un ejemplo
Javier Jofré, un ejemplo de superación que apuesta al deporte amateur
Sábado, 1 de agosto de 2020
Por: Martín Sebastián Colucci

Javier Jofré es uno de los deportistas amateur que tiene Mendoza y que aparece como un ejemplo de superación. Hace muchos años perdió su visión, pero no las ganas de crecer cada día en materia deportiva. Conocé la historia de este gimnasta, el cual se prepara con todo para lo que resta de una temporada atípica por los contagios del coronavirus.

Dicen que los impedimentos del cuerpo no son un límite para dar una paso al frente cuando de transformar las adversidades en cuestiones positivas se trata. Para este atleta, el hecho de no tener en la actualidad su sentido de la vista no entorpece a la hora de conseguir todas las metas que se trazó de antemano.

En en este sentido, el propio Jofré contó cuál es su problema: "La enfermedad es una deformación genética que se llama retinopatía pigmentaria. Te ataca la retina y con el tiempo te va sacando el campo visual hasta llegar a un punto que no ves absolutamente nada, te puede agarrar de chico o de grande", empezó. Y comentó: "Hace 20 años estaba en un consultorio esperando a un clínico, me tapo un ojo y me di cuenta que no veía con el otro".

Por otro lado, el hombre de 47 años hizo referencia a los motivos que lo llevaron a ligarse a las prácticas deportivas: "A partir de esta situación, los médicos me recomendaron que hiciera deporte por una cuestión terapéutica. Gimnasio o natación, porque en realidad lo que se busca es que uno tenga un poco más de independencia", afirmó.

En cuánto a cómo fue saltar a la cancha, Javier dijo que lo impulsaron muchas cosas: "Es una cuestión de motivación personal. Quizás cuando vos empezás a perder la visión entras en una monotonía de vida en la que no salís y te quedas en tu casa, no tenes ningún incentivo, yo quería cambiar todo eso y ahí tomé la decisión de ir a hacer gimnasia, en el afán de sentirme mejor", señaló.

Por último, el atleta recalcó que no existen muchas adaptaciones para los ciegos dentro de la Ciudad: "No hay lugares adaptados para las personas como nosotros. La gente por ahí no le interesa o por ejemplo no te ayuda a cruzar la calle por miedo o como dije por desinterés", tiró. Y cerró: "Le digo a los que están como yo que esto de hacer deporte ayuda mucho para la cabeza y te incentiva".

Javier Jofré, quien pregona por la independencia familiar o de los amigos para moverse en la vida, hoy es un jubilado y se dedica a armar un importante biblioteca popular en un barrio de Las Heras.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario