Ribeiro volvio a incumplir un pago y admite que seguirá complicado el resto del año
Jueves, 2 de julio de 2020

Siguen los problemas financieros para la cadena de electrodomésticos Ribeiro, que acumula un pasivo superior a los $1.000 millones. Es que por segunda vez en lo que va de 2020, la firma no canceló una serie de ON (Obligaciones Negociables) a sus tenedores, en este caso en medio de las restricciones a la actividad comercial motivadas por la pandemia.

A la hora de argumentar los motivos del incumplimiento, desde Ribeiro apelaron a la "imposibilidad de mantener y operar la totalidad de las sucursales", además de la "abrupta caída de ventas, las dificultades en el suministro de productos, esfuerzos por mantener la dotación de personal y la consecuente necesidad de renegociar una serie de obligaciones propias de la operación". 

Son 11 ON en total cuya cancelación entre el 23 de marzo y el 30 de junio adeuda la cadena. Su situacíón financiera de Ribeiro durante 2020 no deja de ser turbulenta e irregular, al punto de no haber presentado aún su estado contable intermedio con fecha de cierre al 31 de marzo último.  

Pero las complicaciones también subsisten con los bancos, acreedores del 65% del total de su pasivo. . Es que tras el acuerdo (stand-still), Ribeiro ganó tiempo para reperfilar hasta el 31 de marzo y oxígeno para lograr un pacto similar por el 35% restante, pero la pandemia cambió el escenario. 

"Reiteramos la estimación que esta situación permanecerá durante lo que resta del año 2020. Con el fin de diseñar un plan sustentable de reestructuración de sus pagos, hemos estado consensuando con los titulares de dichas Obligaciones Negociables un lapso de espera razonable, que nos permita estructurar vencimientos acaecidos y sucesivos, con la progresiva y esperable reanudación de los niveles de ventas", expresó el presidente del directorio, Manuel Ribeiro. 

Según expresaron desde la firma, el propio Ribeiro envió por escrito explicaciones a cada acreedor "explayándose sobre la situación, sobre la propuesta de dilación y anticipando que la oferta que se diseñe, perseguirá mitigar los perjuicios que se causan".

En el planteo, se expone la dificultad de, por la incertidumbre sobre el desarrollo de la actividad en determinadas zonas del país, "mensurar con exactitud el impacto integral que la situación de emergencia habrá de generar en los flujos económicos y resultados de la empresa, lo que sigue dependiendo de su prolongación y de los avances y retrocesos normativos que dificultan la actividad y complican las proyecciones". 

A pesar de todo ello, realizamos un profundo monitoreo diario de todas nuestras actividades e intensificamos todo lo posible la política de ventas, adoptando constantemente medidas para minimizar las potenciales pérdidas y mitigar potenciales contingencias, todo a la espera que la operación de la compañía presente flujos que permitan presentar una reestructuración sustentable".



Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario