Por qué algunos desinfectantes a base de alcohol no eliminan el coronavirus
Martes, 4 de agosto de 2020

Los coronavirus son virus envueltos, lo que significa que son uno de los tipos de virus más fáciles de matar con el producto desinfectante adecuado. Los consumidores que usan estos desinfectantes en un virus emergente envuelto deben seguir las instrucciones de uso en la etiqueta del producto, prestando especial atención al tiempo de contacto del producto en la superficie tratada (es decir, cuánto tiempo debe permanecer el desinfectante en la superficie).

"Usar el desinfectante correcto es una parte importante para prevenir y reducir la propagación de enfermedades junto con otros aspectos críticos como el lavado de manos", explicó el administrador de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, su sigla en inglés) de los Estados Unidos, Andrew Wheeler.

El alcohol líquido de la farmacia tiene una concentración de casi el 100%; sin embargo, para estos casos es mayor el potencial de penetración del alcohol al 70%. Esto sucede porque los alcoholes tienen la propiedad de que el agua los ayuda a una mayor penetrabilidad.

"Cuando hablamos de alcohol hablamos de una gran clasificación química que abarca un montón de diferentes tipos. Por ‘alcohol para desinfectar' nos referimos al etanol, el alcohol de farmacia, el que está en las bebidas alcohólicas y es un compuesto químico que justamente tiene este principio activo de desinfectar", advirtió en diálogo con Infobae el ingeniero Martín Piña, director de la carrera de Ingeniería en Alimentos de Fundación UADE.

El alcohol al 70% es un efectivo bactericida, fungicida y viricida, por lo que se aconseja su uso sobre superficies tales como envases, bolsas, mesadas, canillas o cualquier superficie que haya estado en contacto con las manos. Cuenta con la ventaja de evaporarse rápidamente sin dejar residuos sobre las superficies tratadas y sin necesidad de enjuague posterior.

"Su estructura química tiene un extremo similar al agua y otro extremo similar a las cadenas de ácidos grasos, permitiéndole mezclarse fácilmente tanto con el agua como con las grasas y aceites, estos últimos, presentes en la membrana celular. El alcohol produce precipitación y desnaturalización de proteínas, y lesiona la membrana citoplásmica, penetrando en la región hidrocarbonada y desorganizando la estructura lipídica", explican en su página de Instagram los integrantes de Bromatología en Casa, un equipo interdisciplinario de profesionales de la industria alimentaria y gastronómica.

El alcohol sin diluir provoca una gran deshidratación en los microorganismos, impidiendo la penetración en ellos, aseguran desde la cuenta estrella en las redes sociales. Por lo tanto, se considera más efectivo si se encuentra diluido entre el 60% y 80% en agua destilada, siendo la preparación más efectiva al 70%.

"Después del 60% el alcohol como desinfectante es efectivo ya que destruye la capa de lípidos que tiene el coronavirus. El jabón y la lavandina también atacan la cobertura o capa de lípidos, una especie de ropa que protege al virus. Cuando se remueve esa ‘ropa', el virus queda expuesto y se elimina fácilmente", indicó en diálogo con Infobae Claudio Ucchino, farmacéutico y director general del Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de Capital Federal.

El desinfectante para manos es una excelente herramienta para mantener nuestras manos limpias mientras estamos fuera de casa. Sin embargo, los funcionarios de seguridad advierten que no todos son iguales, y algunos en realidad pueden no estar limpiando nuestras manos de manera efectiva. Las organizaciones sanitarias como los Centros para el Control de Enfermedades de los EEUU (CDC) subrayan que para que los geles desinfectantes sean efectivos deben contener una concentración de al menos 60% de alcohol.

Según el último informe de CNET, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA) ha publicado una lista de productos que pueden no tener la capacidad de matar eficazmente diferentes tipos de gérmenes, después de probar varias marcas de desinfectantes para manos que se usarán durante la pandemia en curso causada por COVID-19. La agencia advirtió sobre dos deficiencias principales que presentan: la presencia de metanol en su contenido, que puede ser tóxico cuando lo absorbe la piel y potencialmente mortal si se llega a ingerir, y la falta de alcohol suficiente para sanitizar la piel de manera efectiva.

"Los resultados de nuestros exámenes mostraron que ciertos desinfectantes tienen niveles de alcohol etílico o alcohol isopropílico que son preocupantemente bajos. Estos son los ingredientes activos de los desinfectantes de manos. La agencia urge a los consumidores a que no usen estos productos y ha expandido su lista para incluir desinfectantes de manos que no son lo suficientemente potentes, sumándolos de esa manera a los que están o podrían estar contaminados con metanol", indicaba el documento.

Sobre la fórmula adecuada para su preparación, Laura Raccagni, coordinadora del observatorio de la Confederación Farmacéutica Argentina (CoFA), aseveró: "No siempre más es mejor, aunque sea lo que piense la gente. Colocar siete partes de alcohol líquido y tres partes de agua en un recipiente limpio o en un rociador. Tener en cuenta que es inflamable y tiene que estar alejado del fuego, por lo que en espacios como la cocina se desaconseja su uso. En cambio sí es aconsejable mantenerla sobre mesas de trabajo, escritorios, salas de espera y en todos los ambientes de la casa donde los integrantes compartan tiempo y espacio".

"En general, si uno compra en farmacias la provisión se da por canales legales, por ende los productos que no cumplen las normas o no están autorizados para la venta no se ofrecen al consumidor", sostuvo consultado por este medio el farmacéutico Ariel Oroño.

Aunque desde los CDC sostienen que "la transmisión del coronavirus ocurre mucho más comúnmente a través de gotitas respiratorias que a través de objetos y superficies", de ahí la importancia del distanciamiento social y el uso de máscaras; los estudios han encontrado que el virus puede permanecer viable durante horas o días en las superficies.

Por esa razón, los expertos en salud recomiendan desinfectar las superficies que se tocan con frecuencia donde la transmisión COVID-19 es un riesgo. Las personas deben usar guantes desechables y posiblemente protección para los ojos, no usar más de la cantidad recomendada en la etiqueta del producto y evitar mezclar productos químicos. Los expertos en salud también remarcan la importancia de nunca comer, beber, respirar o inyectar un limpiador o desinfectante doméstico en el cuerpo ni aplicarlo en la piel. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario