en Mendoza
Entre heladas tardías y el primer granizo, estiman pérdidas del 15% a 80% en distintos oasis
Jueves, 29 de octubre de 2020

Las bajas temperaturas castigaron a distintos cultivos entre fines de setiembre y comienzos de octubre. Y el granizo de la temporada 2020-21 hizo su presentación el fin de semana pasado. Ambos fenómenos climáticos, aunque no impactaron en general, ya le restaron a la producción fruti-vitivinícola mendocina entre un 15% y hasta el 80%, según el oasis y la especie.

Son los primeros datos que surgen tras las recorridas de técnicos de la Dirección de Contingencias Climáticas provincial por distintas regiones en los últimos 20 días. Esa evaluación ya le abrió la puerta a las denuncias de casi 1.800 productores que buscan acceder al pago del seguro agrícola (ver aparte) a las que le seguirán los peritajes a cada finca para corroborar el nivel de daño. 

Lo que el granizo nos dejó

Las tormentas que se extendieron entre el sábado por la tarde y la mañana del domingo 25 en varios casos un mix de agua y granizo de distinto calibre, se cobraron buena parte de la producción de frutos secos y de carozo ya cuajados. Y también variedades de vid, en especial blancas y algunas tintas tempranas en brotación, aunque resta determinar la superficie por cuanto el impacto no fue general sino por sectores.

El informe preliminar de los peritos indica que en Valle de Uco se centró en Villa San Carlos. Allí, la precipitación de granizo pequeño y mucha agua provocó pérdidas del orden del 20%, no tanto en vid y nogales como en frutales de carozo (durazno, ciruelo y cerezo).

Cercanas al 15%, son las mermas estimadas en zona Este, particularmente en Philipps, y otras zonas de Junín y Rivadavia. Mientras que en el Sur oscila entre el 10 y 20%, sobre todo en San Rafael ( Salto Las Rosas, El Escorial y Malvinas). "Quedan zonas por recorrer. Y aún no hay demasiadas denuncias sólo por daños ocasionados por el granizo, que cayó en muchas áreas ya afectadas por las heladas tardías", aclaró al respecto el director de Contingencias, Julio Eluani.

Heladas: daño sectorizado, sobre todo en Este y Sur

Como si el clima se hubiera encaprichado en castigar a unos más que a otros, algo similar se observa del saldo que dejaron las heladas parciales ocurridas entre fines de setiembre e inicios de octubre. Y si bien empiezan a elaborarse mapas de afectación por zonas en base a información de 25 estaciones agrometeorológicas, recién durante la primera semana de noviembre se sabrá la cantidad de hectáreas alcanzadas.

En el Este, la afectación fue dispar: algunas zonas con un daño importante (este de Santa Rosa, San Martín y Rivadavia), sobre todo en ciruelos para industria tardíos (entre 70 y 80%) de la variedad DAgen. Algo menos, del orden del 50%, las sufrieron los brotes de vid de Bonarda, una de las más producidas en la región. 

Para el ingeniero agrónomo Martín Cavagnaro, del área de evaluación de heladas "fue clave la preparación del terreno, vía defensa pasiva como riego, compactación del suelo y desmalezado para atenuar el daño de las bajas temperaturas, que no duraron mucho pero llegaron al punto crítico y hasta por debajo. Algo similar al Valle de Uco por el avanzado estado fenológico de algunos cultivos, sobre todo en zonas como el bajo Tunuyán, Tres Esquinas y Gualtallary".

En Valle de Uco la producción más expuesta fue la de frutos cuajados (almendros, ciruelos, duraznos) y también viñedos (chardonnay y chenin entre las blancas, y merlot y cabernet entre las tintas). Aún así se pondera un daño no superior al 10%.

Mientras el oasis Norte se señala a algunos cultivos hortícolas (papa, entre otros) en Luján y parte de Maipú (Barrancas), en el Sur la situación asoma más comprometida para almendros, cerezos, ciruelos y duraznos, y algo menos en cepas con "yema algodón", estadío previo al brote. "Se estima una merma mayor por temperaturas debajo del punto crítico en varios cultivos, muchos ya en estado de cuaje, a pesar de que muchos productores activaron las estructuras de defensa", acotó Cavagnaro. 

Denuncias: prorrogan la 2da cuota del Seguro Agrícola

Mientras tanto, desde el lunes 26 hasta el viernes 6 de noviembre inclusive pueden presentarse las denuncias de daños a través del formulario web de la Dirección de Contingencias (www.contingencias.mendoza.gov.ar en la pestaña "Toma de denuncias"). 

Al cabo de los dos primeros días hubo un aluvión de 1.750 presentaciones. Sólo por heladas se registraron 1.650, mientras que las mixtas (incluyen daños por granizo) fueron 97, y apenas 3 a raíz del meteoro del fin de semana. 

Pero la condición para acceder en busca del pago del seguro agrícola (a partir de pérdidas comprobadas del 50% o más) es estar al día con el pago de la cuota de la cobertura, una obligación que registra cierta mora entre los 3500 productores inscriptos en el padrón habilitante. 

Según explicó Eluani "la adhesión al seguro es con el pago de la primera cuota, pero hemos detectado que alrededor de 50 beneficiarios aún no cancelan su obligación. Por eso, se decidió prorrogar el pago de la segunda cuota hasta el viernes 30, y facilitarlo a través de centros de cobro (Rapipago) y también las oficinas de la Bolsa de Comercio".

El seguro se puede pagar de contado o en 4 cuotas, cuyo monto varía si se cuenta o no con malla antigranizo y según el oasis. Por caso, en el Este, tanto para vid como para frutales, cuesta $1.108 por hectárea (sin malla) y $504 (con malla); en el Norte, $886 y $443 respectivamente, al igual que en Valle de Uco. El mayor costo corresponde al Sur provincial: $1.329 y $665/ha en cada caso.

Si se comprueba pérdidas equivalentes al 50% de la cosecha, el productor cobrará una compensación de $10 mil por hectárea, y si el daño es casi total (desde el 90%) el pago por hectárea duplica ese monto.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario