Opinión
Acertijos y Comunicación en la Empresa
Domingo, 15 de agosto de 2021Por Eduardo Press.

Martin Gardner fue un divulgador científico y filósofo de la ciencia estadounidense, así como mago ilusionista, muy popular por sus libros de matemática recreativa.

Publicó varios libros de acertijos, juegos y magia para un público, como él decía, de jóvenes de 9 a 99 años.

De uno de esos libros extrajimos algunos de sus acertijos por sus características comunicacionales, creemos que esos malos entendidos y confusión pueden formar parte del lenguaje cotidiano en las empresas. Y todos sabemos los conflictos que trae una mala comunicación.

Ejemplos (respuestas al final de la nota)

1. Alberto tiene un abuelo seis años mayor que su padre.

2. El último domingo, cuando Sara salió a caminar vio a un policía saltando a la cuerda; vio una bomba de incendios comiendo helado; vio una ardilla susurrando una canción; vio dos petirrojos jugando a la rayuela; vio a un organillero y su mono.

¿Se imaginaba Sara todo esto? No, todo lo que dice la larga oración anterior es cierto, sólo que tiene una puntuación incorrecta. Mira si puedes modificar la puntuación, sin cambiar una sola palabra, para que la oración se lea correctamente.

3. Había una vez un corcel con fama, con lustre y con brillo

Cuál piensas tú era el nombre del potrillo

La comunicación

Una unidad de comunicación incluye un emisor (E) quien emite un mensaje hacia un receptor (R). Se utiliza un código (un lenguaje) que habitualmente es compartido y se transmite a través de un canal que es el medio que se utiliza (oral, escrita, personalmente, a través de un medio material, etc.). Tanto desde la salida del emisor como hasta la llegada al receptor pasan por una serie de procesos a los que llamamos filtros que comprenden cuestiones personales (percepciones, emociones, cultura, experiencia, deseos, expectativas, hábitos de escucha) Estos filtros son responsables de que el mensaje emitido sea diferente al recibido. Todo esto se da en un contexto determinado que es además del lugar, la oportunidad, la cantidad de público, etc.

El Receptor interpreta el mensaje en función de sus propios filtros devolviéndolo al Emisor de la misma manera. Este ida y vuelta genera la interacción, cerrando la unidad y posibilitando nuevos circuitos similares.

En la empresa

Infinidad de mensajes de todo tipo atraviesan el día de la gestión en una empresa. A todos les cabe las generales de la ley de lo anteriormente descripto, sean mensajes orales o escritos pueden convertirse en malos entendidos, en "fallas". Algunos las llamamos barreras de la comunicación.

En los casos de los acertijos presentados se trata del modo en que son formuladas las afirmaciones con aparentes contradicciones que no son tales si uno presta atención.

Por ejemplo, en la famosa letra chica de los contratos se suelen "esconder" muchas de estas expresiones y en la letra grande también, en contratos, propuestas, manuales de procedimientos, instrucciones, consignas, ya sea expresadas en forma oral o escrita.

De una manera o de otra el mensaje no llega al receptor como el emisor hubiera querido que llegue. Otras veces, lamentablemente sucede en muchas negociaciones, se utilizan artilugios similares a los acertijos para hacer creer una cosa en lugar de otra.

Conocer las barreras y poder superarlas es fundamental para lograr una comunicación clara y fluida. Este proceso de aprendizaje es imprescindible para la gestión eficiente de las organizaciones.

Recomendaciones

Si usted es el emisor revise muy bien el texto o expresión que dirija a otras personas para que el mensaje sea lo más claro posible y no dé lugar a interpretaciones erróneas o confusas. Cerciórese que su interlocutor comprendió el mensaje que usted quiso transmitir.

Si usted es el receptor, también revise bien lo que está leyendo o preste mucha atención a lo que escucha y cerciórese de haber comprendido adecuadamente lo que su interlocutor le ha querido transmitir.

Respuestas

1. El papá de Alberto tiene cuarenta años y el abuelo, por el lado de su madre, tiene cuarenta y seis.

2. Caminata de Sara: El último domingo, cuando Sara salió a caminar, vio a un policía; saltando a la cuerda, vio una bomba de incendios; comiendo helado, vio una ardilla; susurrando una canción, vio dos petirrojos; jugando a la rayuela, vio a un organillero y su mono.

3. El poema no plantea ninguna pregunta. El nombre del potrillo es "Cuál piensas tú".

Amigo lector: En su empresa ¿los mensajes están más cerca de ser acertijos o de ser claros y entendibles?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario