Sueldos: la mayoría de las empresas no define subas para el segundo semestre
Viernes, 10 de julio de 2020

 Despues de un primer semestre en el que la expectativa de ajustes salariales, a raíz del impacto de la pandemia, cayó al menos 5 puntos, las empresas en Mendoza encaran un segundo semestre sin precisiones y con incertidumbre. De hecho, la mayoría no tiene definido otorgar subas; las que decidieron hacerlo saben que será menos de lo presupuestado, y recién a partir de setiembre.

Un estudio en tres fases de Gestión Compensaciones & Capital Humano le pone números. Sobre un universo de 106 consultados, señala que en febrero la previsión era ajustar los haberes un 20% promedio, pero evidentemente con la irrupción de la cuarentena provocada por el Covid-19 todo cambió: ya en abril se retrajo a 12% y si bien repuntó con la flexibilización de actividades, a junio no supera el 15%.

De mínimos a máximos, las franjas previstas entre un bimestre y otro obviamente también cambiaron. Más allá de la recesión pre-cuarentena, a principios de año se proyectaba un techo del 50%, que en abril había bajado al 40% para cerrar el primer semestre 3 puntos más arriba.

Sueldos versus inflación

Una comparación inevitable permite saber cómo va la carrera entre el bolsillo y los precios. Así, entre enero y mayo, de acuerdo al análisis de Gestión, mientras la inflación acumulada fue de 11% (en función del IPC) los incrementos otorgados rondaron el 13%, aunque el alcance de las decisiones fue dispar y en cierto punto se polarizó.

Es que la mitad de las empresas que participaron del relevamiento aseguran haber aplicado subas de entre 10 y 20%. Por otra parte, 2 de cada 10 mantuvieron los salarios sin retocar y, en el otro extremo, un 16% dió aumentos por encima del 25%. 

"Había que recuperar parte del poder adquisitivo perdido de los salarios del año anterior. Pero las expectativas cambiaron mucho al inicio de la cuarentena, del 22 al 13%. Sin embargo, el aumento que decretó el Gobierno a cuenta en enero para un salario promedio que a 2019 era de 20 mil pesos significó recomponerse un 20%", explica la economista Paula Pía Ariet, responsable de Gestión y quien coordinó el estudio.

A su criterio, un 11% de inflación aún con precios congelados abre un interrogante. "Habrá que ver qué sucederá cuando salten y no se puedan alcanzar, con lo cual cada empresa tendrá que ver qué decide. Hoy no se puede medir".

Panorama para el segundo semestre

Ya entrada la segunda mitad del 2020, la incertidumbre sigue el ritmo de la luz al final del oscuro túnel de la pandemia. Un 64% de los consultados todavía no define qué hará en materia de ajustes salariales, lo cual demuestra que las decisiones son sólo a corto plazo.

Entre las firmas que sí decidieron dar aumento, al menos la mitad ya optó por un ajuste inferior a lo que tenían presupuestado, y un 36% lo mantendrán. ¿Desde cuándo? Habrá que esperar al menos hasta la primavera: el 45% de quienes se pronunciaron proyectan hacerlo entre setiembre y octubre próximos.

Algo que al parecer será historia este año son las gratificaciones o bonos anuales. Según la encuesta, un 48% aseveró no pagará y sólo 25% lo hará, pero menos de lo habitual.

¿Qué indicadores cambió la pandemia? Para Ariet, "el sistema de remuneración variable fue una de las principales modificaciones". Y lo sostiene con guarismos: un 25% admite recurrir a otro esquema de porcentajes a la hora de dar aumentos, mientras que 28% apeló a nuevos indicadores.

Un paradigma que afecta, por ejemplo, a los objetivos que se fijan los equipos comerciales de las empresas. "Sus ingresos son fundamentalmente en base a ítems variables, que se modificaron fuerte en cuanto a cómo y cuánto se pagan. Y eso hace que los salarios no lleguen a ser ni cerca lo que eran", precisa la experta.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario