expectativas
Con un déficit habitacional de 70 mil viviendas, Mendoza espera un Procrear público-privado
Jueves, 30 de julio de 2020

A raíz de la falta de crédito, crece la expectativa entre los argentinos que vienen de postergación en postergación para ampliar su vivienda, adquirir una o construir frente al inminente relanzamiento del programa Procrear. En Mendoza, desarrolladores, corredores inmobiliarios y particulares se preparan en base a dos datos que permiten entender el contexto: un déficit habitacional de 70 mil viviendas y no menos de 6 mil lotes con servicios en condiciones de acceder, si sus dueños lo deciden y califican a créditos que, en principio, no financiarán el costo total, que deberá contar con aporte privado.

De acuerdo a datos oficiales, la demanda insatisfecha en la provincia representa alrededor del 2,5% del total nacional (unas 3 millones viviendas). Es el núcleo que quiere atacar la gestión de Alberto Fernández, con opciones para "ampliación, mejoras, crédito para viviendas nuevas segmentados por distintos niveles de acceso al crédito", además de lotes con servicios: en Mendoza hay no menos de 6 mil con esas características, según cálculos extraoficiales.

Por lo pronto, Bielsa mantuvo una reunión con más de 40 referentes del sector de la construcción de las distintas provincias como Mendoza, a los que les confirmó el marco conceptual del programa: en la nueva etapa dejará de solventar el 100% a través de los créditos, como en otra época. Una "nueva modalidad" para la funcionaria.

Según Gerardo Fernández, del Círculo de Constructores Independientes de Mendoza, que representó a la provincia "la licitación de los proyectos a empresas previo a los sorteos de las viviendas, como se aplicó en los emprendimientos de Maipú y Capital, no existiría a partir de ahora. El Gobierno está trabajando sobre los créditos individuales y con las constructoras para para mover la base; está claro que, sin recursos para la obra pública, se buscan alternativas". 

Lo cierto es que el renovado Procrear saldrá al ruedo en medio de una incertidumbre financiera provocada por la pandemia que hizo que el billete norteamericano le dé alas nuevas al sector de materiales de la construcción y a las transacciones que mantienen con vida al mercado inmobiliario. 

"Es prematuro hablar de un boom de demanda pero es bueno volver a contar con crédito. Como proveedores de servicios profesionales, desde el punto de vista del fraccionamiento de loteos tenemos una alta expectativa, porque hoy el mercado se mueve entre el que tiene dólares para comprar o construir, y el que quiere vender", analizó Roberto Bär, vicepresidente del Colegio de Agrimensura de Mendoza.  

No son pocos los ejemplos de desarrollos que empiezan a reactivarse. Es el caso de un barrio privado de San Roque (Maipú); arrancó hace 3 años, y tras los primeros movimientos de suelo le sobrevino un parate. De las 90 fracciones del loteo, 25 ya encararon la construcción a ritmo lento, algunos de la mano del 40% de reembolso que promete el Gobierno provincial vía Mendoza Activa y, según quienes participan del proyecto, "quizá el resto espere mejores condiciones con el Procrear". 

¿Inspirado en el Mendoza Activa?

Una línea de desarrollos habitacionales con construcciones de menor escala, de entre 20 y 60 viviendas, con 3 de mayor escala en licitación es una de las puntas de la iniciativa que toma forma. 

"Solo el Estado no resuelve el problema habitacional, por eso es importante el trabajo conjunto con el sector privado" fue el mensaje de Bielsa, junto a funcionarios de Desarrollo Productivo (Kulfas) e Infraestructura (Katopodis), al descartar que vuelva el Procrear original. Y dejó abierta la puerta a condiciones que, a criterio de algunos referentes locales, tiene puntos de contacto con el programa Mendoza Activa, que anunció semanas atrás el Ejecutivo provincial.

En qué se parece? Surgen al menos 2 similitudes "filosóficas":

1- Al estilo de la iniciativa provincial (promueve un reintegro del 40% a la inversión inicial) el nuevo Procrear no financiará el 100% de la obra, que será por administración: apuesta a que el privado haga su parte y así la construcción arranque como dinamizador de la economía. "La etapa en la que la empresa construía, entregaba y el beneficiario empezaba a pagar las cuotas quedó atrás", aseguran.

Así, resta definir las condiciones de los créditos, acotados a los m2, terminaciones y obviamente el bolsillo. El Estado asume el rol de otorgante del crédito, fiscalizar su ejecución, pero no licitará los proyectos. Además, del universo de terrenos disponibles en la Provincia incluye proyectos de alta categoría, cuyo acceso al Procrear por ahora está en duda. 

2- Para apurar el anuncio, desde la Nación se trabaja con distintos sectores proveedores en una suerte de Precios Cuidados para la construcción, como promueve el ministerio de Economía mendocino. El mensaje es claro: a cambio de una inyección de fondos, el compromiso de estabilidad de valores. Y va dirigido a corralones, cementeras, metalúrgicas y fábricas de aperturas y vidrierías, entre otros rubros.

En general, y a la espera de las definiciones que se conocerán con el lanzamiento del programa por parte del presidente Fernández, con la costosa experiencia de algunos beneficiarios del Procrear en la era Macri algunos reflexionan acerca de las ventajas o no de los futuros créditos: "con tasa UVA muchos no pudieron pagarlo: hay que ser prudente al analizar la financiación, si es tasa fija o variable, y si hay mercado suficiente en tal sentido. El hecho de que haya una herramienta no significa que todos estén dispuestos a tomarla".   

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario