La historia no se repite pero se parece
Domingo, 27 de junio de 2021Por Marcelo López
Por: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202

Tanto oficialismo como oposición comienzan a velar sus armas para la contienda electoral. Las hojas del taco del almanaque (si es que alguno queda sobre los escritorios) vuelan rápidamente. En poco más de 30 días alianzas y candidatos deberán estar inscriptos para el primer round del 12 de septiembre.

Hacia allá vamos con un oficialismo en forzado silencio sobre candidaturas y otras hierbas electorales con la vista puesta en las vacunas, la pandemia y la economía que serán los jugadores que decidan la contienda.

La oposición con toda su artillería apuntada a fortalecer su núcleo duro y enfrascada en debates y declaraciones públicas que provocarían envidia en aquel Boca de fines de la década del 90.

Los ciudadanos -que son finalmente los que darán su veredicto- ven tan lejano el 12 de septiembre como el kilo de vacío en el mostrador.

El Gobierno nacional ganó estos días una nueva la pulseada contra los economistas y prestidigitadores del ecosistema financiero mediático al cerrar el acuerdo de postergación de pagos con el Club de París, dejando otra vez en ridículo a los sabihondos y suicidas declarativos y a los que gobiernan por Twitter.

El logro del goleador de Sacachispas es otra muestra que está en el top 3 de los funcionarios destacados de este Gobierno, pero no es visualizado ni es suficiente para una sociedad que ve que el mango no le alcanza y que recibe un bombardeo permanente de información contradictoria y casi rozando la falsedad, a lo cual colabora la zigzagueante comunicación del Ejecutivo.

El sainete de la carne es claro ejemplo de estas fallas de comunicación y de como muchas veces le terminan marcando la cancha ante la ingenuidad explicativa de los funcionarios.

No es fácil entender cómo el Gobierno se dejó copar la parada para que todo el mundo haya comprado que se prohibieron las exportaciones de carne cosa, que cómo ya explicamos, es mentira como también lo es que ahora se puede exportar solo el 50 % del tonelaje exportado el año pasado.

Durante 30 días lo único que se cerró fue la exportación a los mercados asiáticos (más bien China) y ahora el cupo del 50 por ciento es exactamente en el mismo sentido. En ninguno de los dos decretos estuvo incluido el corte de los envíos al mercado norteamericano, ni las cuotas Hilton y 481 al mercado europeo, ni ahora tampoco la de carne kosher a Israel.

Entonces por qué el Gobierno se comió un lock out del Partido Agrario de la Pampa Húmeda y se sentó a negociar como si no se pudiera subir ni un kilo de carne a los barcos es un interrogante sin respuesta.

Quizás allí mismo esté la explicación del porque el supuesto acuerdo anunciado al principio de la semana no es tal, fundamentalmente por la interna entre frigoríficos exportadores, frigoríficos de mercado interno, productores "independientes" y la Mesa de Enlace y hasta dentro del propio Ejecutivo hay inconformismo con el acuerdo supuestamente logrado.Tanto que el propio presidente le critico a los exportadores el tonelaje que iban a destinar a los programas de cortes a precios alcanzables para el bolsillo de los consumidores. Este fin de semana seguían las negociaciones después de que el viernes dos zoom terminaran en la nada misma con desplantes cruzados entre ambas partes.

Mientras siguen llegando vacunas y el operativo avanza sin pausas, dejando otra vez en off side a los que escriben Twitter. Es difícil entender por qué dirigentes connotados, legisladores y comunicadores se exponen con tanta facilidad. La única explicación es que confían ciegamente en la coraza mediática que los rodea, porque es imposible creer que posean tal ignorancia que ni siquiera los lleve, a por lo menos, informarse medianamente.

El último blef montado se les desmoronó exactamente ayer cuando las agencias internacionales informaron que Israel volvía a decretar la obligatoriedad del uso de la mascarilla o tapaboca en los espacios públicos, las escuelas en niños mayores de 7 años y en los lugares considerados de mayor riesgo o posibles aglomeraciones. El videíto de los niños sacándose el barbijo ya lo pueden ir borrando de sus cuentas.

Los derrapes son variados de ambos lados, sin embargo, nadie parece sacar la ventaja suficiente.

Estos polos enfrentados, la famosa grieta no es nueva. Es un relato de fantasía que un ismo la haya traído a nuestra vida.

La grieta es parte fundacional de nuestra Argentina, los Boca-River en casi todo lo que nos rodea (incluso el fútbol) son parte identitaria de cómo nos hemos conformado como sociedad con una característica muy fuerte que sí es casi exclusiva, priorizar los intereses individuales o de grupos reducidos de poder concentrado por sobre los colectivos o las mayorías.

Ayer se recordaron, casi desapercibidos, los 200 años del nacimiento de uno de los grandes exponentes y fogonero de las primeras y mas sangrientas grietas de nuestra Argentina, el Puerto contra el Interior. Hablamos de Bartolomé Mitre.

Personaje polémico como pocos, defensor profundo de la Argentina centralizada, agropecuaria, casi colonial y complementaria y dependiente de la Corona británica. Personaje que no dudo en tomar el segundo gran empréstito (después del de Rivadavia) con la Baring, para poder financiar la Guerra de la Triple Infamia, que no solo se transformó en una tragedia para nuestra patria y nuestros hermanos paraguayos sino en un gran negocio para los amigos del presidente Mitre.

Los representantes de la sociedad porteña y de Buenos Aires, que creían que la única forma de terminar de imponer el modelo que detallamos más arriba era derrotar completamente a los caudillos del interior, los blancos uruguayos y al Mariscal Solano López, no tuvieron demasiados problemas en aprobar en la Legislatura el 27 de Mayo de 1865 el empréstito por dos millones y medio de libras esterlinas unos 12 millones de Pesos Fuertes.

No hace falta explicar por qué los ingleses estaban interesados en financiar la Guerra contra el Paraguay. Para negociar el crédito, Mitre designó a Norberto de la Riestra que había residido en Londres varios años y tenía fluidos contactos con el mundo financiero británico, tanto que al volver a Buenos Aires fue el autor del proyecto por el cual la Provincia de Buenos Aires (casi sinónimo de Argentina en aquellos años) entregaba a una compañía londinense su banco por un periodo de un cuarto de siglo con la facultad de emitir papel moneda pagadero a la vista ( billetes) de curso legal no solo en la provincia sino en todo el país.

Como dijimos el crédito pactado nuevamente con Baring Brothers (al igual que Rivadavia) fue de 2.5 millones de libras esterlinas en dos series bianuales 1866 y 1868. Pero cuánto llegó de ese préstamo. Para empezar el Gobierno Argentino debió hacerse del efectivo necesario para afrontar la Guerra y tuvo que colocar los bonos en el Mercado de Londres, la primera serie al 75% y la segunda al 72.5 % por lo que recibió 1.857.850 libras a lo que además hubo que restar los gastos de colocación y transmisión 68.817 libras y los gastos del comisionado 14.580 libras. Al Gobierno de Mitre para financiar el latrocinio le llegaron poco mas de 1.7 millones de libras, menos del 70% del préstamo original. Más de 800 mil libras esterlinas se perdieron en el camino de manos amigas y cercanas.

Los siglos pasan, pero no las formas de hacer negocios de los amigos del gobierno de turno y de los centros del poder financiero de cada momento.

Muchos recordaran las declaraciones de Maurice Claver cuando confesó que el crédito del Fondo Monetario Internacional fue brindado a la Argentina con el fin de ayudar a la fallida reelección de Mauricio Macri. La historia cuenta que los funcionarios de la Baring Brothers, en aquel momento, aseguraron que el préstamo era debido al prestigio personal de Mitre y De La Riestra y que era concedido fundados en la amistad de ellos con el primer ministro William Ewart Gladstone,

La historia también afirma que, al partir de Inglaterra en 1869 los accionistas y miembros de la prensa británica le entregaron a Norberto de la Riestra una estatua de plata de George Canning y un pergamino recordatorio.

La historia no se repite, pero se empeña en parecerse y si hay algo claro es que el conflicto de intereses en la Argentina, 150 años después, no solo no está saldado sino que está vivito y coleando.

Don Enrique nos regaló esa metáfora de sabihondos y suicidas de la que hablamos, pero también nos regaló la poesía que refleja este Cambalache que nos toca transitar.

Esta nota habla de:
Tamaño del texto
Comentarios
Alberto
30-06-21 22:11
Dijo Mark Twain : La historia no se repite, sino que rima.
Tu comentario