postura
Ley de Teletrabajo: para empresarios locales, es contradictoria e incrementará costos laborales
Viernes, 31 de julio de 2020

La ley que busca regular el teletrabajo sancionada ayer cosechaba, y seguramente seguirá haciéndolo, cuestionamientos desde el sector empresario mendocino. Sin pegarle de lleno al objetivo de la norma, critican la falta de discusión y el momento, al considerar que incrementará los ya altos costos en tiempos de pandemia y así alejaría la modalidad del trabajo remoto de las empresas.

"Entendemos que apunta a una regulación de tipo sindical y si bien no nos oponemos a una ley por el auge de la modalidad en contexto de pandemia, creemos que no es el momento. Vino "enlatada", no fuimos consultados, cuando merecía un debate serio", señala Rodolfo Giro, vicepresidente del sector empresas del Conocimiento de la FEM (Federación Económica de Mendoza).

Giro contrasta el hecho con "el amplio consenso que sí se logró la ley de Economía del Conocimiento, que tuvo muchos aportes a lo largo del tiempo". Y sobre todo plantea una contradicción respecto al paradigma en otros países: facilitar el trabajo remoto por objetivos.

"El trabajo por objetivos es más independencia para el trabajador, implica en definitiva mayor flexibilidad laboral en cuanto a horarios y otros temas; en cambio, la norma trae planteos viejos, de de restricciones. Es, en esencia, contradictoria", argumenta el directivo de la FEM, para quien planteos como la reversibilidad (que el empleado pueda volver a su espacio físico original) y un plazo de gracia para la vigencia de la ley (pos-pandemia) no fueron tenidos en cuenta. 

Desde la Cámara de Informáticos de Mendoza, que agrupa alrededor de 80 empresas (mayoría pymes) y casi 500 trabajadores activos, aportan un dato relevante: al menos 50% de las firmas ha hecho algún tipo de reconversión parcial o total al trabajo remoto, o prestó un servicio de adaptación, vía migración de sistemas, cableado o hardware necesario para la modalidad de trabajo remoto.

 Para su titular, Juan Pablo Raimondo, "siempre que se intenta normatizar esta actividad resulta complicado. Es una actividad dinámico, es difícil abarcar todo el universo de casos: está el antecedente de 2018, con un proyecto provincial de Colegiatura para profesionales de Ciencias de la Computación que le quitaba derechos a los idóneos sin título, sin que los legisladores tuvieran  el conocimiento suficiente. Luego de un reclamo de la Cámara, el gobernador vetó la ley".

Los cuestionamientos, punto por punto

Previo a la sanción de la ley tomaba forma un planteo institucional que, a través de la UIA (Unión Industrial Argentina) suscriben la UIM y la FEM desde Mendoza sobre sus 14 artículos que hablan de modelo de contrato, jornada laboral (incluso con cuidado de menores en el hogar), gastos por conectividad, desconexión digital y representación sindical, entre otros puntos (ver aparte) con un enfoque coincidente: varias empresas que en plena cuartentena adhirieron a la modalidad,  consideran que la norma generará un efecto contrario, es decir, que vuelvan a su  espacio físico habitual, con los protocolos necesarios.

Un ejemplo basta para ilustrar el impacto es el de una empresa que atiende a más de 600 "parques" informáticos desde la virtualidad, incluso para mantenimiento preventivo. Sin embargo, Giro mira más allá: "no sólo debería preocupar a las empresas, sino al sector educativo y hasta los mismos poderes del Estado, que tienen gran parte de su personal en esas condiciones".

Mientras, las empresas manejan varias realidades: por un lado los créditos de hasta $3 millones del Banco Nación para la reconversión tecnológica necesaria, y por otro, la percepción de que puede ser una "contraprestación" no buscada frente a la ley de Economía del Conocimiento que durante mucho tiempo buscó el sector TIC. 

"En cuanto a lo que implica más obligaciones fiscales y laborales para la empresa, sería una visión muy sesgada y un riesgo para un sector con pleno empleo: cualquier traba que implique mayores costos implicaría una retracción de la oferta", analiza Raimondo.

A continuación las observaciones al proyecto convertido en Ley

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario