datos oficiales
La agresión física, a la cabeza en la cantidad de denuncias por maltrato infantil en Mendoza
Lunes, 29 de junio de 2020
Por: Florencia Rodriguez - En Twitter: @flor_rodz

Nahiara Trinidad Ortiz tenía un año y nueve meses. Llegó, el sábado 20 de junio, al Hospital Saporiti de Rivadavia en los brazos de su madre, María Isabel Ortiz de 27 años. Estaba en tan grave estado que fue trasladada al Hospital Perrupato, de San Martín, donde murió al día siguiente producto de las severas lesiones que presentaba: tenía fractura de cráneo y costillas, sí, murió asesinada a golpes.

El caso sacudió a la provincia y puso nuevamente en debate al maltrato infantil y en este sentido, la agresión física encabeza la cantidad de denuncias en Mendoza. Del total de los casos que aborda el Programa Provincial de Maltrato Infantil (PPMI), casi el 40% refiere a lesiones a niños, niñas y adolescentes. En cuarentena, detectar los casos de maltrato y vulneración de derechos se ha vuelto más difícil por lo que el rol de la comunidad es fundamental para dar el alerta a las autoridades a través de la Línea 102 que es gratuita, anónima y funciona las 24 horas de los 365 días del año.

El programa depende de la Subsecretaría de Salud que funciona dentro del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de Mendoza. Se creó a través de la Ley N° 6551 en 1998 y por año recibe alrededor de 1.400 y 1.500 llamados para denunciar maltrato hacia menores de edad. A partir de ese momento, se activan los protocolos e intervienen los equipos interdisciplinarios conformados por médicos/as, psicólogos/as y trabajadores/as sociales.

"Se trabaja toda la temática de la violencia hacia niños, niñas y adolescentes desde el punto de vista terapéutico. Abordamos maltrato físico, abuso sexual, negligencia y maltrato emocional. Donde se detecta una de estas situaciones, hay que trabajar con lo que pasa con el menor y los adultos a su cargo. Hoy tenemos 35 equipos distribuidos en todo el territorio provincial y la línea 102", comenzó a explicar Silvina Mollo, trabajadora social, a cargo del Programa Provincial de Maltrato Infantil desde el 2016.

"La línea 102 recibe todo tipo de vulneración de derechos que afecta niños/as y adolescente. No sólo maltrato, sino falta de cuidados básicos, situación de calle, hay diferentes tipos. En este último tiempo, hemos recibido la misma cantidad de llamadas, no es que se hayan incrementado pero justamente esto señala la importancia de los adultos cercanos a esas familias en las que se generan o pueden generar situaciones de vulneración de derechos hacia los niños", dijo.

Es que son los más pequeños/as de la casa los que están en mayor peligro porque, como en el caso de Nahiara, no pueden expresar que algo está pasando, no pueden manifestar que son víctimas de maltrato. Por esto, los vecinos, la comunidad en general, hoy cobran un rol fundamental para alertar sobre este tipo de situaciones.

"Hay que estar atentos/as no sólo a los hijos propios sino también a los ajenos y cuando se toma conocimiento de maltrato, notificarlo así podemos conocer estas realidades, poner en alerta a las instituciones y ejecutar una intervención lo más rápido posible. En el caso de Nahiara, no había registro, es decir, no hubo intervenciones previas por lo que desconocíamos lo que estaba pasando en esa familia. De allí, la importancia de los adultos cercanos que puedan identificar el maltrato y llamar al 102", sumó Mollo.

En llamados a la Línea 102, el maltrato físico va a la cabeza en denuncias. "Del 100% de los casos que atendemos, en el 2019 este tipo de agresión representó el 39,72% y esto ha crecido de un año al otro. En el 2017 teníamos el 32%, en el 2018 35% y el año pasado llegó a casi 40%", indicó la profesional.

"En cifras reales, en el 2019 atendimos a 2.988 niños/as o adolescentes con un diagnóstico de maltrato físico en la provincia. Es importante decir que a esos casi 3 mil niños se les pudo cortar la situación abusiva. Una vez que se identifica y hace un diagnóstico, empieza el tratamiento interdisciplinario, y se trabaja en conjunto con otras instituciones porque las situaciones de maltrato y los factores que dan lugar esto son tan complejos y variados que no se pueden trabajar desde un solo equipo", expuso.

"El programa cierra sus informes anualmente pero en un pantallazo de lo que va del 2020, la agresión física a menores sigue encabezando la lista de denuncias. Luego, está la emocional que son insultos, gritos, humillaciones y descalificaciones que calan hondo en la psiquis de los niños. Cuando detectamos maltrato físico o abuso sexual, por supuesto, se radica la denuncia en la Fiscalía para que dé inicio el proceso legal y penal", cerró Mollo.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario