Tratamientos de vanguardia
Andrea Casella y cómo la Ginecoestética puede mejorar la vida sexual de las mujeres
Lunes, 30 de agosto de 2021
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

Hace tiempo que la mujer no es la de antes. "Creo que es el momento ideal en el cual tenemos que ir adelante, aprovechar todas las capacidades y este empoderamiento de la mujer para ayudar a otras a darles fuerza a cumplan cada una sus sueños". El comentario al cual suscribe con su profesión y su vida, corresponde a la Doctora Andrea Casella, Ginecóloga y referente en el país de la subespecialidad llamada Ginecoestética, con la cual realiza tratamientos e intervenciones que mejoran la salud genital de las mujeres desde el punto de vista anatómico, estético y funcional.

¿Pero de qué se trata específicamente todo esto?, ¿cómo surge?, ¿cuánto han cambiado las cosas para la mujer que ahora crecen las consultas sobre la apariencia de sus vulvas y vaginas? 

"Este tipo de especialidad en realidad surge más por una demanda poblacional, que por la aparición de estos tratamientos como una respuesta a una patología determinada", cuenta la Doctora. "Antes las mujeres tenían mucho más interés en su apariencia en relación a lo que es cirugía estética reconstructiva a nivel de la cara, de las mamas o de la piel, y en este último tiempo, aproximadamente por decir algo, en los últimos 10 años, es cuando esta nueva mirada ha avanzado y se ha actualizado a la par de todos los avances médico quirúrgicos que hay en el mundo", apunta.

Doctora Andrea Casella. Especialista en Ginecología y Obstetricia, y referente en el país de la subespecialidad de Ginecoestética. Foto: gentileza. 

Casella es oriunda de la Ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe. Desde que ingresó al mundo de la Medicina ha construido una carrera profesional y académica envidiable, orientada siempre a la salud de las mujeres. "En su momento había un montón de cosas que me encantaban, pero el hecho de atender a pacientes mujeres me hacía sentir más cómoda, yo podía hablar de igual a igual. Yo sabía que desde la Ginecología iba a poder ayudar mucho más a las mujeres", cuenta. Por eso hasta el día de hoy tiene un lema: "Ayudar a la mujer desde la vista de una mujer, pero con los conocimientos académicos y quirúrgicos que tiene el profesional médico para poder actuar. Y me encanta. Me encanta lo que hago".

Fue con el tiempo y frente a una demanda de un grupo de pacientes, que se fue profesionalizando también en la subespecialidad de la Ginecoestética. Su hoja de ruta apunta en este sentido que la doctora Andrea Casella -Especialista en Ginecología y Obstetricia- es además miembro de la Sociedad Latinoamericana de Ginecología Estética y Funcional (SOLAGEF) y ganadora del Premio a la Mejor Cirugía Ginecoestética en el 1° Congreso Mundial Europeo de Ginecoestética de 2016 en Roma, Italia. Fue speaker en el Congreso Internacional de Ginecoestética desarrollado en San Diego, Estados Unidos en 2018. Y, finalmente, Entrenadora referente en Láser ginecológico FemiLift. Esto, entre muchos otros logros de su carrera. 

En una entrevista especial con Sitio Andino, la profesional cuenta en detalle de qué se tratan estos nuevos tratamientos que apuntan a fortalecer la seguridad personal y la autoestima de las mujeres, para lograr una conformidad y aceptación del cuerpo. 

-¿Qué es la Ginecoestética y qué tan nueva es esta subespecialidad? 

-La Ginecoestética es una nueva rama que ha incluido la Ginecología dentro de todas las subespecialidades que existen. Es una nueva forma de ver a la Ginecología en la cual incluimos conocimientos de medicina estética y de cirugía plástica por eso el nombre el nombre más adecuado seria Ginecoestética reparadora, regenerativa y funcional. ¿Por qué? Porque en realidad una cosa es la Ginecologia en general en la cual el profesional lo que quiere es diagnosticar las patologías más frecuentes, tratar síntomas de la menopausia, hacer tratamientos para distintas patologías que ocurren en la mujer desde cosas totalmente benignas y cotidianas, hasta pacientes desde el punto de vista oncológicos con la cirugía que corresponda. Pero este tipo de especialidad en realidad surge más por una demanda poblacional más que la aparición de estos tratamientos como una respuesta a una patología determinada. Qué significa. Antes las mujeres tenían mucho mas interés en su apariencia en relación a lo que es cirugía estética reconstructiva a nivel de la cara, de las mamas de la piel, y en este ultimo tiempo, aproximadamente por decir algo, en los últimos 10 años, es cuando esta nueva mirada ha avanzado y se ha actualizado a la par de todos los avances médico quirúrgicos que hay en el mundo.

Foto: gentileza. 

Hay razones para explicar por qué antes esto no existía o la mujer no lo demandaba. Una de las cosas es que la mujer se ha comenzado a depilar en forma completa entonces quedan expuestos los genitales externos, por lo tanto quedan expuestos también la forma de la vulva.

Lo que se busca en Ginecoestética es por un lado, lo que es la armonización vulvovaginal, pero también -y por eso la llamamos regenerativa, reparadora y funcional-, porque estamos mejorando otros síntomas que hasta ahora la mujeres no venía reclamando. Por ejemplo, patologías congénitas que traen un cambio en la forma de la vulva, que puede ser la hipertrofia de labios mayores, la hipertrofia del capuchón del clítoris. Con el tiempo puede haber una atrofia de los labios mayores con un exceso de la piel que cae específicamente en mujeres que a lo mejor han descendido mucho de peso con cirugías bariátricas sabemos que la mujer baja a lo mejor 40 kilos, entonces, así como también la piel en otras partes del cuerpo queda excedente, la vulva forma parte del cuerpo y también sufre los cambios que sufre el resto del cuerpo con este tipo de cirugías y con estos descensos abruptos y grandes de peso.

Otra cosa es que la mujer se empezó a ver un poco más y a arreglar.  Hoy en día la parte sexual también forma parte de lo que es la salud psíquica, física y social en la mujer.  Un ejemplo de que la Ginecoestética no es un tema superficial, sino que estamos hablando también del bienestar de la paciente, es por ejemplo aquellas mujeres que han tenido una episiotomía en la cual ha producido una cicatriz aberrante o áreas de fibrosis que le provoca dolor durante la relación sexual, es decir, dispareunia, hoy en día con la medicina regenerativa se pueden hacer tratamientos que mejoran muchísimo. Entonces mejoramos la calidad de vida sexual de estas mujeres. 

  Hoy en día la parte sexual también forma parte de lo que es la salud psíquica, física y social en la mujer.  

Dentro de los tratamientos que la Doctora Andrea Beatriz Casella desarrolla en el área de Ginecoestética reparadora y funcional (médicos y quirúrgicos), con técnicas de LÁSER y plasma rico en plaquetas, entre otros, se encuentra la ninfoplastia o reducción de labios menores; liposucción del monte de venus; lifting de labios mayores; relleno de labios mayores; despigmentación vulvar y perianal a través de láser o peelings; tratamientos complementarios con hormonas bioidenticas mediante pellets; blanqueamiento genital; rejuvenecimiento vulvovaginal; bioregeneración de atrofia vulvovaginal y tratamiento de cicatrices por episiotomía.

-¿Cuáles son los más demandados?

-Los tratamientos mas requeridos son la bioplastia o ninfoplastia en la cual hay una disminución de los labios menores por medio de cirugía, y también la otra gran demanda es el láser C02 vulvovaginal para una recuperación de todo lo que es sequedad vaginal,  genitourinario de la menopausia, atrofia vulvovaginal de la menopausia, incontinencia de orina y para el tratamiento de la hiperlaxitud vaginal, para disminuir el diámetro vaginal y llegar a una reparación de toda esta zona con la recuperación de su funcionalidad.

-¿Qué edad tienen la mayoría de las mujeres que se deciden por estas prácticas? ¿Cuáles son las dudas más recurrentes que les surgen a las mujeres que te consultan?

(La Ginecoestética empieza después del desarrollo de la mujer, aclara la Doctora). 

-El tratamiento de láser se da generalmente después de los 30 años. Las que más vienen es por incontinencia urinaria leve. Ante los esfuerzos, teniendo en cuenta que hoy las mujeres hacen crossfit, y entonces cualquier deporte que implique un aumento de la presión intra abdominal puede producir esa mínima perdida de orina, entonces con rehabilitación y tratamiento láser pueden andar muy bien. Otros de los picos en los cuales vienen las pacientes es en la perimenopausa y menopausia por los tratamientos de láser para mejoría de la sequedad vaginal.

Hay que pensar también que hoy en día una mujer de 50 años es menopáusica, tiene una vida sexual activa, pero los síntomas los puede tener. A los 60 años hay mujeres que están en pleno desarrollo profesional, disfrutando de una visa sexual diferente, muchas veces ya no están los hijos en la casa o tiene pareja nueva, y no es la mujer de 60 años de hace 20 o 30 años atrás, entonces es una mujer que hay que ayudarla. Si bien podés estar barbara del punto del vista físico, con la piel y una buena alimentación, la vagina, la uretra, todo lo que son los genitales externos tienen la edad cronológica que tenemos, entonces los síntomas van a estar aunque no se vean. Lo va a sentir la paciente aunque no los veamos desde afuera, entonces ahí es donde estamos nosotros. Es como yo digo a veces: nosotros trabajamos desde la sombra.

-¿Hoy las mujeres se ocupan más de su placer? 

-Creo que ha ido cambiando con el tiempo, las mujeres ahora se animan mucho más. Además ahora tienen otra posición en relación al trabajo, tienen sus propios ingresos, sus propias profesiones, tienen mas decisión sobre su propio cuerpo en la sociedad que vivimos nosotros y creo que se anima más a estar y a sentirse bien. 

También hay una cosa que es muy importante. Primero, descartar que la mujer que viene a hacerse un tratamiento de estos sea una persona que en realidad no tenga una distorsión de su belleza. Esto creo que pasa en estética en general. Que no tenga una distorsión de la belleza, porque a veces realmente vienen pacientes que están muy bien o que una no ve ninguna deformidad ni nada, pero a ella le molesta algo mínimo, bueno, muchas veces hay pacientes que no les hacemos ningún tratamiento y la derivamos a un tratamiento psicológico o alguna asesoría terapéutica de otro tipo porque en realidad no le vemos nosotros una patología. Por eso es muy importante ser honestos en esto y evaluar bien, desde el punto de vista estético primero, y funcional evaluar bien que es lo que necesita la paciente.

Sabemos que hay causas. El vaginismo, por ejemplo, es una patología en la cual la paciente no puede tener relaciones sexuales porque hay una contracción involuntaria de los músculos, entonces la causa mas frecuente del vaginismo es psicológica. Porque quizás ha tenido alguna historia de abuso, porque tuvo un parto muy doloroso o porque tiene alguna contracción involuntaria de estrés. Bueno, muchas veces nosotros podemos ayudarla porque se hace algún tratamiento local para relajar ese músculo para que no le duela durante la relación sexual, pero también quizás necesita un tratamiento de psicoterapia para poder evaluar cuáles son los miedos que tiene y por que esta mujer no puede tener relaciones sexuales. Por eso lo más importante acá es un tratamiento integral.

Las mujeres ahora se animan mucho más. Además ahora tienen otra posición en relación al trabajo, tienen sus propios ingresos, sus propias profesiones, tienen mas decisión sobre su propio cuerpo en la sociedad que vivimos nosotros y creo que se anima más a estar y a sentirse bien. 

-¿Las mujeres se animan cada vez más a la consulta sobre estos tratamientos?

-Yo creo que eso también ha cambiado mucho. Hay una cosa muy importante. En el consultorio tienen que haber un cierto lugar de complicidad con el paciente y que se sienta cómoda. Yo creo que la mujer se anime a preguntar, creo que hay mujeres que se animan a preguntar de forma espontanea porque son así, son extrovertidas, preguntan. Ademas las chicas jóvenes son una risa porque vienen y te preguntan así sin filtro y a veces una queda medio regulando, pero bueno, hay que estar preparados para todo y por eso estamos atrás del escritorio escuchando lo que necesitan nuestras pacientes. Creo que lo mas importante es que el profesional le tiene que dar el lugar en el consultorio a que la mujer se anime a preguntar.

Me ha pasado de atender mujeres mayores que yo y que a lo mejor han tenido muchos años algún ginecólogo varón, por ejemplo, y se jubila y se cambian de ginecólogo y vienen a verme. Y la primera consulta no, se hacen todos los estudios básicos y generales y después de charlar y todo se animan a preguntar. Pero, ¿por qué? Porque yo empiezo a preguntar. ¿Tenés relaciones?, ¿y tenés sequedad durante el acto sexual?, ¿usás algún lubricante?, ¿tenés algún síntoma? Bueno, creo que depende mucho del espacio que se le da a la mujer para poder hablar de esto. Hoy en día sabemos que todas las consultas son rápidas, de 15 minutos, hacemos papanicolaou, hacemos examen mamario, me haces una consulta y te vas, y me parece que no es así. Al menos no es así como yo quiero darle la calidad de atención a mis pacientes. Creo que eso es lo que hace la diferencia y que la paciente se sienta cómoda.

-Sin entrar en números, ¿son muy costosas estas intervenciones?   

-En relación al costo de estas intervenciones generalmente son prácticas que no están nomencladas en las obras sociales por lo tanto la mayoría son desde el punto de vista particular. La idea es siempre darle una respuesta a la paciente, entonces algunos tratamientos son mas costosos que otros, pero lo importante es tener alternativas con las cuales podamos resolver a la paciente este tipo de situaciones. Por lo tanto, como las cirugías estéticas, siempre son particulares y costosas, pero acá la idea es ayudar a las pacientes a mejorar su vida sexual, su autoestima, entonces siempre se buscan alternativas. Lo importante acá no es hacer el tratamiento que uno sabe o el que uno tiene para ofrecer, sino conocer todos los tratamientos que existen en la actualidad, tener una buena formación académica para ofrecerle a la paciente lo que más necesita. Y hacer el tratamiento personalizado y en base a los costos que se puedan afrontar. Pero siempre, siempre, se le da una respuesta a la paciente. Por lo menos así trabajo yo.

-La Ginecoestética en la Argentina en relación a otros países, ¿en qué lugar se encuentra en cuanto a demanda de las pacientes?

-La Argentina en relación a otros países del mundo estamos muy bien posicionados en lo que es Ginecoestética. Es más, la mayoría de todo lo que son los entrenamientos en Latinoamerica se hacen con docentes de Argentina. Ustedes en Mendoza tienen a un profesional que fue el Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Ginecoestética y Funcional que es el Doctor Adrián Gaspar, que trabaja muy bien. Fue uno de los primeros que empezó con todo esto del tratamiento en láser en Ginecoestética. Es un profesional excelente que es un poco el que llevó adelante el conocer en todo el mundo esta especialidad.

...

Son muchas las razones por las cuales muchas mujeres eligen hoy en día rejuvenecer sus partes íntimas para mejorar la calidad de su vida sexual y su autoestima.  Profesionales como Andrea Casella se están ocupando de que así sea, ofreciendo y practicando los tratamientos médicos de avanzada que existen actualmente. Pero como bien aclara la doctora, lo más importante antes de cualquier práctica de este tipo, es que cada paciente se ocupe de tener realizados sus exámenes ginecológicos de rutina. "Que tenga hecho un papanicolaou, que no tenga lesiones de HPV, que tenga un buen exámen mamario, evaluar antecedes", aclara y explica. 

Sobre este tipo de recomendaciones, sobre Ginecología en general, para dar tips y sacar tabúes, es que la médica rosarina, una de las referentes nacionales de la ginecoestética, también comparte contenidos en su cuenta de Instagram. Se suma así a la tendencia de profesionales de la Salud con presencia en las redes sociales y se la puede seguir ingresando aquí


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Soy Más
Noelia Torres: con el mundo de la luz en sus manos