Moratoria impositiva: aportes patronales, Ganancias e IVA, en el ránking de deudas en Mendoza
Sábado, 11 de julio de 2020

La nueva moratoria impositiva que el Gobierno lanzó a través de Afip, una ampliación de la iniciativa creada por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, espera el aval de la Cámara de Diputados. Para los expertos tributaristas, es una versión mejorada de la anterior, no solo por su alcance en cuanto a beneficiarios (autónomos, monotributistas, pymes y grandes empresas) sino por su fecha de corte, ya que incluye obligaciones impagas al 30 de junio.

En un ránking aproximado, se estima que la mayoría de los morosos en Mendoza en condiciones de acceder registran deudas de aportes previsionales, IVA y adelanto de Ganancias, en ese orden. Un indicio de la huella que ha dejado en lo que va del 2020 la pandemia en el nivel de actividad y, consecuentemente, la recaudación impositiva, que se materializó en reclamos de entidades empresarias para contar con facilidades de este tipo.

Según explica Carolina Petra, del departamento Impuestos de TGA Auditores y Consultores "es una buena posibilidad para que las empresas reestructuren deudas producto de la pandemia. Hay un elevado porcentaje con atrasos en impuestos, además de inconvenientes para hacer frente a compromisos financieros, pagos a proveedores, entre otros. Con facturación cero durante los meses pasados muchas afectaron ahorros para afrontar obligaciones".

Hay 2 factores que cambian en función de la crítica realidad económica: la versión anterior de la moratoria que pretende extenderse incluía tributos impagos al 30 noviembre de noviembre, y no incluía a grandes empresas. Además, esta vez se reduce 1 punto el interés en los primeros tres meses (hasta enero del 2021 será de 2%), y junto a las pymes también se incluye a grandes empresas.

"Es similar a la moratoria que se aplicó en 2008, pero es superadora en dos aspectos: que tiene una fecha de corte más cercana a la realidad, y es más abarcativa, ya que los problemas tienen distintos tamaños y una iniciativa así debe llegar a todos. Las obligaciones de la seguridad social, donde hay una gran morosidad, encabezan claramente, seguidas por IVA y Ganancias, donde los contribuyentes de la cuarta categoría están cautivos", aportó el tributarista Carlos Schestakow.

A su criterio, IVA es el segundo impuesto que, por la magnitud de las deudas, seguramente atraerá más adhesiones. Al respecto, explica que un problema es que se percibe en función del devengado "prescindiendo de lo que cobré y pagué. Nos encontramos con que se factura, no se cobra en tiempo y forma y queda imputado como deuda".

Lo que hay que tener en cuenta

El proyecto de moratoria incluye obligaciones impositivas, aduaneras y de seguridad social contraídas hasta el 30 de junio inclusive, y permite la adhesión de todas las personas jurídicas y humanas. Y es considerada desde el Gobierno como el primer paso del plan de salida de la cuarentena y sería posible adherirse hasta el 31 de octubre de 2020. La primera cuota vencería el 16 de noviembre.

Algunos de los puntos son, dependiendo del tamaño de las empresas e individuos que se adhieran podrán regularizar sus deudas desde 96 (grandes) a 120 cuotas (pymes) para las obligaciones tributarias y aduaneras.

Para las obligaciones correspondientes a los Recursos de la Seguridad Social serán de 48 cuotas para los contribuyentes que revistan la condición MiPyMES, entidades sin fines de lucro y personas humanas y sucesiones indivisas que sean consideradas pequeños contribuyentes o 60 cuotas para los demás contribuyentes.

"Justamente debería ser mayor la cantidad de cuotas porque "también es mayor acumulación de deudas en ese aspecto. Por la caída de ingresos es dificultoso para las empresas pagar los aguinaldos", consignó en tal sentido Petra.

Una duda es, a futuro, la tasa de interés. Sucede que el plan promete una tasa fija del 2% mensual hasta enero de 2021 y, a partir de ese momento, variable en pesos. La calificación de riesgo que posea el contribuyente ante la AFIP no será tenida en cuenta.

Al respecto, los profesionales advierten que, más allá de esa condición "es la única forma de reestructurar las deudas y planificar a futuro". Por eso auguran que "no se convierta en un salvavidas de plomo, aunque cabe esperar que el interés termine licuándose con el plazo elegido".

Asimismo, la nueva moratoria establece que las multas y demás sanciones, correspondientes a obligaciones devengadas al 30 de junio de 2020 quedarán condonadas de pleno derecho, siempre que no se encontraren firmes a la fecha de entrada en vigencia dela ley modificatoria y la obligación principal hubiera sido cancelada a dicha fecha.

También serán condonados los intereses resarcitorios y/o punitorios correspondientes al capital cancelado conanterioridad a la mencionada entrada en vigencia. Quedan excluídas las deudas originadas en cuotas con destino al régimen de riesgos del trabajo y los aportes y contribuciones con destino a las obras sociales.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario