lunes 8 ago 2022
Fútbol Eliminatorias Sudamericanas

Partidazo en Lima: Neymar se enciende y "te pintan la cara"

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Andino Sports 13 de octubre de 2020 - 00:00

Los de Tite transpiraron en su visita a Perú pero se terminaron llevando un 4-2 gracias a un triplete de Neymar, que superó a Ronaldo y quedó como segundo máximo artillero de la Verdeamarela. Así, los brasileños se suben a la cima de las Eliminatorias junto a la Argentina.

Podés planificar, reducir al máximo el margen de error, pero todavía la fórmula para parar a los cracks no se inventó. Otra que la vacuna del Covid-19... Perú jugó con alma y vida en Lima, con argumentos que le permitieron clavarle dos a Brasil y hacerlo transpirar. Sin embargo, nada alcanza para hacerle frente a tipos como Neymar, que juegan, asisten (dos en el 5-0 a Bolivia), tocan, hacen lujos y consiguen lo que otros no. Porque 10 del equipo de Tite volvió a ser la manija, el hombre distinto y el que a su vez se volvió goleador sin ser uno de raza. De hecho, con el triplete de ayer en el 4-2 logró superar a uno que sí era un animal, un verdadero Fenómeno: Ronaldo. El astro del PSG llegó a 64 tantos, dos más que el ex 9, y ahora le apunta a los 77 de Pelé, el máximo artillero de su selección. Así, la Verdeamarela comparte liderazgo con Argentina en las Eliminatorias.

Fue inteligente la postura inicial del elenco del Tigre, armando un esquema de contención en el que siempre quedaba en superioridad numérica en los cuerpo a cuerpo, y porque a su vez nunca despreció la búsqueda en ataque. Por el contrario: en cada salida de Brasil intentaban presionar bien alto para forzar el error. Y con esa intención fue que el gol llegó antes de que los de Tite pudieran acomodarse en Lima: buena jugada de Aquino, rechazo corto de Marquinhos y la aparición fulminante de un André Carrillo que por derecha aprovechó las ventajas que dejaba Renan Lodi en su afán de hacer el lateral y pasar siempre al ataque.

Fue, en verdad, un bombazo que sacudió a la visita y que a su vez lo despertó. Porque más allá de que se sintió molesto en el traslado por un bloque defensivo asfixiante, de a poco fue aflorando ese juego de toque y aprovechamiento de espacios que tanto rédito le dio ante Bolivia la semana pasada. Neymar comenzó a lanzarse con pelota dominada, tiró lujos, caños -también se fastidió cuando se la devolvieron- y junto a Richarlison sorprendieron por las bandas. Una bocanada de aire para Firmino, que de esa manera fue abastecido aunque le faltó puntería en el PT: Gallese le tapó una y luego cabeceó solito -tras gran centro de Lodi- y la bocha se fue pidiendo permiso. Hasta que Ney pisó el área, lo camisetearon y el astro del PSG no sólo marcó el 1-1 sino que además rompió una marca top del otro Fenómeno... La Verdeamarela, agradecida.

Se olfateaba que el partido podía estar para cualquiera, más allá de que no fue para nadie. Porque Perú le sacó provecho a ese 4-1-4-1 en el que la zona media no fue permisiva sino combativa. Y si bien Tapia le tuvo que dar mitad de su gol a Caio (el ingresado por Marquinhos la desvió justito y descolocó a Weverton), los de Gareca forzaron a la suerte. Pero claro, ni siquiera esa fortuna termina siendo suficiente para doblegar a un rival que desde lo individual puede quebrar las reglas en un abrir y cerrar de ojos. Al toque, Richarlison empujó a la red un testazo de Firmino y sobre el final, Bascuñán volvió a sancionar un penal a favor de Brasil y que tuvo a Ney otra vez en escena: Zambrano lo tocó abajo y el 10 repitió la ejecución del PT sin que le moviera un pelo de los nervios, como en el 4-2 lapidario en el final. Cosas de cracks... Messi y Ney, en lo más alto.

Te Puede Interesar