en las heras
La historia del joven que fue preso por un crimen que cometió su padrastro: hoy lo absolvieron
Lunes, 29 de junio de 2020
Por: Pablo Segura

La jueza María Julieta Espínola confirmó hoy el sobreseimiento definitivo para Gustavo Eduardo Ulloa, un joven de 18 años que fue detenido e imputado por el crimen de Luis Segundo Villalba, el hombre de 63 que fue asesinado durante un asalto cuando iba a votar, en setiembre del 2019.

Ulloa había sido el primer detenido del caso y estuvo varios meses en la cárcel. Sin embargo, la investigación determinó que el verdadero autor del homicidio era su padrastro, Luis Miguel Alcaide Funes (27), quien semanas atrás fue condenado tras admitir su responsabilidad en el hecho.

Tras esa condena, Ulloa terminó de demostrar que era inocente -estaba en la casa de su novia al momento del hecho- y este lunes, en una audiencia realizada en tribunales provinciales, la justicia lo terminó de desligar del caso, ocurrido el 29 de setiembre en Las Heras.

La historia

El asesinato de Luis Segundo Villalba ocurrió en la mañana del domingo 29 de setiembre del 2019.

El hombre, un jubilado de 63 años que vivía en la calle Cuarta Brigada de Las Heras, salió de su casa cerca de las 7.30.

Subió a su bicicleta y se dirigió a una escuela cercana, donde iba a emitir su voto por las elecciones provinciales de ese año -donde se eligió a Rodolfo Suarez como gobernador-.

Sin embargo, en Acceso Norte y Juan José Paso fue abordado por un delincuente que lo amenazó para robarle su bicicleta. Al parecer la víctima se resistió y fue brutalmente golpeada.

Villalba sufrió un traumatismo de cráneo, posiblemente al ser atacado con un elemento contundente, y quedó tendido en la vía pública. Horas después un vecino lo encontró, pero el hombre ya había fallecido.

Casi dos semanas después del asesinato, la policía detuvo a Ulloa, quien se transformó en el principal sospechoso.

Fue el miércoles 9 de octubre cuando efectivos que trabajaban en el esclarecimiento del caso, encontraron la bicicleta sustraída. La tenía un adolescente, quien se movilizaba acompañado por su madre en inmediaciones al hipermercado Tadicoor.

Los uniformados indagaron a la mujer y al chico, y estos dijeron que le habían comprado la bicicleta a un vecino de la Villa Junín. Por esos datos, la policía llegó a la manzana D, donde realizó un allanamiento y detuvo a Ulloa.

La investigación se centró en él como principal responsable del crimen, pero a las horas la causa dio un giro inesperado.

El fiscal Gustavo Pirrello recibió las filmaciones de las cámaras de seguridad, las cuales captaron el momento del asesinato.

Así quedó confirmado que Villalba había sido atacado por un solo hombre y en ese sentido, se identificó al agresor, que no era Ulloa.

Por el contrario, el verdadero responsable era su padrastro, quien al parecer luego del ataque había vendido la bicicleta sustraída.

Por esto fue capturado Alcaide Funes, quien ocho meses después terminó admitiendo ser el autor y accedió a un juicio abreviado. De esta forma, el hombre fue condenado a 25 años de cárcel.

Con esta sentencia, Ulloa reforzó su inocencia, la cual terminó de demostrar con el testimonio de varios de sus familiares y otras pruebas que demostraron que el día del hecho, el joven estaba en la casa de su novia. Así las cosas, este lunes fue sobreseído y desvinculado del caso. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario