caso katherina cardozo
Perpetua y 25 años de cárcel para la pareja acusada de matar a una nena de 3 años
Martes, 7 de julio de 2020
Por: Pablo Segura

La pareja acusada de matar a golpes a la pequeña Katherina Cardozo (3) en noviembre del 2017 fue condenada hoy a prisión perpetua y 25 años de cárcel, respectivamente.

La pena máxima que establece el Código Penal recayó sobre Jorge Daniel Molina Brizuela (27), padrastro de la menor,  a quien también se le dictó la reincidencia por una condena anterior.

Los condenados, el día que fueron imputados. 

Mientras que para la madre, Cintia Daiana Cardozo (29) se estableció la pena de 25 años, al tener en cuenta un atenuante por ser víctima de violencia de género.

El fallo se ventiló tras un juicio abreviado, que es cuando los imputados admiten su autoría y entre el fiscal y la defensa se pacta una pena. Los representantes del Ministerio Público fueron Andrea Lazo y Fernando Guzzo, mientras que la jueza que aceptó la pena fue Laura Guajardo.

Ambos imputados fueron condenados como coautores de un "homicidio agravado por el vínculo, con ensañamiento y alevosía, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal y lesiones leves dolosas". En tanto que a la mujer se le agregó las "circunstancias extraordinarias de atenuación".

Cintia Cardozo, madre de la pequeña. 

Esto porque a lo largo de los dos años de investigación que llevaba el caso, se acreditó que la mujer era maltratada por el hombre, por lo que los propios fiscales pidieron ese atenuante para la víctima. No obstante, se le aplicó el máximo de la pena posible para este tipo de casos.

El brutal crimen de Katherina Cardozo conmocionó a toda la provincia, en noviembre del 2017.

La pequeña tenía apenas 3 años cuando falleció en la madrugada del 29 de noviembre, día en el que la madre la llevó al hospital Lagomaggiore, ya sin signos vitales.

La criatura tenía múltiples golpes y signos de haber sido abusada sexualmente. Primero detuvieron a su madre y tras el testimonio de esta, cayó su pareja, Molina Brizuela, quien en ese entonces había salido del penal hacía poco más de un mes.

Jorge Molina Brizuela, padrastro de la niña. 

Incluso, el hombre había sido noticia en todos los diarios de la provincia seis días después de recuperar la libertad, cuando fue linchado en el centro tras intentar robarle a un jubilado. A pesar de eso, también continuó en libertad y semanas después sería acusado por el homicidio de la menor.

El crimen de "Caty" destapó una realidad sumamente cruel. Las pericias demostraron que los acusados hasta apagaban cigarrillos en el cuerpito de la niña asesinada y además se confirmó que otros hijos de los sospechosos también eran víctimas de maltratos. 

Esto generó que hasta varios operadores de la ex OAL (Órgano Administrativo Local) estuvieran bajo la lupa por su accionar en las denuncias previas. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario