Enfermera y vacunadora
Celeste Echegaray: "Vacunarse es un acto solidario y de amor"
Martes, 24 de agosto de 2021
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

Gracias a la Ley 27.491 desde el 2019 se celebra en la Argentina el 26 de agosto el Día del Vacunador y la Vacunadora. Un rol importantísimo para la prevención de enfermedades y que hoy cobra un valor aún mayor en la lucha por combatir la pandemia del Coronavirus.

Son hombres y mujeres que ponen el cuerpo y su vocación de servicio para que esta página trágica de la historia que nos toca atravesar pueda empezar a vislumbrar una salida. "Nunca me imaginé estar en esta situación. Uno no se siente tan esencial hasta que pasan estas situaciones y te das cuenta que somos sostén de otras personas, de otros pacientes, de otros colegas. Yo creo que todos ponemos un granito de arena para que esto pase", cuenta Celeste Echegaray.

Esta semana se celebra a nivel nacional el Día del Vacunador y Vacunadora. Foto: Yemel Fil. 

Celeste Echegaray es la encargada de la Vacunación por Covid en la sede de la Nave Cultural de la Ciudad de Mendoza. Hace siete años se recibió de Enfermera y hace 6 que se dedica a la inmunización. Primero cumpliendo su trabajo en el Vacunatorio Cippi y ahora desde el Vacunatorio Central del Ministerio de Salud de la Provincia. Junto a un equipo grande de personas, hoy le toca ser parte de uno de los operativos más grandes y masivos de los que se tenga memoria, vacunando por día a más de mil quinientas personas. En ocasiones a dos mil o dos mil quinientas. Ella dice que vacunarse es un acto solidario, un acto de amor. Y que todos somos importantes a la hora de frenar los contagios.

"Yo creo que cada uno tiene un papel fundamental, que es cuidarnos y protegernos entre todos y dejar de propagar esta enfermedad. No solamente el personal de Salud que es fundamental en la primera línea de ataque y que lamentablemente por esa situación perdimos a muchos colegas, pero somos todos fundamentales para frenar esto", asegura.

Foto: Yemel Fil.

Con motivo de conmemorarse esta semana el Día del Vacunador y la Vacunadora es que a través de Celeste rendimos homenaje a la labor de quienes en estos momentos están llevando una de luz de esperanza a miles de hogares mendocinos. 

En esta entrevista, Echagaray cuenta sobre la profesión que volvería a elegir, la vocación de servicio que comenzó años antes siendo Bombera Voluntaria, también anécdotas de la gente que va a vacunarse que la emocionan profundamente, y la importancia de que los gobiernos pongan en valor el papel que cumple el personal de la Salud en la sociedad, entre otros temas.

-¿Recordás los motivos que te llevaron a elegir esta profesión de servicio? ¿La volverías a elegir? 

Celeste Echagaray dice que volvería a elegir la Enfermería. Su vocación de servicio viene desde antes cuando junto a sus hermanas fue Bombera Voluntaria en Godoy Cruz. Foto: Yemel Fil. 

-Recuerdos los motivos por los que elegí Enfermería. Lo elegí porque junto con mi hermana Florencia y mi hermana Paula fuimos Bomberas Voluntarias de Godoy Cruz por casi 10 años. Yo quería algo relacionado con ser para-médico o algo relacionado a la emergencia y la verdad que a apenas me recibí, era mi sueño trabajar en una ambulancia y trabajé en una. Y obviamente que se abren un montón de ramas dentro de la Enfermería. 

Podés trabajar tranquilamente en una Terapia Intensiva, ser Enfermera Neonatal, trabajar en diferentes áreas, siempre para todo hay una enfermera. Lo volvería a elegir. Yo estaba incluso estudiando otra carrera, estaba estudiando Abogacía y por los costos de la universidad privada no pude seguir. Elegí entonces enfermería que me lo pagué  mientras trabajaba en la tarde y estudiaba en la mañana, así que bueno..., la satisfacción que tiene  hacer una carrera gracias a tu esfuerzo y dedicación no tiene límites de reconocimiento, es algo único.

-¿Cómo estás viviendo la experiencia con el papel fundamental que te toca cumplir? ¿Alguna vez te imaginaste vivir un escenario de crisis sanitaria como el que ocurrió? 

-Yo creo que como nos pasó a todos, el año pasado cuando declararon la pandemia nosotros como personal de Salud -y también los policías-, somos esenciales y nunca paramos de trabajar ni un segundo. Obviamente con miedos, con incertidumbre, que creo que a todos nos pasaba lo mismo. La verdad que seguir trabajando, cuidándonos el doble para no enfermarnos y sobre todo para no enfermar a nuestras familias. Me acuerdo una imagen del año pasado, tuve que festejar mi cumpleaños en plena pandemia y estaba mi mamá con mis hermanos en el auto, ni siquiera se bajaron y solo me saludaron. Y la verdad que nosotros acostumbrados al abrazo, a los besos, de repente tener que acostumbrarnos a no darnos ni la mano, la verdad que a todos nos pasó. Son costumbres que dejamos de lado para no seguir propagando esta enfermedad.

Igual creo que cada uno tiene un papel fundamental, que es cuidarnos y protegernos entre todos y dejar de propagar esta enfermedad. No solamente el personal de Salud que es fundamental en la primera línea de ataque y que lamentablemente por esa situación perdimos a muchos colegas, pero somos todos fundamentales para frenar esto. Yo siempre hago hincapié en que sí ya está, te vacunaste, pero obviamente que nos tenemos que seguir cuidando, nos tenemos que seguir protegiendo. Y la incertidumbre de cómo continúa esto..., es tan dinámico, va cambiando todo el tiempo. Nunca me imaginé estar en esta situación, en una pandemia. Uno no se siente tan esencial hasta que pasan estas situaciones y te das cuenta que somos sostén de otras personas, de otros pacientes, de otros colegas. Así que yo creo que todos ponemos un granito de arena para que esto pare.

El desarrollo de la vacunación en Mendoza está siendo ágil y rápido, con un escenario que cambia constantemente.  Foto: Yemel Fil. 

-Creo que las personas que no trabajamos en la Salud no alcanzamos a dimensionar lo que realmente pasa, por eso te pregunto: ¿Qué implica vacunar en una pandemia en cuanto a organización y puesta en marcha de operativos masivos? 

-Al ser una vacunación tan grande se necesitaban espacios abiertos, amplios y ventilados, que la gente no estuviese amontonada para mantener la distancia social, y a su vez, acorde también a la estructura de qué pacientes se iban a atender. Yo me enteré un día antes que me iba a ir a la Nave Cultural, yo trabajo en el Vacunatorio Central, pero el año anterior pasó lo de la vacunación antigripal y de neumococo en las iglesias que se hizo en todas las iglesias grandes de Mendoza y la verdad que era como descabellado pensar que íbamos a vacunar en iglesias, pero era lo más amplio y grande que había. Y la verdad que gracias a toda la logística y obviamente a mi jefa, la Dra. Iris Aguilar, se le ocurren estos lugares que aparecen mágicamente y que pueden dar una solución rápida a estos operativos de grandes dimensiones.

-¿Cuántas personas, por ejemplo, colaboran con vos en la Nave? 

-En la Nave Cultural colaboran aproximadamente 50 personas entre el turno mañana y el turno tarde. Vacunadores, asistentes, que entre ellos tenemos agentes sanitarios de la Municipalidad de Capital, enfermeros de la Municipalidad de la Capital, enfermeros del Ministerio de Salud, también becados que son del Instituto IES de diferentes sedes, IDICSA, Reinalda Balancini e Instituto San Agustín. A su vez hay convenios con la UNCuyo, la Universidad Maza y la Universidad Aconcagua. Que a su vez tiene voluntarios que se capacitan y empiezan la práctica en vacunación. Y no solamente vacunadores de diferentes áreas sino que también tenemos personal del Ministerio de Salud que son los encargados de cargar en forma instantánea en el sistema las vacunas que se colocan en el día, junto con un equipo que tienen a su cargo, de estudiantes de diferentes institutos que los ayudan a cargar todas las dosis en el momento.

El país y la provincia lleva adelante la vacunación masiva más grande de los últimos tiempos para intentar frenar el virus Covid. Acá, Celeste junto a parte del equipo de personal de Salud que desde marzo está instalado en la Nave Cultural. Foto: Yemel Fil. 

-¿Cuál es tu visión acerca de cómo se ha desarrollado la vacunación por Covid en Mendoza? 

-El desarrollo de la vacunación en Mendoza ha sido bastante ágil, rápido. La verdad que empezar con mayores de 70 y de repente pasar a 60, 50, 40 y de un día para el otro mayores de 18 sin enfermedades.  Lo que nosotros queremos es que todos se vacunen, que las personas que no se deciden todavía, que se acerquen a cualquier sede y que coloquen la vacune que esté disponible. Es un acto solidario la vacunación, un acto de amor. Y es un acto solidario a los que no se pueden vacunar.

La verdad que lo que nosotros queremos es que todos se vacunen, que las personas que no se deciden todavía, que se acerquen a cualquier sede y que coloquen la vacune que esté disponible. Es un acto solidario la vacunación, un acto de amor. Y es un acto solidario a los que no se pueden vacunar.

-¿Qué experiencias te ha tocado presenciar al frente de la vacunación en la Nave Cultural?

-La verdad que tengo muchas para contar. La que me llamó mucho la atención es cuando empezamos a vacunar mayores de 18 y fue un chico con sus dos abuelos, para vacunarse él y ellos que todavía no se habían vacunado. Nada, una alegría de que ese chico pudiera llevar a sus abuelos a vacunarlos y que no hayan enfermado en la pandemia, la verdad qué alegría. 

También hay otros actos de amores incondicionales, por ejemplo, una señora que se fue a vacunar que le tocaba el turno a ella pero su hermana estaba muy enferma, la llevó en una ambulancia incluso, le quería ceder su dosis a su hermana porque todavía no le tocaba. La verdad que hay un montón de anécdotas. Y eso de la emoción, de alegría que reciben su segunda dosis o su primer dosis, personas que tienen mucho miedo a las agujas. La verdad se enfrentan a ese miedo y que van y se vacunan. Y personas que perdieron a algún familiar cercano y lo hacen por esas personas que lamentablemente no pudieron recibir la vacuna.

Historias que emocionan. Echegaray dice que vacunarse es un acto solidario y de amor. Foto: Yemel Fil. 

-¿Por qué es importante vacunarse -por este virus y en general? Hoy existen en el mundo muchas personas que no creen en inmunizarse por esta vía. ¿Qué pensás al respecto? 

-Es sumamente fundamental vacunarse ya que tenemos que seguir protegiéndonos por los que no están, por los que estamos. Para seguir luchando contra este virus. Y somos un eslabón fundamental, todos y cada uno de nosotros somos fundamentales para poder eliminar este virus.

Y decirle a esas personas que todavía no están del todo convencidas de vacunarse que lo hagan, no solamente para protegerse ellos sino para proteger a su entorno, a sus allegados, a sus amigos. Hay que vacunarse y no por el hecho de vacunarse no protegerse más, sino que hay que seguir cuidándose. No solamente para que salgamos de esta pandemia y vayamos volviendo a la normalidad poco a poco, sino para que no haya más fallecidos por esta enfermedad.

-¿Qué visión tenés de esta pandemia de cara al futuro próximo con una gran parte de la población argentina vacunada con las dos dosis? 

-La vacunación en Covid nos enseñó que es muy dinámica, es muy cambiante, no solamente por día, sino por hora. Empezamos vacunando de una forma y estamos vacunando de otra. Vacunamos a más de 1500 personas por día, a veces 2000, 2500, así que que nos enseña que el escenario cambia a cada instante. No solamente de la cantidad de pacientes que van, sino de la cantidad de vacunas que se van implementando,  adquiriendo y que obviamente tenemos que conocer, estudiar y aprender día a día de cada vacuna que vamos recibiendo.

Foto: Yemel Fil.

-¿Cuál es tu percepción acerca de la importancia que le da la población al personal de Salud en este contexto? ¿Pensás que debería haber más reconocimiento y apoyo?, ¿este esfuerzo se ve reflejado en lo económico, en la paga que reciben?

-Hay muchísimas personas que te reconocen, que te agradecen lo que estás haciendo y creo que es poquito, la mínima población la que no se fija en lo que hacemos. Lo hacemos con gusto. No es solamente mi pensamiento, sino el pensamiento de todos mis colegas que nos dedicamos a la Salud.

De parte de los pacientes tenemos un reconocimiento día a día que nos agradecen nuestro esfuerzo y dedicación, que estemos ahí y los estemos acompañando, pero también estaría bueno que de parte del Gobierno tuviéramos un reconocimiento. No solamente del Gobierno provincial sino también Nacional, que acompañe toda esta labor que estamos desempeñando. 


Producción fotográfica: Yemel Fil. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Soy Más
Noelia Torres: con el mundo de la luz en sus manos