Primera División

Cristian Díaz: "No fue culpa del árbitro que Arsenal nos haya hecho tres goles"

"Defendimos mal en la pelota parada, sabiendo que ellos se hacen fuertes por esa vía", mencionó el DT del "Rojo". Además, opinó sobre los incidentes y pidió "tomar decisiones".

Por Sección Andino Sports

Si Independiente todavía mantenía ilusiones de pelear el campeonato hasta el final, las mismas se desvanecieron por completo luego de caer por 3 a 1 en su visita a la cancha de Arsenal y sumar la sexta derrota en el actual Torneo Clausura. Con 17 puntos y a siete de Boca, que todavía no jugó, la misión de pelear bien arriba hasta el final parece imposible y Cristian Díaz lo reflejó con sus palabras post partido.

"Hoy defendimos mal la pelota parada, sabiendo que ellos se hacen muy fuertes con ese tipo de juego. Vi en la cancha un equipo de hombres que jugó un mal primer tiempo y que se propuso ganarlo en el segundo, pero no alcanzó. De todos modos hubo entrega, solidaridad y actitud", opinó el conductor del plantel tras la segunda caída por goleada de su era, siendo la anterior por el mismo resultado ante Colón en la provincia de Santa Fe.


Los simpatizantes del "Rojo" se fueron del estadio muy descontentos con la actuación del referí Juan Pablo Pompei y un sentimiento similar compartieron algunos jugadores como Facundo Parra, quien lo encaró con la finalización del juego y lo acusó de ser el peor de todos los hombres de negro. "Tengo una forma de pensar y de actuar, tengo la intención de seguir manejándome de la misma manera, a pesar de haber perdido. El fútbol es así, se equivocan a favor y en contra y no fue culpa del árbitro que Arsenal nos haya hecho tres goles", expresó sobre la labor del juez. Pero igualmente, remarcó: "En la expulsión de Julián (Velázquez) no me pareció para tarjeta".

A su vez, el director técnico explicó lo sucedido con Leonel Galeano, marcador central que fue reemplazado en el entretiempo por Gabriel Vallés. "Fue un gesto loable de su parte pedir el cambio. No había practicado el viernes porque tenía fiebre y le duró hasta la noche. Se había levantado bien, entendimos que estaba para jugar, pero sintió el partido y tuvo que salir", resumió.

Y para el final de su diálogo con la prensa quedó el tema de la violencia y los disturbios que generaron los barra bravas desde las afueras del estadio, arrojando proyectiles contundentes hacia adentro: "Es una vergüenza lo que pasó, estamos premiando la puntería hasta que maten a alguien. Yo fui a tratar de calmar a la gente de Independiente para que no pasara nada, pero las piedras volaban desde afuera y eso no me lo contó nadie porque lo vi yo. Sea en la cancha de Arsenal, la nuestra o en la que sea, hay que tomar decisiones".

Fuente: playfútbol

Te Puede Interesar