Columna del domingo
¿Qué es trabajar en equipo?
Domingo, 21 de marzo de 2021Escribe: Eduardo Press.

En los últimos años muchos y diversos puntos de vista se expusieron sobre el trabajo en equipo. Quizá la mayor coincidencia es la importancia de explorar el tema. Los autores fueron desde especialistas en empresas hasta agentes de otros rubros que aportaron a la temática con sus opiniones y que además fueron tomados como ejemplo. La mayoría de ellos provienen del ámbito deportivo, así es como conocimos las opiniones, libros y conferencias de directores técnicos de futbol, hockey, basquetbol, vóley, incluso realizadores de cine.

Un espectro bastante amplio. Podríamos pensar entonces que después de tanto leer, ver y escuchar sobre el tema resultaría fácil encontrar en las organizaciones equipos de trabajo que funcionan adecuadamente.

¿Pero qué sucede en el día a día?

No es lo que encontramos en las empresas. Casi lo contrario. Trabajar en equipo sigue siendo un problema difícil para la gestión.

¿Por qué?

No tengo una sola respuesta, creo que uno de los motivos es la "idealización" de fórmulas exitosas. Si fuese sencillo aplicar fórmulas exitosas los "equipos de trabajo" rendirían siempre de un modo inmejorable. En lo deportivo vemos que esto sucede aunque se da más en deportes individuales, tenis, natación, atletismo. Aunque esos individuos llegan con un equipo que los respalda la competencia es individual. En aquellos donde los resultados dependen de un funcionamiento de conjunto en tiempo real los resultados no suelen ser tan sostenidos.

La aplicación de fórmulas exitosas en un ámbito determinado no garantiza el éxito en un ámbito diferente.

Las fórmulas nos llevan a la pérdida de contacto con la realidad del día a día de una organización determinada. Por supuesto que valoro los modelos que nos ayudan a pensar, los modelos son un conjunto de conceptos teóricos, muy importantes para entender que sucede. Después viene la puesta en juego y ahí suelen presentarse los problemas.

¿Por qué cuesta tanto?

En primer lugar porque los equipos están formados por personas. En 2007 Argentina y Brasil jugaron la final de la copa América. Nuestro equipo llegaba con una efectividad del 100%, arrasó en los partidos con un juego brillante, era "el" candidato al título. Brasil ganó 3 a 0. En una entrevista posterior su DT, Basile se justificó: "el fútbol es así, un domingo los jugadores se levantan bien y ganan, se levantan mal y pierden"

Mejor definición de la importancia del factor humano imposible. Los equipos están formados por personas. Las personas somos todas diferentes, cada uno con su mente, su tiempo de reacción, su tiempo de ejecución y su modo de interpretación. Las personas con sus diferencias interactúan y deben generar resultados en común que dependen de lo que todos y cada uno haga. Eso es trabajo en equipo.

En segundo lugar porque es necesaria una organización ordenada que respalde a cualquier equipo de trabajo. Me refiero a una organización cuya dirección sea en sí misma un equipo de trabajo con responsabilidades, funciones y objetivos definidos y claros, que sepa transmitir hacia los otros niveles los objetivos para que a su vez los responsables de implementarlos también los tengan claros y cuenten con los recursos necesarios para hacerlo. De nada sirven equipos sin objetivos y sin recursos.

Los logros de un equipo solo son la parte visible de un proceso en el que intervienen otros equipos. Un equipo campeón cuenta con un respaldo y compromiso claro de la dirigencia que a su vez funciona como un equipo.

En tercer lugar porque hace falta tener en cuenta dinámicas propias de un grupo humano que aspira a conformarse como equipo de trabajo y también cuestionar mitos.

Uno de los mitos que suelo escuchar con muchas frecuencia en reuniones es "tenemos que pensar igual" como metáfora de "tirar para el mismo lado" o "estar todos de acuerdo". Veamos un poco esto. El público de un concierto recibe un producto que es un son agradable al oído producto del trabajo de una orquesta. Ahora bien ¿los músicos de la orquesta tocan todos la misma melodía? No. Si vemos las partituras de los diferentes instrumentos son todas distintas, cada una adecuada a un instrumento, el público recibe el resultado de la combinación de las diferencias.

Si continuamos con la metáfora del concierto el logro de un equipo no se consigue "pensando" todos igual, coincidiendo en todo, sino sabiendo combinar las diferencias que como personas todos tenemos. La función de director es esencial para que se cumpla este objetivo.

El logro de un equipo se obtiene con un objetivo común, con funciones claras y definidas, con un compromiso de la dirección que apoye y respalde a los integrantes y un coordinador que sepa interpretar y transmitir los objetivos y lograr la armonía con las diferencias.

Un obstáculo con el que a veces nos encontramos son las cuestiones de poder (la necesidad de imponer "mi" idea sobre la de otros). Las luchas de poder son intangibles pero sus efectos son concretos y en general dan malos resultados para un equipo de trabajo. Las discusiones por tener razón son quizás una de las mayores dificultades para el trabajo en equipo, quizás porque "todos tenemos que pensar igual" ("y si es como pienso yo mejor").

Es muy importante para que un equipo funcione que haya confianza. ¿Qué confianza? Confianza en que cada miembro del grupo actúa en función del interés general y no de sus intereses particulares. La desconfianza lleva a la necesidad de control y esto pervierte el funcionamiento del equipo.

Si bien, como manifesté más arriba, debemos ser cuidadosos con las fórmulas y estoy convencido que no existen recetas mágicas y universales, vale la pena tener en cuenta factores para lograr un buen trabajo en equipo.

Ø Tener presente que los equipos está formado por personas.

Ø Construir un equipo de trabajo lleva tiempo, es un proceso, se construye día a día, la gente tiene que conocerse, aprender a manejar los desacuerdos y a construir los acuerdos, saber enfrentar los errores, reconocer cuáles son las cosas que al otro lo estimulan y cuáles no. Todo esto lleva tiempo.

Ø Hay etapas en la construcción de los objetivos: presentación del tema, discusión, evaluación de los sí y los no, elaboración de acuerdos y ejecución. Este momento de la ejecución es como el de la orquesta en concierto, cada uno hace lo suyo pero bajo una dirección y con el mismo objetivo.

Ø Es necesario que los integrantes se sientan responsables de pertenecer y comprometidos genuinamente con los objetivos y sentirse respaldados por los directivos de la organización. No es fácil pero es imprescindible.

Ø Es recomendable que cada tanto se pueda conversar de cuestiones no operativas, solo conversar sobre lo que pasa, sin obligación de tomar decisiones para el momento.

Unas palabras sobre las funciones del líder o coordinador de un equipo de trabajo.

Insisto con que no existen recetas universales aunque pueda ofrecer algunas recomendaciones que tampoco deben ser aceptadas ciegamente.

Ø Facilitar y promover la participación de todos los integrantes del equipo

Ø Saber escuchar y escuchar a todos

Ø Ser coherente con lo que dice y lo que hace, lo hace creíble y confiable.

Ø Saber gestionar las rivalidades propias de cualquier grupo humano y encauzar la energía de la rivalidad hacia el objetivo común.

Ø Ser ejemplo en aceptar los puntos de vista de otros aunque no coincidan con los propios. adaptarse y ayudar a adaptarse a otros a metodologías que no fueron propias.

Ø Promover y aceptar que los logros y fracasos son de todos.

*Especialista en Psicología Organizacional

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
El sutil ejercicio de diferenciarse
Por Luis Ábrego - Entre Paréntesis.
Psicólogo de empresarios
Por Eduardo Press.