Portezuelo no es un regalo, sino una deuda
Portezuelo, la obra con la que Néstor Kirchner "hizo patria" en Mendoza
Domingo, 7 de junio de 2020Por Myriam Ruiz.
Por: Myriam Ruiz - En Twitter: @myriruizbarrio

El 29 de agosto del 2006 el Presidente Néstor Kirchner dio un paso político más que rotundo para lo que sería el primer acuerdo social y político del país, en vistas a un 2007 electoral que él sellaría desde su visión de unidad. Y eligió nada menos que al sur mendocino para hacerlo.

Aquel día, Kirchner anunció la obra más grande que tendría Mendoza en los próximos años -Portezuelo del Viento-. Catorce años después, en momentos en que la presa cobra forma por la próxima licitación, Alberto Fernández -quien fuera su Jefe de Gabinete- pone en duda la megaobra.

¿Cuál fue la mirada de Kirchner? El escenario, en ese momento era de una Argentina que venía saliendo de la peor crisis de su historia -2001-2002- renaciendo de entre las cenizas y con un sector político profundamente dividido entre peronistas y radicales. En el Polideportivo de San Rafael y en una fuerte apuesta política, el Presidente se mostró junto al entonces gobernador radical de Mendoza, Julio Cobos y al intendente de San Rafael, el peronista Omar Félix. La postal removió el submundo político y fue tapa en todos los diarios del país al día siguiente. En ese encuentro se anunció la construcción de Portezuelo del Viento -obra con la cual la Nación resarciría a la Provincia por los años de Promoción Industrial-.

Luego de ese acuerdo, Mendoza desistió de hacer juicio a la nación por 1000 millones de dólares a cambio de la construcción de la represa hidroeléctrica sobre el Río Grande.

Cuando Alberto Fernández dijo en La Pampa que "un río nazca en una determinada provincia, no da derecho a esa provincia a hacer lo que le plazca" negó el principio del acuerdo firmado por Néstor Kirchner con el gobierno de Mendoza. Durante todo este tiempo Mendoza no ha hecho "lo que le place" sino que ha avanzado con la planificación, proyección, arquitectura y un sinfín de presentaciones ante el Coirco, que permitieron que el proyecto evolucionara hasta la etapa actual.

Fernández también se equivoca en el concepto de que es la Nación quien financia la obra. La Nación paga una deuda a los mendocinos... ni más ni menos.

El Estado nacional aún le debe a Mendoza el resarcimiento por el daño que hizo la Promoción Industrial a nuestros productores, industriales y empresarios. La postal de una vitivinicultura pujante, de fincas repletas de frutales, olivos y viñedos se transformó en tierras abandonadas y miles de personas sin trabajo.

En esos años, cientos de conserveras, industrias y empresas mendocinas cerraron sus puertas. Muchas de ellas se mudaron a San Luis, San Juan y La Rioja por los beneficios que les daban; con ellas también se fue la mayor oferta de trabajo genuino de décadas.

Portezuelo no es un regalo de la Nación a Mendoza, sino una deuda.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
De perjuicios, rebeliones y picardías
Por Luis Ábrego - Entre Paréntesis.
Argentina en el camino del Mundo
Por Marcelo López Álvarez.