Balance
Bares y restaurantes de Mendoza: se acumulan deudas y la demanda sigue muy baja
Viernes, 3 de julio de 2020
Por: Mauricio Vasca

El 28 de mayo los bares, cafés y restaurantes de Mendoza volvieron a abrir sus puertas tras permanecer 70 días cerrados como consecuencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio para mitigar los contagios por coronavirus.

Capacidad reducida, mesas de hasta seis comensales, firma de declaraciones juradas y cambio de horario de atención, fueron algunas de las nuevas costumbres que estableció el protocolo de higiene para el desarrollo de la actividad. Esto conllevó, por ejemplo, a que en un principio la gente no se acostumbrara a irse antes de las 23. Además, también se registraron multas y/o clausuras en locales en donde no se respetó la normativa sanitaria. Pero hoy en día, a más de un mes de la reapertura, ¿cómo están funcionando los negocios gastronómicos bajo esta "nueva normalidad"?

Desde AEHGA sostienen que por ahora sólo se está trabajando en un 25% de las ventas. Foto: Cristian Lozano.

Fernando Barbera, presidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines (AEHGA), mencionó cómo ha trabajado el sector durante este último tiempo: "En función de las restricciones que hay en cuanto al límite de ocupación, que es un 50%, más las limitaciones horarias, hacen que estemos trabajando en un 25% de las ventas. Estamos muy por debajo del punto de equilibrio. Seguimos perdiendo plata, a pesar de estar abiertos. La demanda sigue muy baja".

"Con el 25% de las ventas un tercio va a proveedores que es el costo que tenemos en mercadería y los otros dos tercios a complementar el salario de la gente, que la otra parte se paga gracias a los ATP. La parte impositiva y alquileres no se está pagando y estamos acumulando deuda de luz, de gas, ingresos brutos, impuesto inmobiliario", agregó el empresario gastronómico.

En cuanto a cómo ha sido el funcionamiento del protocolo sanitario en bares, restaurantes y cafés, el titular de AEHGA manifestó: "La gente se ha ido adecuando al protocolo. Principalmente el problema estaba en los jóvenes, que por ahí pensaban que no les iba a pasar nada. Pero los mismos empresarios gastronómicos se pusieron firmes en exigir que se cumpla el protocolo porque corremos riesgo de tener multas y clausuras. Y con esto de que ha habido algunos casos la gente también se ha dado cuenta de que hay que tener precaución y hay más respeto por los protocolos en los locales gastronómicos".

Por último, Barbera comentó cómo se ha desarrollado la actividad en zonas turísticas como Potrerillos, Cacheuta o el Valle de Uco: "Lo que desde ahí nos dicen es que los fines de semana hay algo de trabajo. Si bien aún no hay turismo nacional ni internacional, por lo menos con el turismo del Gran Mendoza algo están trabajando. Ocupan cerca del 40% de la capacidad del lugar, pero es sábado y domingo. Tienen expectativas ahora para las vacaciones de invierno".

El protocolo sanitario para los locales gastronómicos

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario