Detalles
Femicidio de Florencia: qué pasó, cómo lo esclarecieron, el móvil y las pruebas
Viernes, 18 de diciembre de 2020
Por: Hernán Adrover @hernanadrover53

Pablo Arancibia y su pareja Micaela Méndez quedaron detenidos el martes. Este jueves fueron imputados por femicidio. 

Pablo Ramón Arancibia (33) y su pareja, Micaela Estefanía Méndez (27), actualmente se encuentran detenidos en diferentes penales e imputados por el delito de femicidio en coautoría por el crimen de Florencia Romano, la adolescente de 14 años que estaba desaparecida desde el sábado y fue hallada asesinada este jueves en Maipú. Las pruebas que complican a la pareja, las pericias, en qué auto llevaron a la víctima, cuál fue el móvil y por qué podría quedar libre la mujer. 

Cómo se inició todo

La instrucción que maneja Claudia Ríos, la fiscal de Homicidios, tuvo su inicio el lunes cuando los familiares de Florencia hicieron la denuncia por averiguación de paradero en la Comisaría 35° de Rodeo de la Cruz de Guaymallén. 

Florencia romano tenía 14 años. 

Según esa denuncia, la adolescente fue acompañada por su padre hasta el carril Godoy Cruz para tomarse el micro hacia la casa de un amiga en Maipú. La chica dijo que iba a ir a una pileta pero, en realidad, nunca fue a ese encuentro. Le mandó un WhatsApp a una amiga y le dijo que, al final, no iba a ir. 

Encontraron en Luzuriaga el cuerpo de Florencia Romano 

Florencia llegó a las 12.40 a Gutiérrez, donde se bajó del micro porque tenía un encuentro pactado previamente con Pablo Arancibia. Este sujeto ya la había contactado en noviembre a través de la red social Instagram. Tras establecer una relación de "amistad", se intercambiaron los números y siguió el contacto. Su descripción en Facebook es la siguiente:  "Elegante, seductor, fachero, carismático, exitoso, adinerado... así es Bratt Pitt yo soy Pablito".

El padre de Florencia Romano, en Andina: "No salió de la casa" de los detenidos 

Ese sábado el sospechoso quedó solo en su casa. ¿El motivo? le dijo a su pareja que se iba a juntar con sus amigos para comer un asado y por eso le sugirió que se fuera a la casa de su familia, en Perdriel, Luján. Así, Micaela Méndez se fue del domicilio esa mañana.

Las cámaras de seguridad captaron el momento en el que Florencia llegó hasta las calles Maza e Hipólito Yrigoyen y se bajó del micro procedente de Guaymallén. Se la observó "desorientada" en unas cámaras porque estaba perdida ya que no conocía esa zona pero llamó a Arancibia, quien la fue a buscar. Ambos fueron hasta la casa del sujeto, ubicada en el Pasaje Berra y Padre Vázquez.

En el domicilio estuvieron solos y comieron algo, sostiene la reconstrucción que realizaron los pesquisas. 

¿Qué pasó en la casa?

Si bien lo que sucedió adentro de la vivienda todavía no está del todo definido, los investigadores tienen algunos indicios de relevancia. El detenido le había asegurado, en conversaciones previas, que tenía una finca con pileta y por ese motivo la chica había llevado una malla, señalaron. "El tipo decía que tenía plata, le ofrecía drogas, las invitaba a salir, al cine, a comer", explicaron en referencia a las conversaciones que mantenía con varias chicas por Facebook o Instagram. 

Caso Florencia Romano: avisaron al 911 sobre una pelea en la casa y no le dieron curso 

Justamente, Florencia pensó que sería parte de una supuesta fiesta donde también habrían otras personas para compartir el momento y algunas bebidas. Incluso, a la amiga que le escribió en un primer momento, le volvió a mandar un WhatsApp. Esto fue clave, fue un punto de inflexión en lo que siguió. 

A esa amiga le mandó la ubicación de la casa de Arancibia para invitarla a dicha fiesta pero luego le advirtió que no fuera porque al final no iba a ir. Eso fue cerca de las 19, misma franja horaria en la que un vecino escuchó gritos y pedido de auxilios y llamó al 911, cuyos policías no actuaron. Por esa razón separaron a una efectiva de la fuerza. 

Esa ubicación fue clave porque, como la chica no aparecía, la amiga aportó ese dato y por eso, el martes, los policías de Búsqueda de Personas y de Homicidios llegaron a la casa. Por eso, Pablo Arancibia, debió decir que la chica estuvo en la casa. Tanto él como su pareja quedaron detenidos en ese momento por algunas contradicciones en los relatos de ambos. El hombre dijo que había acompañado hasta la parada del micro a la menor pero algunos vecinos no la vieron y entienden que nunca salió del departamento. 

Un hombre y una mujer detenidos por la desaparición de Florencia Romano 

Los sabuesos creen que minutos antes de las 20, fue que el acusado quiso sobrepasarse con la víctima y ella se resistió. Al parecer, quiso abusarla sexualmente pero la chica lo arañó en varias oportunidades para defenderse. 

Sin embargo, el señalado autor, la golpeó con los puños -tenía lesiones en los nudillos- y le provocó fractura de cráneo y nasal. Además, indagan si tenía un corte con arma blanca en el cuello. 

Los hechos tras el femicidio de Florencia

"La mató en ese mismo momento", indicaron. Todo apunta que lo hizo solo y que quiso deshacerse de las pruebas quemándola. Fue allí que buscó a un vecino afuera de su casa y le pidió que lo llevara "a la estación de servicio" para buscar nafta. De hecho el cadáver de Florencia presentaba quemaduras en casi todo el cuerpo.  

Por eso esa persona, sin saber qué había sucedido, lo llevó en un auto hasta Maza e Yrigoyen, donde está la YPF conocida como "La Pozobón" en la "Variante". Lo dejó a Arancibia y se fue. El sospechoso fue captado por las cámaras de seguridad de la estación con un bidón lleno de combustible. 

Luego, volvió a su casa caminando y quiso borrar las evidencias con el fuego. "Fue muy prolijo", indicaron en cuanto a su modo de accionar. Policía Científica solamente encontró muestras de sangre en unas ojotas pero luego supieron que no eran de la víctima. No encontraron nada más, ni siquiera indicios del daño que podría haber ocasionado el fuego. "Solamente había una parrilla chiquita" en el patio, indicaron. 

Sin embargo, el sábado por la noche, un vecino observó algo de humo en el departamento del detenido, lo que confirmaría el lugar del hecho. Tras cometer ese acto, le mandó un mensaje a un familiar de su pareja porque necesitaba ayuda para "tirar un perro muerto". 

Arancibia y su conocido se fueron en un auto Nisan Tiida negro hasta la calle Alsina, donde el acusado arrojó finalmente el cuerpo a una acequia, en plena noche. Estaba envuelto en dos sábanas y una cortina de baño, precisaron.

Recién este miércoles esta persona que lo llevó en el auto decidió presentarse a la Justicia para no quedar vinculado en el caso. Es que, después de atar cabos y tras la captura de su familiar y su pareja, entendió que Arancibia podría ser el autor. 

Caso Florencia Romano: analizan sangre que hallaron en unas ojotas y paredes 

El testigo señaló el lugar donde dejaron el supuesto perro y, tras varias horas de búsqueda, lo encontraron. Primero buscaron por Alsina pero de Maza hacia el este. Sin embargo, el cuerpo fue hallado por un empleado de un frigorífico en Alsina pero al oeste de Maza. 

El desenlace

Con el hallazgo del cadáver de Florencia, todo se precipitó y se agravó la situación de los dos detenidos: Pablo Arancibia y Micaela Méndez, quienes fueron enviados a los penales de Boulogne Sur Mer y El Borbollón, respectivamente. 

Sin embargo, explicaron que, posiblemente, Méndez podría quedar desvinculada del caso si se confirma que no estuvo en la casa en el momento del crimen. "Por lo que tenemos, no estuvo en la casa por lo que podría ser liberada", indicaron fuentes judiciales. 

A raíz de esa situación es que esperan por diferentes informes que establezcan que no estuvo en la escena del crimen. "Hay testigos que avalan que estuvo en la casa de un familiar" y que regresó a su casa junto a su pareja recién el domingo en la noche. "Llegó el domingo a las 23", es decir, cuando ya había ocurrido el femicidio. 

Lo que ahora deben establecer es si Arancibia le confesó el hecho a su pareja y si, en caso de haberlo hecho, la amenazó para que no diga nada: "Cuando los detuvieron la chica estaba nerviosa y no hablaba si no lo miraba a él (por el detenido)". 

Como el detenido tiene antecedentes por coacciones y privación ilegítima de la libertad (dos chicas lo denunciaron por hechos similares ya que las atacó luego de contactarlas por redes sociales), sospechan que su pareja era víctima de maltratos. "Se lo ve manipulador y que la tenía amenazada a la chica (por Méndez)" 

Ahora, la fiscal espera por todos los informes de necropsia, declaraciones, grabaciones de las cámaras de seguridad, la pericia a celulares y todos los elementos de prueba para determinar si la joven es liberada. El próximo paso de la causa es hacer la audiencia de prisión preventiva y argumentar y comprobar la participación de los acusados en el femicidio. 


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario