Ciclos cinematográficos
El atrapante cine de Néstor Frenkel tendrá su foco online
Jueves, 6 de mayo de 2021

Néstor Frenkel es uno de los directores más atractivos, particulares y prolíficos del documental argentino, con filmes que rompen con el típico lenguaje del género, en camino hacia un público más amplio y que se pueden ver durante mayo en comunidadcinefila.org.

"Siempre es lindo que quieran programar mis películas. Sobre todo un foco, donde se puede hacer un recorrido. El criterio lo puso la plataforma. Yo propuse agregar 'Los Ganadores', que es una de las menos vistas. Más allá de que fue una película con aceptación y generó diálogo, fue una película que quedó bastante guardada", explicó a  la agencia Télam el director.

Además de la cinta que tuvo su estreno en el Festival de Mar del Plata de 2017, se podrán ver la icónica "Buscando a Reynols", que marcó un antes y un después en el cine documental nacional, "Amateur" y "El gran simulador". También función especial de "Los visionadores", que tuvo su proyección en el último Bafici y que, previo al cierre de los cines, se pudo ver en algunas salas.

Fotograma de "Los Visionadores". Web.-

"Con el tiempo y el avance de las épocas, las salas ya eran un lugar complicado para acceder con documentales y la pandemia barrió con todo. Espero que en el futuro revivan salas para estas películas, no sólo para los tanques", comentó el realizador.

Tras algunos trabajos haciendo sonido en publicidades. Frenkel debutó en 2004 con la recordada "Buscando a Reynols", cinta sobre el grupo de rock experimental. Desde allí emergió como uno de los directores esperado en los festivales con su tono particular, que mezcla seriedad con humor, y que rompe con el estereotipo del documental.

-En una entrevista dijiste: "Nunca fui fanático de nada". Pero sí pareciera que lo sos de contar historias. ¿Qué tiene que tener una historia para que te atraiga y que quieras contarla?

-No soy fanático de cosas, pero esto de contar historias termino siendo mi afición y mi forma de ganarme la vida. Es mi trabajo, y quizá puedo ser una especie de fanático, podemos verlo así. No sé muy bien qué tiene que tener una historia. En principio, me debe atraer, conmover y dejar pensando. Que no pueda terminar de cerrarla y hacer la película sea la forma de acercarme para descifrar así una zona gris que no me deja tranquilo. Me interesa cuando una tensión, no cuando sé todo de la historia. La aventura de hacer la película es la de enfrentarme a esa historia. Es lo bueno del documental, que no tenés que tomar la decisión de antemano. Las películas se van haciendo, es donde se plasma todo el trabajo.

No sé muy bien qué tiene que tener una historia. En principio, me debe atraer, conmover y dejar pensando. Que no pueda terminar de cerrarla y hacer la película sea la forma de acercarme para descifrar así una zona gris que no me deja tranquilo.

-El encierro y la pandemia ¿Tuvieron algún impacto particular en tu creatividad?

-Sí, de hecho, la película que terminé hace unos meses y se estrenó en Bafici surgió de la pandemia, apareció en el encierro, y tuve la oportunidad de revivir eso que estaba abandonado. Fue un bálsamo, un salvavidas. Me dio energía y buen humor poder estar haciendo algo en medio de todo este drama. En principio, no me interesaba la película pandémica, que se trata de filmarme a mí, a mi gato y al sol pegando en la ventana. A mí no me nace hacer ese modelo de película. Primero me angustié, no pensaba en nada, pero luego surgió "Los visionadores".

-Sos de resolver tus filmes con poco de dinero. Una vez dijiste que no entendías como, en publicidad, se podía gastar un dineral en filmar un frasco de mayonesa.

-No creo que el dinero sea perjudicial Si tengo un presupuesto más grande, le puedo pagar mejor a mis colaboradores, por ejemplo. Sí es cierto que está última película la hice con presupuesto cero, prácticamente, y fue una experiencia muy buena también. Cada proyecto tiene su tamaño e incide el dinero en lo que uno va a hacer. No voy a imaginarme un choque de trenes si tengo el presupuesto para un documental. Esto siempre va de la mano. No trabajo con la lógica del director que pide cosas, sino como un realizador integral, junto a Sofía Mora. Van las dos cosas de la mano, las ideas se atan a las posibilidades. Hay que negociar con el presupuesto y la realidad. El dinero es una cosa más a la que amoldarse.

-Si bien lo tuyo es documental, trabajás mucho en la creación de los personajes.

-Uno tiene ideas y deseos, pero lo interesante es que uno está todo el tiempo jugando con la realidad, es un tire y afloje para ver cuánto se parece a lo que me imaginé y cuanto me puedo amoldar yo. Eso es muy interesante porque te obliga a salir al mundo como artista. Es una negociación sobre cuánto puedo cumplir mi capricho, no es como en ficción. A mi lo que me gusta es relacionarme con los personajes y ver cómo se adaptan a la idea de ser parte de una película. Uno se moldea así mismo y a sus ideas. Ahí aparece lo más interesante. Es un viaje de autoconocimiento, por más que suene pretencioso.

-Tu ingreso al cine fue probando dónde y con quién te sentías cómodo. Encontrando las historias un poco por casualidad. ¿Hoy tu búsqueda de historias se da igual o estás más "a la caza" de tu próxima película?

-Es un poco y un poco. Sigo probando donde, cómo y con quién. Dónde estar cómodo. Pero un poco las películas aparecen. No siento que estoy buscando algo o surge una idea y lo plasmo. Los temas aparecen y si me parecen interesante, los voy a buscar para trabajar. Sí hay un vicio a estar atento, después de tantos años, viendo donde puede aparecer una historia para contar.

Fuente: Télam.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario