tecno
EE.UU. rastrea a usuarios con un software oculto en más de 500 apps

Un contratista federal agrega un software de rastreo en más de 500 aplicaciones móviles, recogiendo datos de los usuarios y entregándolos al gobierno estadounidense, asegura un informe publicado en The Wall Street Journal.

La empresa contratada es Anomaly Six LLC, con sede en Virginia. De acuerdo al reporte, esta firma paga a desarrolladores para que incluyan en sus apps un código de seguimiento diseñado para recoger datos de actividad de los dispositivos móviles. Esa información luego es entregada al gobierno de Estados Unidos (no se indica en específico a qué agencias) y a clientes privados, ofreciendo regalías a los creadores de las apps.

El sistema inyectado en los programas solicita permiso a los usuarios durante el proceso de instalación, y posteriormente accede a la ubicación de millones de personas; en consecuencia, a sus movimientos y hábitos cotidianos, poniendo en jaque los pretendidos niveles de privacidad.

Si bien ese software de rastreo se encuentra en cientos de aplicaciones móviles, en la mayor parte de los casos no se especifica en los términos y condiciones la presencia del código provisto por Anomaly Six, haciendo que el seguimiento sea invisible para los usuarios. En tanto, al desconocer esa práctica no es posible eliminar los programas que lo contienen y "mantenerse a salvo" del espionaje.

La investigación no revela cuáles son las aplicaciones que incluyen el SDK (siglas en inglés para "kit de desarrollo de software") aunque se indica que las mismas acumulan "cientos de millones de usuarios en el mundo". Evaluando el objetivo de esta acción, no sería extraño que las herramientas involucradas sean aquellas más populares en las tiendas de apps.

¿Una práctica ilegal?

Cabe notar que los datos recabados son anónimos, es decir, no están asociados a la identidad específica del usuario sino a indicadores alfanuméricos. Sin embargo, cierta información provista por los smartphones sí permite asociaciones más personalizadas, considerando que consigue acceso a la ubicación geográfica del dispositivo.

El rastreo es invisible aunque esto no implica necesariamente que se trate de una práctica ilegal. Siguiendo a WSJ, las regulaciones relativas a este tipo de acciones aún no son específicas y, además, en este caso nos encontramos en una "zona gris" debido a que la información recogida es anónima en términos técnicos y los datos no son usados para publicidad o marketing.

"La gran pregunta es qué está haciendo el gobierno con estos datos", dice el sitio Android Authority en su repaso. Y añade: "¿Está simplemente vigilando a los ciudadanos? ¿Los usa con fines policiales? ¿Los está utilizando como táctica antiterrorista?". Si bien hay muchas preguntas que surgen del informe, Anomaly Six no tiene intención de responderlas basándose en la confidencialidad de sus acuerdos.

La presente investigación (directamente vinculada a la problemática de la privacidad) se divulga en jornadas en las que Estados Unidos avanza en el bloqueo de la app china TikTok, acusando a la red social de videos breves de entregar información de los usuarios al gobierno del gigante asiático. En tal contexto, aparecen posibles compradores estadounidenses (Microsoft y Twitter) que negocian con el dueño de la herramienta para controlar sus operaciones en determinados mercados.

Fuente

Mirá desde aquí todas las notas de la sección "Videojuegos y Tecnología"

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario