en Mendoza
A 2 meses del cierre ¿por qué demora la salida de Falabella y la llegada de sus sucesores?
Miércoles, 9 de junio de 2021

El locador se entusiasmaba en que finalmente iba a empezar a escribirse un capítulo definitivo esta semana, pero no será así. La salida definitiva del país de Falabella, ex locatario del Mendoza Plaza Shopping, se demora y al mismo tiempo también el vínculo que unirá a sus sucesores por varios años con el complejo comercial de Guaymallén, donde ahora apuestan al desenlace entrada la segunda quincena de junio.

Por estos días, los directivos de IRSA, el grupo propietario del primer shopping mendocino, cuentan hasta mil e intentan ponerle paños fríos al asunto. Una novela que ya acumula más de 2 meses desde que la cadena chilena, con la que aseguran no hay ningún tipo de conflicto que trabe el proceso, cerró su sucursal mendocina.

"Mantenemos una buena relación con Falabella, sólo que después de tantos años irse no es fácil por lo que conlleva la liquidación de sus activos en el país. Por eso aún falta firmar la entrega del local, sin lo cual tampoco es posible proceder al contrato con los dos nuevos locadores", explica Andrés Zavattieri, gerente general del Shopping, a Sitio Andino, tras confirmar que no será esta semana como estaba previsto a fines de mayo.

De remate: lo que hay y lo que falta

La semana pasada Falabella había bajado la "persiana virtual" de su tienda de e-commerce (www.falabella.com.ar) con un escueto adiós a los clientes. Ahora, ambas partes, locador y ex locatario del shopping agendaron al próximo viernes 18 como el "día D" para la tienda física. 

Es la fecha comprometida por los responsables de Falabella en Argentina para entregar las llaves del megaespacio en 3 niveles que ocupó durante los últimos 25 años, algo que IRSA espera para estampar la firma del nuevo contrato de alquiler que ya tiene bajo el brazo y cuyos detalles, hasta entonces, se guardan como si fuera un inviolable secreto de Estado.

Eduardo Porras, durante la última década a cargo de Falabella Mendoza y responsable de llevar adelante la liquidación de stock, mobiliario y equipos asegura que "aunque en las últimas sucursales que se cerraron siguen los remates (una modalidad más ágil), acá ya se vendió todo a dos o tres compradores". Sin identificarlos ni mencionar cifras, habla de "clientes grandes" del rubro

La última gran apuesta es una subasta virtual de 10.000 artículos que, entre su local porteño de Unicenter (será el jueves 10 a las 13) y el de Rosario (el martes 15 a las 11), Falabella puso en manos de dos rematadores. Los interesados en participar deben ir preparados para ofertar entre $20.000 y $500.000, y para eso deben crearse un perfil en la web de la compañía, con un depósito en garantía que se convierte en crédito a usar durante el remate.

Divididos en casi 350 lotes con precios rebajados hasta un 70%, hay sillas y sillones de oficinas, 40 TV LED Samsung, Philips y LG (estaban instalados dentro de los locales), escritorios en melamina, unos 50 monitores, teléfonos Alcatel, exhibidores, estanterías metálicas tipo góndola, carros exhibidores. También algunos aires acondicionados, impresoras y hasta un grupo electrógeno cotizado en $1,5 millón.

Mientras, en Mendoza el ejecutivo sólo espera "que le avisen" desde la cúpula de Falabella para firmar la recisión contractual y despedirse definitivamente como inquilino. Hasta entonces se ocupa de despachar los últimos muebles que fueron de la cadena a sus nuevos dueños, para permitir que las marcas que reemplazarán a la cadena trasandina puedan acondicionar el espacio de acuerdo a sus necesidades.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario