Fauna Silvestre
Recuperaron 16 aves que eran comercializadas en una casa de Guaymallén
Lunes, 1 de junio de 2020

Personal del Departamento de Fauna Silvestre, dependientes de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, realizó un allanamiento este fin de semana y recuperó aves de diferentes especies que eran comercializadas en una casa de Guaymallén. La intervención se realizó luego de una denuncia anónima y recuperaron 16 pájaros, un caballo, una mula y hasta incautaron tramperos y jaulas.    

El procedimiento se realizó este sábado luego de una denuncia que se realizó de manera anónima gracias a un vecino de la localidad de Kilómetro 8. Según se pudo establecer, en una casa de calle Benjamín Argumedo al 1900, unas personas tenían aves para vender, actividad que está prohibida. 

Rápidamente, las autoridades judiciales dieron intervención a los efectivos de la Unidad Investigativa de Guaymallén, quienes colaboraron con las medidas, y realizaron un allanamiento en dicha vivienda. 

Los resultados fueron positivos porque los efectivos recuperaron una reina mora, 11 siete cuchillos machos, dos cardenal copete rojo, dos aves especie cimarrón, un caballo y una mula. También se le dio intervención al personal de la Policía Rural, quien se hizo cargo del equino y de la mula. 

Además, confiscaron 42 jaulas y siete tramperos que eran utilizados para cazar estos animales silvestres. Según la investigación, creen que los moradores tenían más pájaros pero que ya habían sido vendidos. Esto porque en dichas pajareras había alimento, plumas y agua, es decir, un claro indicio que estaban habitadas momentos antes, señalaron. 

Los dueños de la casa fueron individualizados por las autoridades judiciales. 

El siete cuchillos, un "llamador" para otras aves

Lo llamativo, explicaron, fue la existencia de los siete cuchillos. Estas aves, explicaron, son utilizadas como "llamadores". Su canto particular es usado para ser colocados en tramperos múltiples para cazar otros pájaros. 

Es decir, se los domestica -una tarea bastante difícil- y se los coloca adentro de un trampero para llevarlos en zonas del campo, donde viven. De esa manera, cuando cantan, llaman la atención de los pájaros de la misma especie y se acercan. 

En ese momento, cuando están al lado del señuelo, es decir del "llamador", se activan los otros tramperos -en ocasiones colocan pegamento en ramas para que queden allí inmovilizados- y quedan capturados. 

Ante esa situación y la caza ilegal, las autoridades destacaron la participación ciudadana para hacer las denuncias de este tipo. Esto es fundamental para terminar con esta actividad que está prohibida, indicaron. 

Si quieren hacer alguna denuncia, dijeron que pueden hacerlo al 911, en comisarías y hasta en la página de ambiente http://www.ambiente.mendoza.gov.ar/consulta/




Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario