Ajo mendocino a Brasil, núcleo de una millonaria asociación ilícita con 5 allanamientos y 2 detenidos
Martes, 12 de enero de 2021

Todo empezó a fines del 2020 a partir de una denuncia por asociación ilícita de la Dirección General de Aduanas (DGA) ante la Justicia Federal cordobesa, que disparó más de 36 allanamientos simultáneos el mismo día por parte de 199 funcionarios de AFIP y Aduanas. Seis de ellos fueron en una conocida casa de cambio local y en distintos domicilios con un resultado concreto en el amanecer del 2021: dos despachantes de aduana detenidos por participar de una millonaria exportación de ajo de Mendoza a Brasil, a un valor menor al real y facilitada por empresas "fantasma".

Tal era el entramado evasor que involucró también 30 procedimientos a otras 4 provincias. El modus operandi: exportar bienes primarios por menor valor a Brasil (entre otros ajo de Mendoza), desde donde el o los importadores revendían a terceros países; con el fin de operar en Argentina, se creaban sociedades a nombre de terceros investigados por "falta de capacidad económica" para hacerlo, o lo que en la jerga impositiva son "inconsistencias".

Millonaria evasión denunciada por Aduana derivó en 6 allanamientos en Mendoza 

El resultado fue la detención de 3 personas, secuestro de vehículos, armas, más de $4 millones y 32.000 dólares, computadoras, notebooks, discos rígidos y teléfonos celulares. 

La conexión mendocina

De los 6 allanamientos realizados en la provincia, 2 recayeron en casas de familia y otros 4 a una conocida casa de cambios de la city mendocina, que había intentado volver a operar durante las últimas semanas del 2020, luego de que el combo cepo cambiario-cuarentena la obligara a bajar persianas el año pasado. 

Sin embargo, la firma dedicada a la compraventa de moneda extranjera no era el fin sino un medio (descubrir el movimiento de divisas mal habidas) para llegar a particulares investigados como partícipes necesarios. Algo evidenciado cuando, al arribar personal de Aduanas de Mendoza y Policía Federal al domicilio, una profesional fue sorprendida "in fraganti" mientras quemaba documentación que la comprometía, según detallaron desde el organismo a Sitio Andino

El ajo y una modalidad conocida

Aunque trascendió que el ilícito también involucra operaciones con otro tipo de productos (porotos, por ejemplo), lo cierto es que la exportación de ajo cada tanto registra algún episodio vinculado a la informalidad por parte de los conocidos como capitales "golondrina" (no están afincados sino que operan por temporadas). En este caso, se da en un contexto en el que, tras consumir su stock importado desde China, el mercado brasilero se prepara para cargar producto de Mendoza.

Quienes son parte de la actividad de la producción, empaque y comercialización del sector asocian  el fenómeno a campañas más prometedoras, pero sobre todo al contexto macroeconómico. Y aseguran que, además de la necesaria participación de una pata local que lo facilite (productor y/o comercializador) "todo termina de cerrarse en la frontera con el vecino país".

De acuerdo a un referente de la actividad que pidió no ser identificado, "este tipo de prácticas se detectaban más hasta 2015. El problema es la existencia de mercados paralelos y esto es consecuencia de los desequilibrios macroeconómicos; cuando hay un sólo dólar no suele ocurrir. Lo ideal es que al comenzar cada temporada se controle, pero es difícil pensar que el Estado pueda ejercer ese control sobre toda la cadena. Siempre hay fugas". 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario