cuenta- participaron mujeres de Medellín y de Mendoza, "terminaron haciendo canciones juntas y yo exploto de emoción de ver cómo funciona eso que escribí y escribí. Ver que funciona en diferentes personas, con sus diferentes formas y edades", dice, mientras recuerda que una de ellas empezó tímida con una guitarra prestada y terminó con instrumento propio y grabando sus propios temas.

"No es que descubrí la pólvora, no descubrí nada, lo que hice fue ordenar mucha experiencia en acompañar a personas en sus caminos creativos. Es creer de una manera rotunda o contundente que el empoderamiento femenino a través de la canción es un hecho y genera mucho movimiento", señala.

LA FUERZA - ENCIENDE TU VOZ

INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES AQUÍ.

La segunda ronda del taller ya está en marcha, pero la artista abrirá una tercera y última instancia del año el 25 de septiembre por lo aún queda tiempo de inscribirse y participar.


La fuerza: quizás sea esto y muchas cosas más

En enero de 2016 se produjo uno de los hechos musicales más relevantes para Paula Neder. La artista, premiada por la Bienal de Buenos Aires, grabó en Buenos Aires con la producción del reconocido Luis Gurevich, su segundo disco "Illa". En ese material, la canción número cinco lleva el nombre de "La Fuerza" y la letra está escrita entre Paula y Melisa Budini. Dice algo así como: puedo habitar mi calabozo/ o renacer libre y viajera/ puedo danzar con mis demonios/ o destruirlos en la hoguera./ Soy la fuerza y no me temo/ amaré la impermanencia...

Neder dice que le gustan los colores saturados. Que si algo es rojo, le gusta que se note que sea rojo. Que si canta y compone folklore que sea folklore, y que si es rock que sea rock. Y que todo eso puede formar parte de un mismo álbum sin conflicto. No le gustan los grises en la música ni en la vida. Se reconoce intensa y en esa honestidad es que saca la fuerza para seguir creando, así como reza aquella canción que a esta altura se le volvió mirada del mundo y declaración de principios. Dos discos y uno que viene como cabalgando hablan mucho más de ella de lo que se imagina:

-En pocas palabras qué significan los disco "Caleidoscopio" y "Illa"?

Caleidoscopio fue la porfía. Tuvo que ver con una tenacidad enorme y un andar mío contra viento y marea. Es un disco que grabamos dos veces. La primera vez no servía. Recuerdo que fue muy largo el camino hasta la salida del disco. Era esa época de descubrirme como cantautora y de permitirme flexibilidad y plasticidad en los lenguajes, porque aparecían canciones como "Todo o soy reina", "Alas para Amanda" super rockera y aparecía el folklore llano tipo "La Golondrina", entonces fue como decir ok, es probable que yo sea estas cosas. Que son muy diferentes de aceptarlo y plasmarlo. Soy todas estas cosas y quizás sea un par más. Y la mismo tiempo una porfía mía de decir tiene que salir, este es el disco, esta es la idea. Caleidoscopio fue la porfía. Yo sí puedo hacer mi canción, yo sí creo en esto que hago y acepto que soy una cantidad de cosas diversas. Es eso, una carta de presentación bastante ecléctica.

Por otro lado, "Illa" para mí fue trabajar con el equipo de los sueños y más allá. Y conectar con un espacio que para mí es natal porque mi viejo vive en Buenos Aires desde que yo tenía un año. Fue conectar con ese otro hogar, con el de mi padre. Y fue un poco hacerme cargo de la acción, de esquivar las balas de la gran ciudad, de ver cosas que nunca me hubiese imaginado hacer o plantear ideas que constituyen el disco.

Y el recuerdo de Gurevich que no me olvido más. El primer encuentro que tuve con Luis que fue en las capacitaciones llegué con miedo porque no me animaba a tocar las canciones en la guitarra, imaginate, y fue en el 2015 no hace 60 años. No me animaba a tocar las canciones en la guitarra porque el que sabia los arreglos era el negro Joaquín y el loco me sentó en la sala de ensayo y me dijo la canción es con vos. La canción tiene que ser si o si y no podes depender de nadie para tocarlas. Yo siento que ese día empezó esto que ahora hago. Fue decir ok, yo soy la canción y la canción viene conmigo y todo lo que pase alrededor bienvenido sea, pero la canción no puede dejar de tocar.

-¿Cuál es la esencia del nuevo disco? 

-Este disco que es el tercero es un disco que creo que nace desde un lugar que tiene poca opacidad. Es el que más se parece a mí de los tres.

-¿El más transparente?

-Ajá, y eso que no creo en la transparencia humana, mirá. Pero creo que es el que más se acerca a ese espacio, de la forma de decir, de la visión. Si bien hay un poco en la escritura de estas canciones que es más despojado que las anteriores. Y son composiciones que hice sola y tienen que ver con un relato inventado, eso es lo gracioso y la dicotomía que se presenta, que es un relato donde yo le canto a un encuentro y a una muerte de un jinete. Se llama "Réquiem para el Jinete sin Cabeza". Entonces es cómo una fantasía porque es como contar un encuentro, un desencuentro, una muerte, una resurrección, el despecho, la soledad y finalmente el canto de gloria que tiene que ver con dar las gracias. Es re intenso el disco. Como te digo, se parece más a mi en esta cosa de ser y de estar, bastante más parecido a mi intensidad habitual.

...

En este camino de compartir música y experiencia es que Neder se encuentra habitando también un nuevo espacio artístico que es el de la producción musical. Junto a su "amigo cósmico" -como le gusta llamarlo- el músico y productor Leandro Lacerna formó Cosmic INC. Así se animó a producir su próximo disco, y también trabajó en la producción de los discos debut de las artistas Luli Interllige con "En lo insondable el velo se rompe" y de Violeta Trujillo "Inmarcesible" que acaba de lanzarse. Y participó como co-coproductora en el nuevo disco de Lacerna, que sale en septiembre. Sobre esta nueva faceta dice que se abrió un portón, un dique, que también la tiene fascinada. Paula Neder es el río que fluye. Es la fuerza que ama la impermanencia. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Soy Más
Noelia Torres: con el mundo de la luz en sus manos