Liderazgo y Empresa
En la selva misionera nadie queda en el camino, ¿en tu empresa?
Domingo, 13 de junio de 2021Escribe: Eduardo Press.

Hace pocos años atrás llevé a mi nieta y una amiguita de ella a Iguazú para que conocieran las cataratas. Recorrer ese paisaje ya de por sí fue una experiencia maravillosa y la experiencia del viaje nieta/abuelo también.

El Parque Nacional Iguazú ofrece otros atractivos además de las cataratas, entre ellos un lugar que recomiendo visitar Guira Oa. Es un lugar que se dedica a recuperar y rehabilitar animales heridos o deteriorados sea por ser víctimas de accidentes, de otros animales, de cazadores furtivos o de contrabandistas de ejemplares (se llegaron a encontrar en un baúl de automóvil decenas de aves de especies autóctonas de la zona).

Tienen un servicio de excelencia, los reparan y los mantienen en espacios lo mas parecidos al hábitat natural de cada especie para ser reintegrados cuando lo consideren aptos y a los que no los utilizan para la reproducción.

Ellos hablan de "nadie queda en el camino".

¿Qué sucede en las empresas?

Esta experiencia la tomo como una metáfora de que he visto suceden en muchas empresas, reflexionar e invitar a hacerlo.

En las empresas cualquiera sea el nivel jerárquico hay personas con diferentes características, aptitudes y habilidades, que cumplen sus funciones y realizan sus tareas, algunos en tiempo y forma, otros sin tiempo y sin forma y otros cumplen con alguna de las dos.

En pocas palabras hay personas que hacen las tareas muy bien (los mejores) y otros mas o menos (los menos mejores).

Habitualmente el directivo o la autoridad sea de toda la empresa, de un área o de un equipo ¿qué hace? Cuando necesita algo importante se apoya en los mejores porque todo le resulta más fácil, "le da menos trabajo", y deja las tareas más intrascendentes y rutinarias para "los menos mejores".

Por supuesto que los resultados inmediatos son satisfactorios, consigue lo que necesita en tiempo y forma (genial!) pero ¿qué sucede a mediano plazo?

Que los más mejores van a ser cada vez más mejores y los menos mejores van a ser cada vez menos mejores. Ya no parece tan genial. ¿Por qué? Porque se genera una organización ineficiente con pobre provecho de los recursos.

Volviendo a Iguazú. Es como si se dijera...no nos ocupemos de los animales heridos total en la selva quedan sanos. Con esta filosofía a mediano plazo no va a quedar ninguno.

Lo mismo sucede en la empresas, los más mejores son sobrecargados de trabajo porque hacen todo bien y el riesgo es que se harten y se vayan. Resultado: en la empresa se quedan con los menos mejores. ¿Ganancia? Ninguna.

¿Cuál es la función de líder?

Nivelar para arriba. Que nadie quede en el camino

¿Lleva tiempo? Sí, claro. ¿Pero para que está un dueño, un Ceo, un gerente, un coordinador de equipo si no es para mejorar permanentemente su plantel de gerente? Quizás sea su principal función.

¿Cómo se nivela para arriba?

Acompañando, ofreciendo ayuda, enseñando, educando, buscando la manera de que cada uno pueda dar lo mejor de si mismo.

Si al de rendimiento bajo lo dejamos ahí, como un animal herido en el camino, la que se perjudica es toda la empresa porque hay una parte de ella que es ineficiente y a la larga toda la empresa es ineficiente.

El atajo es apoyarse en los mejores, bien, salimos del brete de la urgencia (hoy todo "es urgente") no perdamos de vista que estamos dejando de lado las consecuencias del corto y del mediano plazo.

La función de un líder es hacer que todos, todos, sientan que su trabajo vale la pena, y eso se consigue atribuyéndole valor a lo que cada uno hace. Todas las tareas en una empresa son necesarias, y si no son necesarias pues entonces que no se hagan. Hacer cosas innecesarias que nadie valora desmotiva.

En síntesis

Si hay empleados de menor rendimiento en primer lugar conviene evaluar cuáles son los motivos, puede estar sobrecapacitado o subcapacitado, ambas bajan el rendimiento, puede estar haciendo tareas que no requieren sus mejores aptitudes, puede no estar en el sector para el que está mejor preparado. Lo que seguro no es conveniente hacer es desatender la situación. Sino habrá cada vez más animales heridos que quedarán el camino y cuando nos querramos dar cuenta en la selva no habrá animales sanos.

Amigo lector: Para reflexionar ¿qué quiere hacer en su empresa: dejar animales en el camino o rescatarlos para la vida plena? Usted decide.

*En colaboración con la Licenciada Sofía Florín, especialista en Psicología Organizacional.

Tamaño del texto
Comentarios
Zulma Fabiana Tabacchi
18-06-21 06:08
Estimado Eduardo, todos tus aportes son de excelencia. Me atrapan tus notas, te sigo siempre. Y demás está decirte que fue un placer trabajar con vos, en Fundación Preventae. Fuiste un pilar fundamental para mi, tus consejos, tus charlas, tú soportes, opiniones... experiencias... Pilar fundamental sin dudas...
Todo lo que publicas y tu trabajo tiene un contenido muy rico, atractivo, en tus ideas innovadoras, las imágenes y las metáforas, con el texto dan un sentido a la buena orientación de las empresas. Preguntas y Respuestas... Breves, y muy claras !!! Es más... Siempre... Te hice el comentario... Que más de una vez en reuniones... O en tus publicaciones... Tan solo tus preguntas... Me dejan pensando... Analizando, Interpretando...
Te admiro, por tu trayectoria y capacidad de seguir en este camino tan lindo... Como el trabajo en equipo de Salud...Ojala, tenga la suerte de volver a reencontrarnos y volver a trabajar juntos... Realmente sos muy valioso, te respeto y te admiro !!! Aprendí de vos, muchísimo!!!
Admirable trabajo !!! Saludo cordial y siempre hacia adelante...
Tu comentario