El caso del ex edificio de Turismo
Concesión privada de un edificio patrimonial de Mendoza: ¿La única vía de recuperación?
Domingo, 18 de octubre de 2020
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

Una de las primeras decisiones que se tomaron desde el Ministerio de Cultura y Turismo una vez confirmada la cartera por el actual Gobierno provincial, fue la de trasladar del edificio de San Martín 1143, las oficinas de Turismo al nuevo y moderno complejo ubicado en Peltier 793 del Barrio Cívico de Ciudad, donde también se encuentra la sede de ATM. El motivo: el deterioro y las malas condiciones estructurales que presenta el histórico edificio. Ahora, a través de un proyecto de ley presentado en la Legislatura, el Ejecutivo busca como alternativa para recuperación del inmueble al sector privado con una concesión a 50 años.

El histórico edificio ubicado en Av. San Martín al 1143 de Ciudad presenta problemas y daños estructurales. Foto: archivo. 

"Tengo el agrado de dirigirme a V.H con el objeto de someter a consideración el adjunto proyecto de ley, mediante el cual se autoriza al Poder Ejecutivo Provincial a llamar a licitación pública para la concesión del inmueble situado en Av. San Martín 1143 de la Ciudad de Mendoza, por hasta el término de CINCUENTA (50) años, que tenga por objeto su uso y explotación en el marco del desarrollo de un proyecto turístico, cultural y recreativo que respete las buenas prácticas patrimoniales", reza el encabezado del texto de la iniciativa legislativa.

En este sentido, la titular a cargo de Cultura y Turismo de Mendoza, Mariana Juri, expuso sobre el tema en la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales. Luego también lo hizo en las comisiones de Hacienda de ambas Cámaras cuando abordó el tema de presupuesto para el 2021. Y sin retrasar el objetivo, compartió a través de su cuenta de Twitter una visita al inmueble junto a la Arquitecta Eliana Bormida, quien destacó entre otras cosas, que "es un proyecto muy bien resuelto, complejo en la cantidad de ambientes, pero a la vez ordenado, proporcionado, claro y funcional", según dejó trascender la Ministra a través de la red social citada.

El elegante edificio comenzó a construirse en 1914 y fue un proyecto del arquitecto Juan Molina Civit. Se inauguró en 1923 y fue uno de los primeros edificios de altura de la provincia y de construcción antisísmica del país. En un principio fue la sede del Jockey Club de Mendoza albergando en sus instalaciones a personas de la alta sociedad de la época. El Estado provincial lo adquiere en la década del 30 y se establece allí lo que se llamaba Seguro Agrícola. Luego el lugar tuvo varios usos dependientes de la administración estatal. Funcionó la Academia Provincial de Bellas Artes y para salas de teatro, hasta que se instaló el área de Turismo. Fue declarado Patrimonio Cultural en 2002.

Por su propuesta arquitectónica, ubicación y los distintos usos que ha tenido, el inmueble es valorado por la sociedad como uno de los sitios más representativos de la postal del centro mendocino. Desde hace tiempo presenta un deterioro edilicio que debe ser atendido para su conservación. La vía que encuentra el Gobierno provincial para recuperarlo es a través de la alianza público-privada.

"Hace un tiempo se empezó a ver que este edificio tenía problemas estructurales, se hicieron estudios y eso entró en colisión con la posibilidad del uso público. Porque claramente un edificio que tiene riesgo de derrumbe su uso es incompatible. A partir de allí comenzó un peregrinar que en el fondo fue llevando a la situación que estamos actualmente", cuenta Horacio Chiavazza, Director de Patrimonio de Mendoza.

Pero... ¿Qué implica una concesión privada de un bien patrimonial por medio siglo? ¿Es la única opción viable? ¿La provincia no tiene los recursos para afrontar los trabajos de restauración y posterior puesta en funcionamiento para darle una administración de uso público? ¿Es necesario actuar de forma urgente?

Desde que la noticia trascendió ha despertado desconfianza y preocupación. Sobre estos interrogantes, el actual titular del área de Patrimonio de la provincia, que cabe señalar, es doctor en Antropología, licenciado en Historia, magíster en Arqueología Social de Iberoamérica y profesor de la Universidad Nacional de Cuyo, explica y argumenta:

"Interesantes las preguntas porque es el eterno dilema. En el primer caso, respecto a las voces que se oponen o que no están conformes, eso la verdad que es absolutamente legítimo que haya voces que no están de acuerdo con que el edificio se concesione. Eso es legítimo. Frente a eso no se puede discutir más que con los argumentos que te voy a dar ahora.

En primer lugar, el edificio está con daños bastante importantes, que requieren una intervención desde lo estructural hasta lo formal. Te doy un ejemplo, desde replantear el tema de los cimientos o trabajos que implican restauración de elementos de hierro en las columnas o arreglar los techos, hasta ver cómo hacer tratamiento de la madera de una puerta que tiene 100 años. O sea, es muy amplio y muy complejo. Eso implica un estudio de valoración patrimonial articulado en dos dimensiones, entre otras, pero la más importante: qué valor histórico y cultural tiene ese bien, y cómo eso se correlaciona con el valor económico que puede tener ese bien, por su ubicación en cierto sector del territorio, etc, y el valor que supone la intervención para su consolidación estructural y restauración si fuera necesario. Desde ese punto de vista se construye una ecuación que suele ser, la que en todo el mundo se establece para ver cuáles son los parámetros de trabajo de ese bien patrimonial".

Y sigue: "¿Qué ha pasado acá? Tenemos un bien que es muy valioso a nivel patrimonial. Y que es reconocido este valor patrimonial a nivel social. Esto es muy importante, eso le da un valor extra. Cuando confluyen estos dos aspectos suele surgir el debate de quién tiene que ocuparse de administrarlo y garantizar la conservación. En este caso no cabe duda de que es el Estado. Ahora, los caminos, los mecanismos y las estrategias a través de las cuales lo hagan van a depender de esa ecuación. Y en esa ecuación hay cosas a tener en cuenta". 

Chiavazza precisó en números: "Te digo datos que son una aproximación. El metro cuadrado de construcción a nivel patrimonial debe rondar los 1000 dólares. El edificio tiene 4.200 mtrs cuadrados. Sacá la cuenta, los millones de dólares que eso supone. Con lo cual en esto me excluyo de la opinión oficial y doy mi opinión personal, porque lo otro son decisiones gubernamentales. Pero los montos que suponen la intervención en esta obra exceden largamente los presupuestos de Cultura y de otras dependencias más. Y por más de una gestión. Son más de 5 millones de dólares aproximadamente. Son montos muy altos que además requieren el trabajo experto, que supone la contratación aparte y consecuentemente también viene el análisis de, bueno, una vez que lo tenemos reconstruido, cómo lo mantenemos y qué función le otorgamos, que vendría a ser el plan de gestión. Actualmente existen museos, existen casas recuperadas, restauradas, que están suponiendo un nivel de mantenimiento muy importante. Con lo cual, si hacemos la ecuación de lo que cuesta arreglar esta, evidentemente no va a dar el recurso para seguir manteniendo otro espacio".

"¿Qué es lo que vemos nosotros? La necesidad de conservar y restaurarlo ahora, no podemos hacerlo de acá a 10 años. Tiene que ser lo antes posible. El volumen de gasto que esto supone y la situación económica actual y las posibilidades reales de hacerlo inmediato hacen viable una alianza con el sector privado. ¿Esa alianza está dado por sí misma? No. Es tirarse a una pileta, porque, ¿quién va invertir toda esa cantidad de dinero para arreglar un bien del Estado? Ese altruismo no existe actualmente ni en el mundo ni en la provincia. De donar la plata para sencillamente arreglar el edificio. Entonces lo que se plantea es la posibilidad de que una empresa, un grupo de empresas, la persona o quien sea, que garantizando los estándares del trabajo patrimonial, dentro de lo que se conoce a nivel mundial como "Buenas Prácticas Patrimoniales", y el diálogo para tratar de garantizar uso que vinculen a la cultura y el turismo con la propia población de la sociedad, genere una ecuación que le permita a una persona o una empresa invertir ese dinero. De otro modo se ve poco viable.

Ahora bien, ¿cómo se ha decidido hacer esto? Por medio de la extensión del periodo de concesión. Aún el Estado arreglando este edificio probablemente, teniendo el dinero, es muy difícil que no hubiera llamado a una concesión para usos, porque pienso..., y esto lo digo personalmente. Bien, abrimos 5 salas de teatro, abrimos lo que sea en términos culturales, todo el costo de arreglo que va a sumar el costo de mantenimiento que va a tener que hacer el Estado, y a este costo, el costo que supone también la garantía del funcionamiento de los servicios de ese establecimiento. En realidad es un monto muy fuerte de entrada, como para que vos no tengás garantizado el proceso de uso dentro del plan esperable.

La verdad que es un sistema muy complejo el del sostenimiento de los bienes patrimoniales. ¿Y es un problema de Mendoza? No. ¿Es un problema del país? No. Es un problema de todo el mundo y cuantos más jóvenes son los países y mientras más problemas tienen, más complejos son. Entonces a qué se apela. Se apela a la articulación público-privado. Esta articulación existe en Mendoza, existe legalmente. No es que se esté haciendo nada fuera de los términos legales.

Realmente tenemos esta situación. Es un edificio muy valioso, cuesta muchísimo arreglarlo, trabajando dentro de los estándares Buenas Prácticas Patrimoniales se puede volver a recuperar pero se requiere de la pata privada. Esa pata privada creemos que se va a ver más atraída si se extienden los periodos de concesión para que puedan tener un recupero económico de acuerdo a las actividades que hagan en el lugar", precisó.

Sobre esta extensión en que se plantea sobre la concesión el funcionario explica: "No es una decisión del Poder Ejecutivo a solas, sino que está planteándose a quienes deciden este tipo de cuestiones que son los representantes de la gente. En definitiva, la cuestión es esta. Entendemos que estamos resolviendo el problema, ha sido una propuesta atractiva hacia algún inversor que quiera hacerse cargo y que además es un compromiso muy grande quien lo vaya a hacer. Realmente es un compromiso empresarial enorme por lo que implica invertir en este país. Y realmente hay que darle un alcance para que esa empresa, o ese grupo de empresas, puedan obtener de lo que hacen algún beneficio. No hay nada ilegal en eso. Y que en ese beneficio nos beneficiemos todos. Primero salvando el patrimonio y después haciendo que ese patrimonio pueda servir para el uso público".

¿Qué garantías existen en cuanto a la conservación del patrimonio en manos privadas? Sobre este tema el funcionario señala: "Estos edificios que están en órbita del Estado y que deben conservarse por obligación, la garantía está dada. Y más que nada porque ha aparecido explícitamente en la mira el requerimiento de conservación patrimonial. No hay escapatoria en ese sentido".

EL MURAL

En el 2003 el artista visual y escultor Osvaldo Chiavazza (hermano del actual Director de Patrimonio Provincial) pintó en el interior del histórico edificio el mural "Noche y día". Lo hizo cuando allí funcionaban las salas de teatro provinciales a través de un subsidio que obtuvo presentando un proyecto. "El mural es estuvo propuesto desde el punto de vista de la actuación y de los teatros, por eso hay malabaristas, titiriteros", cuenta el artista a este medio. Y recuerda: "Cuando hice el mural incluso había un estudio de danza, salones donde se ensayaba teatro, creo que se usaba también para la escuela de cine. Era un lugar cultural muy activo".

Y ofrece detalles: "Yo trabajé el mural en paneles, no sobre la pared porque sabía que es un edificio patrimonial y por cualquier cosa que sucediera, como lo que está sucediendo, yo lo podía extraer y sacar. Y que no se perdiera si había un temblor y se caía o si había una fuga de agua y se descascaraba con la humedad. Tuve esa precaución".

El artista Osvaldo Chiavazza posa frente al mural "Noche y día" que realizó para el interior del edificio patrimonial. Foto: Facebook Osvaldo Chiavazza.

Osvaldo Chiavazza -que es uno de los artistas más importantes de la escena cultural de Mendoza con una trayectoria de reconocimiento internacional-, se enteró de la intención de concesionar el ex edificio de Turismo al sector privado a través de un medio local y manifestó su preocupación públicamente a través de su cuenta personal del Facebook, no sólo por el futuro de correrá su obra, sino por el uso que se le pueda dar al lugar al sitio patrimonial.

"Para mí concesionarlo me parece bien, siempre y cuando en esa concesión el Gobierno obligue al privado, de alguna manera, a devolverle el ejercicio de tener algún uso cultural. Aunque sea una sala de teatro y una de exposiciones, porque es gigantesco el lugar. Si van a hacer una inversión tal, entonces que mantengan y que defiendan la cultura", explica el artista aclarando que su opinión no tiene que ver con partidismos políticos, sino con defender los espacios ganados.

"Que hayan arreglado la Casa Stoppel me parece fantástico. Que hayan arreglado el Fader me parece fantástico, que arreglen esto me parece fantástico, pero que no saquen cosas, porque son espacios ganados por la cultura y por los artistas. Ese es el reclamo que hago. Después, el mural si queda o no queda, la verdad que no estarían obligados a dejarlo porque no es parte del patrimonio".

Sobre el destino que puede llegar a correr su obra, el artista plástico manifiesta que recibió un llamado por parte del Gobierno provincial, pero no de parte de la Ministra Juri, con la cual intentó contactarse sin obtener respuesta. "A mí me llamaron de Patrimonio diciéndome que me quedara tranquilo que nos íbamos a juntar a charlar para ver qué se hacía. La que sí no me atendió y no me atiende nunca para cualquier reclamo que hago es Juri".

Puntualmente, lo que Chiavazza espera respecto a su obra es que "si van a hacer un shopping o un lugar comercial, o un lugar en donde en vez del mural va a haber un pendón donde hay una propaganda de un perfume, por favor que lo consideren".

Por el momento la restauración y puesta en funcionamiento bajo una administración privada del histórico edificio es un proyecto de ley. Quien deberá decidir si da curso a la propuesta es la Legislatura Provincial



Esta nota habla de:
Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario