testigos complicaron al juez
Caso Bento: las coimas ofrecidas en "Pyme Vip", la recordada causa por trata de personas
Miércoles, 9 de junio de 2021
Por: Pablo Segura

La investigación por supuestas coimas en la justicia federal, pesquisa que tiene al juez Walter Bento como principal imputado -en total hay 24 acusados-, saca a la luz decenas de irregularidades en las instrucciones de distintos casos que pasaron por el Juzgado Federal 1.

En los últimos días declararon dos ex policías federales que fueron condenados en la recordada causa "Pyme Vip", el prostíbulo que funcionaba en calle 25 de Mayo de Ciudad y donde se explotaba sexualmente al menos a 30 mujeres. Por ese hecho, hubo 8 condenas.

Los ex uniformados confirmaron la existencia de coimas y hasta admitieron haber sido entrevistados por Diego Aliaga, quien les pidió $200.000 a cada uno de ellos para "zafar en la causa".

La investigación por trata de personas denominada "Pyme Vip" terminó con 8 condenados. 

Quienes declararon son Ángel Arias y Nelson Bravo, que fueron condenados a 2 años de cárcel en suspenso e inhabilitación perpetua. En forma separada, los dos confiaron que en ese entonces, en febrero del 2013, investigaban un supuesto tráfico de drogas en ese lugar.

Que sorpresivamente, el primero de mayo de ese año los citaron a indagatoria en el juzgado y que fueron notificados de la acusación en su contra en la causa "Pyme Vip", donde se investigaba trata de personas.

Fue Arias quien contó que uno de los días en los que fue citado a tribunales federales fue abordado por un hombre que se identificó como "Diego" -por Aliaga- y que este le dijo "que le podía dar una mano".

Por esto caminaron hasta el café "Tribunañes", ubicado sobre Pedro Molina, donde "Diego" le aseguró "que podía hacerlo zafar de la causa".

"Yo reiteré que no había hecho nada, que era inocente y él me dijo ‘sí, pero vos sabés como es esto'", declaró Arias, días atrás, en el marco de la investigación contra Bento por asociación ilícita.

El ex policía agregó que tras esa charla, Diego le pidió $200.000 y que él le contestó que no tenía plata. Por eso, explicó que llamó a Bravo para que fuera hasta el café y que allí Aliaga le volvió a pedir ese monto de dinero para "hacerlos zafar".

"Nos dijo que tenía abogados conocidos para sacarnos y nos preguntó si no teníamos autos para pagar. Le dijimos que no y nos fuimos. Ahora reconozco quién era ese Diego y también admito que me equivoqué de abogado", dijo Arias.

Las coimas pedidas a Solé, el principal acusado de "Pyme Vip"

Esto no fue lo único declarado por los ex oficiales de la Policía Federal. También aseguraron haber conocido a Matías Aramayo, uno de los abogados imputados en la causa de las coimas y quien, llamativamente, defendió en el juicio de "Pyme Vip" a los únicos tres imputados que fueron absueltos (por el beneficio de la duda), Saúl Segura, Emiliano Salinas y Sergio Guzmán.

Y como si esto fuera poco, dejaron constancia que Solé, el dueño del prostíbulo ya condenado a 10 años de cárcel, también fue entrevistado por los miembros de esta asociación ilícita, quienes le pidieron un millón de pesos para "hacerlo zafar".

Nuevas imputaciones y detenciones por la causa de coimas en la justicia federal.

Pese a las insistencias por parte de Aliaga y abogados, Solé dijo no tener plata y no aceptó. Luego, en julio del 2016, Solé sería condenado junto a otras siete personas.

Otras acusaciones contra Bento

Arias y Bravo extendieron su relato ante el fiscal Dante Vega y también dieron a conocer el accionar polémico de Bento en otras causas donde los ex policías estaban participando de la investigación.

Explicaron que entre 2008 y 2012 investigaron a un narco conocido como "Oso" Argumedo, sobre quien había suficientes pruebas. Sin embargo, sorpresivamente desde el juzgado de Bento ordenaron "cerrar la investigación".

Luego, gracias a la información de un datero que trabajaba con ellos, advirtieron que Argumedo era "amigo" de Bento y que le prestaba su departamento en Miami cuando viajaba a Estados Unidos junto a su hijo, quien realizaba un tratamiento médico en ese país.

En tanto que también declararon sobre una pesquisa por un prostíbulo ubicado en Espejo y 9 de Julio, llamado "Yeny". Tras obtener pruebas, abrieron un sumario pero, sorpresivamente, fueron citados por el propio juez Bento a su despacho.

Allí el magistrado les pidió "el número de celular del dueño del prostíbulo", lo que generó la demora en la pesquisa y la posterior cancelación de la causa.

"Para nosotros el objetivo de lo que nos pidió era demorar los allanamientos. Es muy raro que un juez te cite en el despacho", confiaron los testigos. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario