Busca captar volúmenes para mejorar precios
Banco de Vinos: controlan contratos y 350 bodegas que elaboraron a terceros antes de intervenir
Domingo, 1 de agosto de 2021
Por: Miguel Flores - @floresisuani

La posibilidad de que finalmente entre en acción el Banco de Vinos, la figura creada por el Gobierno provincial en 2020 para intervenir en el mercado mediante la retención de volúmenes y así tonificar precios, está cada vez más cerca. De hecho, es una decisión inminente según lo decidió la entidad en su última reunión, aunque dependerá de que terminen de registrarse los contratos de compraventa y de los controles para chequear quienes son los tenedores de vino, que comenzaron el viernes 30.

En concreto, son 350 bodegas las que elaboraron "a fasón" unos 6 millones de litros, y forman parte de las inspecciones de la Dirección de Fiscalización y Control. Es el organismo encargado de hacer cumplir la ley provincial 7101 (elaboración por cuenta de 3eros) y la 9133 (registro de contratos de compraventa), tanto en las transacciones de materia prima como de vino. 

De acuerdo a lo definido durante el último encuentro del Banco el miércoles 28, el organismo de contralor hará un primer control electrónico de los contratos asentados hasta el sábado 24 de julio, tras cruzar bases de datos de la Dirección de Industria y declaraciones juradas anuales ante Fiscalización, el INV (a través del formulario C-05) y la Bolsa de Comercio.  

Según las DJ ingresadas el 30 de mayo último, el dato preliminar de 6 millones de litros repartidos entre las bodegas que elaboraron uva de terceros, a priori, representa aproximadamente 1/3 parte del total del vino existente luego de la cosecha 2021, que aportó 11,4 millones de litros nuevos

Sin embargo, para las autoridades del Banco de Vinos es un volumen escaso en el contexto actual de un mercado y precios que para los productores no se condicen.

"De haber diferencias se pedirá una aclaratoria para luego proceder a las inspecciones físicas en bodegas y constatarlo en los siguientes 15 días", explicó el director de Fiscalización, José Cortez. En caso de irregularidades, hay multas (equivalen al 5% del monto del contrato con un tope de $100 mil), aunque también puede llegar a inmovilizarse el vino comprometido.

Independientemente de la tenencia de volúmenes de vino, hay antecedentes cercanos de incumplimiento en operaciones de compra de uva tras una vendimia que dejó más de 22 millones de quintales. Desde mayo se iniciaron procesos a 10 bodegas que no asentaron contratos por $20 millones (unos 10 mil quintales aproximadamente), aunque de acuerdo a la estadística oficial están lejos de las 50 infraccionadas durante el 2019 cuando entró en vigencia la ley de Contratos. 

En "zona de intervención"

Por lo pronto, el director del Banco de Vinos, Alfredo Aciar, presentó el jueves 29 ante las Comisiones de Economía y Comercio Exterior, y de Hacienda y Presupuesto del Senado provincial un informe con el detalle de las acciones adoptadas en lo que va del año. 

Fue un día después de que el directorio volviera a sesionar y sus miembros ratificaran que la entidad está en "zona de intervención". Esto, dadas las existencias o stocks proyectados (equivalentes a 5,5 meses de comercialización o despachos al consumo) y su impacto en los precios, aunque se decidió pasar a un cuarto intermedio hasta entrado el mes de agosto.

Luego de resaltar que el Banco es una herramienta complementaria al acuerdo de diversificación de la producción con San Juan (destinar un porcentaje de la cosecha a mosto para equilibrar los stocks vínicos), según Aciar explicó que "hay cierto consenso en la industria que el nivel de stock siempre se mantenga entre los 4 y 5 meses de comercialización, un nivel de stock que se condice con precios tonificados y rentables para los productores".

En definitiva, el funcionario enfatizó ante los legisladores la misión del espacio que preside: estabilizar los ciclos de precios que muestra la industria. Y de esa manera la rentabilidad de toda la cadena.

"Mejorar la distribución de ingreso entre los eslabones, pero básicamente protegiendo a los productores y elaboradores de vino. Cuando hay excedente vínico el Banco tiene que intervenir tratando de aspirar ese excedente y tentando a los tenedores de vinos para que lo depositen. De esa manera queda inmovilizado y no puede comercializarse, se equilibran los stocks nuevamente. Eso hace que los precios retornen a la senda que buscamos", resumió.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario