Horror y amor de algunas almas: lecciones del Coronavirus
Domingo, 24 de mayo de 2020Por Myriam Ruiz.
Por: Myriam Ruiz - En Twitter: @myriruizbarrio

"La pandemia deja al descubierto el horror de la muerte, pero también deja al descubierto el horror de algunas almas". Alberto Fernández, presidente de la Argentina, al hablar a los argentinos este sábado 23 de mayo y anunciar que la cuarentena se extiende "todo lo que sea necesario".

Con más de 700 contagios diarios y un aumento en el número de muertes diarias por Covid 19 -que promedian las 14 por día-, la preocupación se hizo visible en el rostro de un Presidente, que ha guiado a su país a través del laberinto de un virus al que aún el mundo está investigando, al momento de anunciar que el aislamiento obligatorio y preventivo se endurece en el Gran Buenos Aires y en otros tres conglomerados en el interior del país que han sufrido aumento de casos. 

"Vivimos en un país enormemente injusto, desigual. Queremos tener un país más igual con un modelo que sea desarrollo y trabajo. La salud, la educación no puede ser un tema menor; en salud y educación el Estado tiene que estar presente", dijo a continuación, casi al final de la hora y 34 minutos que estuvo hablando a los argentinos sobre la extensión de la cuarentena y respondiendo las preguntas de los periodistas.

El "horror de algunas almas"...

El brote de Coronavirus en Argentina está quintuplicándose en Ciudad de Buenos Aires y el conurbano. En pocos días, el contagio tomó por asalto villas y barrios populares donde el hacinamiento y la falta de recursos hace que toda medida sanitaria sea escasa. El Gran Buenos Aires se ha convertido en el foco de la epidemia en el país.

La pobreza, esa otra cara del país que no muchos se animan a mirar de frente, tiene mucho que ver en esto. Historia tras historia que vemos reflejadas en noticieros, diarios y redes, narran el sinfín de necesidades por las que pasan millones de argentinos. En medio de una pandemia mundial en la que los métodos básicos de prevención son el lavado constante de manos, mantener la distancia y evitar las aglomeraciones, barrios en los que no hay agua potable y en los que se hacinan dos o tres familias en un mismo departamento no parece el mejor lugar para sobrevivir. 

Horas atrás, Unicef alertó sobre el crecimiento de la pobreza infantil en Argentina, que en el segundo semestre de 2019 afectaba al 53% de los niños, niñas y adolescentes y podría escalar al 58,6% hacia fines del 2020. La indigencia treparía del 14,1 al 16,3% en el mismo período.

¿Leyó bien? El 60 por ciento de nuestros niños y adolescentes serán pobres a fin de año. Una generación completa de jóvenes que deberá ser rescatada de múltiples maneras -desde la nutrición, la salud, educación, formación profesional, trabajo, oportunidad de empleo, familia- está en estado embrionario en nuestro país. Y no la estamos cuidando.

Según Unicef, al final de este año unos 756.360 niños, niñas y adolescentes se sumarán a los 7 millones que ya vivían en la pobreza en nuestro país. En este caso mucho tendrá que ver la crisis por el coronavirus.

Toda política tiene su plan económico. Y todo plan económico, su distribución de riqueza. Hace días, el Banco Central presentó un duro informe en el que concluyó que el conjunto de políticas económicas que se aplicaron desde diciembre de 2015, durante el gobierno de Mauricio Macri, "facilitaron la fuga de capitales por más de u$s86.000 millones y crearon las condiciones para la irrupción de un nuevo episodio de crisis por sobreendeudamiento externo".

La fuga de capitales "fue el resultado de un profundo cambio de paradigma impuesto por la política cambiaria, monetaria y de endeudamiento tendientes a una desregulación de los mercados que impulsó el gobierno de Mauricio Macri", indicó el BCRA. "La sumatoria de esas medidas provocó una grave crisis que afectó a la economía del país y que se tradujo en menor crecimiento e inversión, mayor desempleo y un deterioro en la distribución del ingreso".

En pocas palabras: cierre de empresas, desinversión, desempleo, bajo poder adquisitivo. 

Alberto Fernández dijo, ante una consulta de la prensa, que está orgulloso de los gobernadores (de todos por igual no importa el signo político). "Si con los 24 gobernadores hemos logrado mantenernos unidos en esta pesadilla, no tengo dudas que lo haremos también para poner a la Argentina de pie", añadió. 

En vísperas de una nueva celebración del día de nuestra Patria, pienso que allí sí -en ese desafío por poner al país de nuevo en pie; de elegir a los niños, la salud y la educación por sobre muchas otras cosas; al encender las máquinas de las fábricas; al reiniciar el trabajo y volver a la riqueza productiva de nuestra tierra-... allí sí se necesitarán de las almas que guardan templanza, valentía, inteligencia. Almas que hicieron a la Argentina revolucionaria y grande una vez. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
De perjuicios, rebeliones y picardías
Por Luis Ábrego - Entre Paréntesis.
Argentina en el camino del Mundo
Por Marcelo López Álvarez.