Columna del domingo
"El Veredicto": decisiones en la empresa
Domingo, 8 de agosto de 2021Escribe: Eduardo Press.

El 26 de mayo de 2016 a las 20:29 un avión de combate de la Fuerza Aérea Alemana piloteado por el mayor Lars Koch a través de un misil aire-aire derriba un avión de pasajeros Airbus A320 con 164 ocupantes. No hubo sobrevivientes. El avión se dirigía de Berlín a Munich.

El avión había sido capturado por terroristas quienes amenazaban con estrellarlo contra un estadio de fútbol con 70.000 espectadores durante un partido entre las selecciones de Alemania e Inglaterra.

El mayor Koch recibió instrucciones de sus superiores de provocar el descenso de la nave en el aeropuerto más cercano. Los terroristas no solo no acataron la intimidación sino que sin ninguna demanda ni aspecto para negociar estaban decididos a continuar con su plan.

El piloto alemán desobedeció las órdenes de no derribar la nave y decidió hacerlo sacrificando 164 vidas para salvar a 70.000.

Fue acusado de asesinato ¿Culpable o inocente?

Nada de esto sucedió en la realidad. Es ficción. "El Veredicto" es el título de una película que narra esta historia. Como comentario al margen lo interesante que tiene la película es que es interactiva, pone al espectador en el lugar de jurado y uno tiene que enviar su veredicto "culpable o inocente" vía redes. Luego continua con el "el veredicto" de los espectadores.

Decisiones

En la película el juicio transcurre mostrando un proceso en el cual se evalúa si es ético sacrificar vidas por salvar a otras, si el "mal menor" es un buen o mal argumento para tomar decisiones, si se cumple con la constitución y las leyes o bajo qué circunstancias se puede obrar por fuera de ella, el antiguo dilema: si el fin justifica los medios...

En las organizaciones sea en la gestión del día a día o en la definición de políticas a mediano o largo plazo quienes tienen que tomar decisiones se ven expuestos a circunstancias parecidas, por supuesto no son vidas humanas las que están juego pero los interrogantes a la hora de tomar decisiones pueden ser similares.

¿Elegir el mal menor es una decisión correcta? ¿Incumplir las normas es justificable?

En las empresas

En toda la escala de una organización hay personas que toman decisiones, a mayor responsabilidad mayores son las consecuencias. Aunque suene drástico sigue siendo real: de ellas puede depender el futuro de la empresa.

En las tomas de decisiones se pone en juego la ética, las emociones y las creencias de quienes están a cargo. Por más que se vele por apoyarse en hechos objetivos toda observación pasa por el filtro de quién la realiza.

Criterios

¿Qué criterios se utilizan para tomar decisiones en una empresa? ¿Existe (o debería existir) un marco que las guíe?

Creemos que siempre existe un criterio, lo que no sabemos es si aquellos que toman las decisiones saben que las tienen. Tampoco si siempre se utiliza el mismo o se cambia según las circunstancias.

En general se supone que aquél que toma decisiones en una empresa lo hace con la convicción de que es lo mejor. Pero... ¿cómo sabemos qué es lo mejor? ¿Cuáles son los criterios que determinan que eso "es lo mejor"?

Se considera que una decisión es correcta cuando cumple con la gente y cumple con la ley. ¿Qué tan delimitados están estos campos en la práctica?

Cuidar a la gente es no dañar física y mentalmente. Darles recursos y herramientas para desarrollar sus tareas, capacitarlos, motivarlos, que sepan y sientan que su trabajo vale la pena.

Esto está muy lejos de plantear que no se pueda cuestionar una acción, hacerlo sin atacar al otro es parte de la responsabilidad de la organización sobre su gente.

La ley es un marco que establece parámetros sobre los que se puede y lo que no se puede, en una empresa sería equivalente a lo que es la Constitución para un país.

Aquí es donde adquieren valor los tan meneados conceptos de visión, misión y fundamentalmente los valores. Son la base de cualquier marco que establezca criterios en la toma de decisiones.

Al hablar de valores estamos rozando el tema de la moral y la ética. Humberto Maturana decía que es moral cuando se cumple con la ley y es ético cuando se cumple con la gente. De eso se trata.

Entonces el marco del cual hablamos deberá fijar los principios morales bajo los que operarán los integrantes de la empresa, marcando las pautas sobre las que actuar para solucionar conflictos éticos que aparezcan durante la gestión.

Pensamos que los directivos de una empresa no solo debieran ver a la ética como un instrumento valioso para la toma de decisiones, sino también como un elemento que les permitirá sobrevivir a largo plazo. Las organizaciones más exitosas y con una mejor imagen en la sociedad son aquellas que trabajan bajo criterios éticos bien definidos.

Se puede no hacerlo. Nadie está obligado. Si bien se pueden obtener beneficios económicos a corto plazo esos resultados serán efímeros en algún momento. Tarde o temprano el funcionamiento falla y, con ello, la unidad de la organización.

Tener un marco que establezca criterios no es una garantía para que se hagan bien las cosas, a veces debemos desviarnos de alguna norma. Cuándo, cómo y porqué, lo determina la ética de la persona que toma la decisión.

En una escena de la película el juez dice algo muy interesante: "Aunque cueste asimilarlo, las leyes no pueden resolver todos los dilemas morales sin contradicciones"

Así es.

Amigo lector: ¿existen en su empresa criterios compartidos para la toma de decisiones?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario