Liderazgo y Empresa - Opinión
La Peque Pareto se despidió de las olimpíadas. ¿Qué hacemos con los "veteranos"?
Domingo, 1 de agosto de 2021Por Eduardo Press.

Paula Pareto es una joven argentina de 35 años, judoca y médica, ambas actividades por vocación. Fue medalla de oro en las olimpíadas 2016 (siendo la primera mujer en el deporte argentino en ganar un oro olímpico). Con estos antecedentes compitió por una medalla en los actuales JJOO. Aunque esta vez no pudo ser.

Como médica trabajó activamente en el frente de batalla en la pandemia, que todavía nos acompaña, a la par de su preparación para la competencia, a esto se le sumó una lesión que le impidió desarrollar todo su potencial y perdió la oportunidad de acceder a una medalla más.

Sin embargo tuvo otros reconocimientos: ser designada representante americana como una de las siete portadoras de la bandera olímpica (uno por cada región del mundo) por su participación durante la pandemia y el recibimiento de la delegación argentina en su regreso a la sede después de perder su último combate.

Un pasillo humano, aplausos y vítores, recibida como una verdadera triunfadora. Con estos laureles anunció su retiro definitivo de las competencias.

El futuro

Qué hará de su vida no lo sabemos. Según sus dichos seguirá especializándose en sus intereses en el campo de la medicina. ¿Y con el deporte? No lo comunicó aún.

Estará en ella misma y en la dirigencia deportiva si atletas más jóvenes aprenderán de su experiencia a lo largo de tantos años en los más altos niveles de competencia.

En las empresas

Sucede algo muy parecido, no hay combates ni medallas, pero si hay competencia, logros y un momento de retiro del frente de batalla. A diferencia del deporte en las empresas ocurre en edades más avanzadas, quizás más "riesgosas" en el campo existencial.

En estos tiempos cada vez más personas en pleno uso de sus facultades físicas e intelectuales y en plena actividad, se ven ante la perspectiva del retiro laboral, a veces por propia decisión y otras por decisión de otros.

Esas personas poseen un capital que pocas veces es valorado y tenido en cuenta, el capital del conocimiento y la experiencia.

Si bien en otras notas hemos mencionado la importancia de integrar las nuevas y viejas camadas vale la pena dar alguna nueva vuelta por el tema.

¿Qué hacer con los "veteranos"?

Salir por la puerta grande. Una persona que dedicó años de su vida a la gestión, que dio lo mejor de sí, merece al momento de retirarse salir por la puerta grande. No siempre se ve esto. Conozco muchos casos en los cuales se prescinde de un ejecutivo de un momento al otro.

¿Qué significa irse por la puerta grande? Hacerle saber a esa persona la gratitud por su desempeño y hacerlo público, dar la oportunidad de despedirse de su equipo de trabajo y recibir un "feedback". Además de la correspondiente compensación económica recomendamos la entrega en algún tipo de ceremonia (aunque sea pequeña, breve y austera) de algún objeto material que simbolice y recuerde ese momento.

Desprenderse o conservarlo como asesor. Todas las personas cumplimos ciclos en diferentes actividades, en las empresas sea por edad, por cambios en las políticas de gestión, etc. Cuando sucede con un directivo cabe preguntarse si deberá desvincularla totalmente o se podrá crear una instancia para conservarlo como asesor para algunos temas y para las nuevas camadas, opción que nosotros recomendamos.

Preparación para el retiro. Es habitual que en el momento de la desvinculación se le informe al interesado sin tiempo para procesar la información, es una opción. Las empresas que actúan de esa manera suelen fundamentar dicha acción en conceptos basados fundamentalmente en el miedo a la reacción del otro. Un buen ejemplo de una profecía autocumplida....tomo una decisión pensando que el otro va a reaccionar contra la empresa entonces para cubrirme lo hago de tal manera que provoco la reacción negativa, con lo cual compruebo mi hipótesis inicial. Toda relación de años es un proceso, nada sucede de un día para el otro. Así como el ingreso de una persona necesita de un tiempo para familiarizarse con el funcionamiento de la organización, recomendamos "preparar" el retiro. Conversar, escuchar, explicar, contener, reconocer los méritos.

Apoyo de las autoridades. Consideramos que es necesario el apoyo de las máximas autoridades de la empresa para llevar adelante estas acciones y abrir espacios para permitir el reconocimiento de sus pares y equipo de trabajo. También es pertinente consultar por planes sobre su retiro y proyectos a futuro.

El legado. Todo directivo después de muchos años de trabajo está en condiciones de dejar un legado, a través de su ejemplo, de sus conocimientos, de lo que puede enseñar. El tema es si se toma y se aprende o se deja y se pierde.

La ética. Queremos destacar aspectos éticos que existen en toda decisión empresaria. Nosotros promovemos el cuidado de las personas. No hay ningún motivo para no actuar éticamente con una persona que ha cumplido su ciclo en la organización. La ética agrega valor a la empresa, la hace mejor.

¿Cuál es una conducta ética? Cuidar, contener y no abandonar.

Amigo lector:

En tu empresa ¿le das espacio a la experiencia y al conocimiento o te desprendés de ellos sin más?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario