Artistas mendocinos
Federico Arcidiácono y al arte de tallar al ser humano en tiempos de cuarentena
Viernes, 10 de julio de 2020
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

Hay un video que circula en las redes sociales donde el escultor mendocino Federico Arcidiácono invita a recorrer la casa-taller que habita en El Bermejo. El material es una realización de las Salas de Arte Libertad de Guaymallén, y -relato del artista mediante- nos permite descubrir la numerosa cantidad de obra que reside en el lugar. Es que Arcidiácono, reconocido por sus trabajos en madera, es un creador incansable.

Dueño de una producción prolífica, durante la cuarentena le ha dado forma a una serie de piezas en pequeño formato que tienen al ser humano, con su complejidad existencial, en el centro de la escena. "Tiene una arista que es muy marcada que es antropológica", cuenta. "Muestran aspectos sociales. Manifestaciones sociales y culturales del ser humano, que se practican desde hace 200 millones de años. Varias de las imágenes son bastante fuertes, pero no dejan de ser reales".

Un hombre descuartizado en una camilla por un médico con barbijo, sobre un libro cuya inscripción dice "Patología Quirúrgica II". Otro personaje arrodillado en la guillotina. Otros enfrentados al agua, ahogándose o desafiándose ante la inmensidad. Brujas, rostros humanos atrapados entre las hojas de un libro, músicos o la cabeza partida de un rey. "Hablan un poco de la historia del hombre", dice el escultor sobre sus creaciones gestadas en cuarentena. Y dentro del recorrido se encuentra un poco de todo: el desasosiego y la esperanza.

Una de las obras que componen la serie de esculturas que el artista Federico Arcidiácono realizó en cuarentena. Foto: gentileza del artista. 

"Quizás que la situación de la angustia de la cuarentena nos toca de otra forma y lo que me ha salido en estas manifestaciones son imágenes potentes, aunque también hay otras imágenes que son muy esperanzadoras. Hay imágenes que son sumamente profundas y surrealistas. Es una muestra que tiene los dos costados", explica.

Antes de que la pandemia por el nuevo coronavirus fuese una realidad impuesta, al igual que el aislamiento obligatorio, Arcidiácono se encontraba trabajando en diversos proyectos artísticos en espacios públicos. Esos con los que viene marcando terreno desde hace tiempo y que le otorgan al paisaje urbano una estética especial.

"Estaba con varias cosas, uno siempre está con cosas. Obras, proyectos, ideas, gestiones, pero estaba a punto de continuar un proceso de talla de troncos en el Parque General San Martín que lo empecé hace un añito y medio. También estaba haciendo un grupito de bancos para la municipalidad de Guaymallén para el Parque de la Virgen. Los empecé y tuve que detenerlos. También un proyecto en la Plaza Independencia con un Segundo Encuentro de Escultores con la Dirección de Cultura de Capital, que eso también quedó pendiente. Por suerte trabajo con otros pedidos privados y de personas que le encanta el arte, así que bueno, siempre estoy haciendo varias cosas al mismo tiempo", señala.

Gentileza. Obra escultórica de Federico Arcidíacono. 

La "suerte", a la que se refiere Arcidiácono, tiene que ver con su taller como espacio de trabajo y creación, más allá de toda crisis. En este sentido, la rutina del escultor no se vio alterada como la de la mayoría de las personas que tuvieron que frenar totalmente su actividad diaria.

"La verdad que yo trabajo en mi casa, yo tengo el taller en mi casa lo cual es una bendición. Siempre hay material. Madera tengo 'a rolete' para trabajar, las herramientas las tengo. La mayoría de los artistas que vivimos del arte estamos la mayoría del día en el taller, así que vivimos en la casa prácticamente, al menos que tengas el taller en otro lado. En ese aspecto no me afectó la rutina, tengo los mismos horarios para todo. En realidad, más que afectarme me ha hecho bien, necesitaba darme un tiempo de encontronazo con el taller. He estado con varios proyectos fuera de la casa, en los parques, en las plazas y todo eso te saca de tu cocina, que es el taller. Así que a mí me ha hecho muy bien estar en mi casa trabajando a full todo el tiempo, prácticamente no he recibido gente, me he manejado muchísimo con el WhatsApp. Con el WhatsApp he mostrado la muestra", cuenta.

Federico Arcidíacono tallando una de sus obras en el espacio público. Foto de archivo. 

Aunque jamás se podrá reemplazar la apreciación de una obra de arte en vivo, las redes sociales y las plataformas para comunicarnos están permitiendo en este contexto de confinamiento que el consumo cultural llegue a muchas personas. Dentro de esta adaptabilidad es que Arcidiácono no sólo que ha compartido esta nueva serie de esculturas por WhatsApp, sino que la exposición se difundió a través del Facebook por el área de Industrias Creativas de Godoy Cruz como parte de la propuesta "Muestras virtuales", para disfrutar de la obra de grandes artistas de Mendoza.

Detalles técnicos: talla directa ensamble y esmalte sintético. Las medidas de cada pieza oscilan entre los 10 y 40 cm. Maderas varias.   

De forma exclusiva para este medio, el artista comparte nuevas obras de la misma serie:



Gentileza: obra del artista Federico Arcidiácono. 


Gentileza: obra del artista Federico Arcidiácono. 


Gentileza: obra del artista Federico Arcidiácono. 


Gentileza: obra del artista Federico Arcidiácono. 


Gentileza: obra del artista Federico Arcidiácono. 


Gentileza: obra del artista Federico Arcidiácono. 


Gentileza: obra del artista Federico Arcidiácono. 


FEDERICO ARCIDIÁCONO EN FACEBOOK 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario