El coronavirus no cede en Bolivia y vuelve a marcar un récord diario de contagios
Jueves, 9 de julio de 2020

Bolivia volvió a registrar un récord diario de contagios por coronavirus que hizo subir esa cifra a casi 43.000 mientras la creciente saturación de centros de salud ante el aumento de casos preocupa a las autoridades.

El último reporte del Ministerio de Salud indica que ya son 42.984 los casos confirmados, tras nuevas 1.439 infecciones informadas hoy, en tanto los fallecimientos llegan a 1.577 en la nación andina de cerca de once millones de habitantes.

El anterior récord diario de contagios fue de 1.301 el 2 de julio, después de que desde fines de junio la curva de casos positivos muestra una tendencia creciente con más de mil confirmados cada día, una cifra relevante en el país, informó la agencia de noticias EFE.

Las principales ciudad de Bolivia, Santa Cruz, El Alto, La Paz y Cochabamba, reportan cada día situaciones que llevan a hospitales y otros centros de salud a declararse en emergencia por falta de recursos humanos y materiales para atender el aumento de enfermos, advirtiendo que se ven obligados a cerrar o a limitar sus servicios a las emergencias.

La ciudad de Cochabamba, con más de 600.000 habitantes, registra casos de personas que fallecen en la calle y de familias que deben esperar días para poder enterrar o incinerar a fallecidos por Covid-19, ante la saturación del cementerio, con protestas sociales ante las autoridades en demanda de soluciones.

Cochabamba y Santa Cruz tienen cementerios en los que se excavan fosas de urgencia, al igual que sucedió en otras ciudades bolivianas como la amazónica de Trinidad cuando se produjeron brotes de la enfermedad.

Además, el director nacional del sistema penitenciario nacional, Clemente Silva, advirtió que la Covid-19 ingresó en las cárceles de seis departamentos del país, e informó que hasta ahora hay 91 casos confirmados de presos contagiados.

"Tenemos 91 personas privadas de la libertad que son positivas, 99 sospechadas y 59 curadas. La Covid-19 entró en las estructuras carcelarias de seis departamentos, los departamentos en los que no ha habido casos con Pando, Potosí y Tarija", explicó Silvia al canal Cadena A, citado por la agencia de noticias local ABI.

Poco después, el viceministro del Interior, Javier Issa, reconoció que la llegada del coronavirus a las prisiones "es bastante preocupante" y, por eso, el Gobierno anunció una serie de medidas preventivas, entre ellas la creación de zonas de aislamiento dentro de la prisión y líneas de teléfono para alertar a la familia ya que las visitas están prohibidas.

"Hay que comprender que las cárceles son como unas pequeñas ciudadelas que por la precariedad se ha improvisado construcciones de forma desordenada, que permiten el contacto entre privados de libertad, por lo que se ha dispuesto que se autoaíslen y se realice una fumigación", explicó también a la prensa el viceministro interino de Seguridad Ciudadana de Bolivia, Wilson Santamaría, según la agencia de noticias EFE.

Bolivia tiene declarado estado de emergencia sanitaria desde fines de marzo, con una cuarentena que se ha ido flexibilizando y endureciendo de nuevo por fases en función de un mapa de riesgo por regiones y municipios del país, que está ampliada a todo julio.

La Covid-19 afecta incluso al Gobierno interino del país, con al menos tres miembros del gabinete contagiados y varios en aislamiento preventivo, mientras la presidenta Jeanine Áñez trabaja desde la residencia oficial en La Paz sin acudir a su oficina.

El Parlamento boliviano también está afectado, con varios legisladores contagiados y uno fallecido con sospechas de la enfermedad, su presidenta, Eva Copa, en aislamiento preventivo y sesiones virtuales o con medidas de bioseguridad que se han reforzado.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario