Liderazgo y Empresa
¿Se puede lograr que la gente sienta que su trabajo vale la pena?
Domingo, 9 de mayo de 2021Por Eduardo Press.
Por: Eduardo Press

 Hace unos días leía un artículo sobre el comportamiento de la gente durante la pandemia y en una especie de ciencia ficción la autora comentaba que el control remoto humano no existe. Y fantaseaba con lo posibilidad de apretar una tecla en un control y dirigir la conducta de la gente, que un hijo levante las cosas tiradas en su habitación, que la gente use barbijo, que mantenga la distancia social en una cervecería, que haga tal o cual cosa.

Mientras iba leyendo recordaba que allá lejos y hace tiempo cuando daba clases presenciales de psicología organizacional y hablaba de liderazgo decía que desde los principios de la historia siempre hubo personas cuya función era lograr que otros hicieran cosas. Desde los faraones, pasando por los jefes militares, dirigentes de gobiernos, rectores de universidades, dirigentes de empresas, etc.

Cientos de libros se publicaron sobre liderazgo, sus características, funciones, perfiles, etc. etc.

Pareciera que no es tan sencillo porque todavía se sigue escribiendo al respecto, nadie tiene la receta, la esclavitud y el feudalismo fueron superados, los aspectos mas inhumanos del capitalismo en cuanto al trabajo de la gente en la mayor parte del mundo ha sido superado pero....

....pero en el día de hoy sigo recibiendo consultas de dueños y directivos de empresas en la que me cuentan que todo anda bien pero no consiguen que la gente, "su" gente se comprometa con el trabajo, que "lo haga suyo". ¡Tamaño desafío para los consultores!

Por supuesto que registramos avances, en los últimos años aparecieron técnicas y procedimientos apoyados en nuevos conocimientos como las llamadas nuevas ciencias, la inteligencia artificial, el conocimiento sobre el funcionamiento del cerebro, nuevos estudios sobre el comportamiento humano todo ello contribuyó a mejorar las cosas, pero tengo una mala noticia, todo esto es bienvenido, es necesario pero no es suficiente, hay recetas pero ninguna asegura el éxito, y si uno así lo cree recomiendo reflexionar antes de actuar (soy consciente que es polémico lo que escribo y me expongo a comentarios diversos).

En el artículo del último domingo mencioné que una de las características para ser recordado era hacer sentir al otro que su trabajo valía la pena.

¿Qué es sentir que tu trabajo vale la pena?

Quiere decir que con tu trabajo estás aportando algo a tu comunidad, a tu entorno, la humanidad. ¿A la humanidad? ¿no será mucho?

No, no lo es, no hay trabajo por más pequeño que sea que no sea un aporte a la humanidad, no son solo grandes descubrimientos o inventos (hoy la vacuna contra el covid_19), lavar copas y platos en un local gastronómico también aporta desde la higiene su granito de arena para la salud, el cadete que llega a tiempo con su recado también está haciendo su aporte.

Estamos acostumbrados a medir el rendimiento en términos de números, cantidades, de lo que sea y nos olvidamos del rendimiento en términos de si se cumple o no con los valores, los valores personales, los valores de la compañía, los valores de la sociedad. Los valores son las rocas que el río no mueve, siempre están. Tener en cuenta los números es necesario pero no alcanza.

Cumplir con los valores es una de las tareas fundamentales del buen líder, de aquellos que son recordados,

Usted se preguntará lector, es muy lindo lo que dice pero ¿Cómo se hace? ¿Cómo se logra?

La clave para que la gente sienta que su trabajo es importante es que esté motivada. Motivar no es entusiasmar, no es juntar un grupo, hacerlos gritar una consigna levantando el puño en alto, motivar es dar motivos para trabajar, dar motivos para levantarse cada mañana y querer ir al trabajo.

Si un líder quiere que se gente se comprometa debe permitir que se apropie de su trabajo, nadie que no lo sienta como propio se adueñará del trabajo y se comprometerá. Sus misión es decidir hacia donde desea ir, cuál es la dirección, compartirlo con su equipo, establecer los valores, asegurar los recursos y asignarlos, lograr apoyo de la dirección y de su equipo, mantener la vista hacia el futuro y estar dispuesto a cambiar la dirección si fuese necesario.

Y...dejar trabajar alos que trabajan, la obligación del líder es saber hacia dónde se va, la del equipo llevar el barco hasta allá.

En síntesis:

· El trabajo debe ser visto como algo importante,

· Debe llevar a cumplir un objetivo comprendido y compartido con todos

· Los valores deben orientar todos los planes, las decisiones y las acciones.

Las personas deben comprender la razón por la que son necesarias, porqué su trabajo hace de nuestro mundo un lugar mejor para vivir. Aunque nuestro mundo sea la pequeña porción en las que nos toca estar.

Una vieja leyenda cuenta que había un grupo de hombres colocando ladrillos, se les acerca un paseante y pregunta a uno de ellos:

"¿Qué está haciendo?"" Ya ve" le contesta, "colocando ladrillos". Se acerca a un segundo hombre y le hace la misma pregunta. Le contesta "levantando una pared". Se acerca a un tercer hombre con la misma pregunta "¿Qué está haciendo?", "¿Yo?" "Levantando una catedral señor"

Estimado lector: en su trabajo ¿está colocando ladrillos o levantando una catedral?

Si su trabajo es gestionar el trabajo de otros ¿cree que sienten que su trabajo vale la pena?

*Especialista en Psicología Organizacional

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
Pampa Azul, mirando al mar
Escribe: Marcelo López Álvarez.
Agenda marcada y en cuenta regresiva
Escribe: Luis Abrego.