El año lunático que nos impidió festejar el Día del Amigo
Domingo, 19 de julio de 2020Por Myriam Ruiz
Por: Myriam Ruiz - En Twitter: @myriruizbarrio

Confieso que cuando leo en las redes que hay decenas de amigos que pidieron distintas mesas en algún restaurante para festejar este 20 de Julio, me asombro. O peor, me provoca enojo. Obvio que cada mesa tendrá el número de personas indicado y la separación entre ellas que es obligatoria, pero es esa idea de "estar todos juntos celebrando" que se ha hecho presente en medio de esta cuarentena la que, pido disculpas, me hace ruido.

En un año como este tan distinto de todos, tan "original" en las novedades que ha traído consigo, la única idea que sigue primando es la del aislamiento social, obligatorio y preventivo. En otras palabras, la única vacuna contra el coronavirus sigue siendo (7 meses después del primer caso en China) el quedarse guardado en casa.

En lo personal, no me cuesta esa idea de ver el mundo desde mi ventana. Tengo una profesión que es considerada esencial en tiempos de pandemia, ya que comunicar lo que está ocurriendo e intentar ayudar con ello a millones de personas que no tienen otro contacto con la realidad que su radio, su televisor o los diarios digitales es todo un desafío.

Psicólogos de todo el mundo han hablado de las relaciones humanas en estos tiempos de pandemia. Y la mayoría de los estudios que he leído hablan de reacciones totalmente dispares ante la "distancia" entre las personas. Hay gente que ha descubierto en las comunicaciones virtuales (sobre todo en las videollamadas) la mejor manera de estar cerca de sus amigos.

Para otros, en cambio, lo virtual les parece vacío y carente de sentimiento. Por eso van abordando una distancia que no sólo es física sino también comunicativa y que, en sus palabras, no significa falta de querer sino, tal vez, necesidad de ahondar en lo propio.

Entonces, cuando todo parece malo y obviamente la culpa (por el silencio) me golpea la conciencia, pienso de pronto en ese acto que inspiró que el Día de la Amistad se celebre, justamente, un 20 de julio. 

Pienso en Neil Amstrong caminando en la Luna. ¿Cuánto de heroísmo y cuánto de miedo había en él al momento de dejar la seguridad del Apolo 11 para dar un paso hacia lo desconocido? ¿Cuánto de empatía social y desprendimiento hubo en esos tres hombres al decidir dar ese paso que marcó a la humanidad como tal vez ninguno otro lo había hecho?

En este 2020 me veo, y "nos" veo, como pequeños astronautas en esa luna: usando trajes y máscaras que nos protegen de lo desconocido; moviéndonos en nuestro mundo, cada vez más pequeño, y cada vez más solitarios; alejados de los que queremos en distancia real, pero tal vez más cerca de ellos en los centímetros que marca el corazón.

De todas las frases que he leído me quedo con esta, que habla de la gente que año tras año te acompaña en la vida: "La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad".

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
Suarez apretó "off"
Por Luis Ábrego- Entre Paréntesis
Caída libre
Por Marcelo López Álvarez